¿Volkswagen Golf GTI Clubsport o Volkswagen Golf R? Duelo entre hermanos

 |  @HerraizM  | 

Hace un par de años tuve un par de gratos encuentros con el Volkswagen Golf R, ambos idílicos, uno en un ir y venir por las laderas de Sierra Nevada, otro por los valles de San Marino, en pleno Rally Legend. Entonces el Volkswagen Golf más deportivo de todos me dejaba con un buen sabor de boca, muy buen sabor de boca de hecho. Rápido y con una efectividad adictiva. Ahora, durante los últimos días, he tenido la oportunidad de conocer otra perspectiva del compacto de Volkswagen, deportivo también pero con una filosofía muy muy diferente. Hablo del Volkswagen Golf GTI Clubsport, un excelente homenaje al cuarenta aniversario del primer GTI que ha plantado una enorme disyuntiva en mi mente: ¿Volkswagen Golf GTI Clubsport o Volkswagen Golf R?

Ya simplemente por su estética podemos intuir parte de lo que nos espera… De la madurez del R a la rebeldía del GTI Clubsport:

Las dos posturas tan bien diferenciadas se hacen evidentes desde el primer golpe de vista, desde que empezamos a ver sus paragolpes, esas taloneras del Clubsport, sus acentos rojos, su alerón con ínfulas de “ducktail”… La discreción es una carta que juega muy bien el Golf R, maduro, delatado sólo por esas cuatro salidas de escape. El Clubsport en cambio es un niño pijo que quiere ir de rebelde.

Estas dos vías estéticas, estas dos formas de tratar el segmento de los compactos deportivos, nos están diciendo ya mucho sobre su dinámica, sobre lo que nos vamos a encontrar al poner en marcha sus respectivos cuatro cilindros, al dar cuenta de la primera curva…

Tras la última renovación el Volkswagen Golf R ha pasado a desarrollar 310 caballos::

Volkswagen acaba de renovar al Volkswagen Golf R, ahora es más potente. Te lo hemos contado en el artículo “¡Más potencia! Así es el nuevo Volkswagen Golf R en 6 fotografías: 310 CV para plantar cara al Ford Focus RS” y no, aún no hemos podido comprobar que tal le han sentado esos 10 caballos más, como tampoco sabemos si la firma habrá aumentado su precio, que en su momento superaba ligeramente los 40.000 euros.

Tracción total, 300-310 caballos y 40.000 euros frente a los 265 caballos, dispuestos a convertirse en 290 caballos, del Volkswagen Golf GTI Clubsport, de tracción delantera y con un precio que se mueve entre los 38.000 y los 40.700 euros… sí, ambos, a pesar de ser tan diferentes, se mueven en la misma franja de precio.

¿Si ambos tienen un precio parejo y el Golf R, sobre el papel, parece ofrecer más… ¿por qué comprar un Golf GTI Clubsport?

Ágil, rápido y eficaz… pero también más dispuesto a “jugar”. Desde el chasis del Golf GTI Clubsport llegan más matices y son bastante sugerentes


¿Por qué comprar un Volkswagen Golf R? ¿Por qué escoger al Volkswagen Golf GTI Clubsport?

Sobre el papel el Golf R nos ofrece más potencia y el encanto adicional de la tracción total, que no es poco. Además tras haberlo probado tengo muy claro que es muy rápido, que es capaz de devorar curvas con una entereza pasmosa, firme pero perfecto en el día a día… pero no, el Golf GTI Clubsport no está dispuesto a “agachar las orejas” ante su hermano mayor, ante el Golf R.

Por un lado tenemos una grata puesta a punto, con una evolucionada suspensión, con el diferencial mecánico. Por otro tenemos el extra de picante de su estética y claro, debemos también la respuesta de su motor, enérgico, con un gran desempeño, con una gran respuesta desde bien abajo… y aún hay más, una pieza clave de hecho que nada tiene que ver con su puesta a punto o con su rodar…

El Golf GTI Clubsport junto al aún más extremo Volkswagen Golf GTI Clubsport S representan el escalón más alto alcanzado por la familia GTI, una familia con 40 años de historia a la que precisamente homenajean tanto el Clubsport como el Clubsport S, que, sea dicho de paso, es el coche de tracción delantera más rápido de Nürburgring.

Por tanto nuestra blanca montura, nuestro GTI, cuenta con ese encanto intangible de pertenecer a semejante estirpe, con un apasionante aroma clásico…. es inevitable no sentir cierta fascinación al verse ese rojo GTI en su parrilla.

Aunque tranquilos, no vamos a dejar en manos de algo tan etéreo nuestra decisión.

Hablemos de dinámica… ¿qué diferencias se sienten entre un Golf R y un Clubsport?

Su nueva condición no hace que tengamos que renunciar, ni un ápice, a la comodidad diaria, ni mucho menos.

Frente al Clubsport S, mucho más espartano, el Clubsport nos ofrece una dotación de equipamiento semejante a la del R, que si climatizador y navegador, que si cámara de visión trasera… incluso los buckets (opcionales eso sí) están calefactados. Los acabados y ajustes también son realmente buenos, en el habitáculo se respira una atmósfera de gran calidad… pero aquí hemos venido a hablar de dinámica.

En mi recuerdo el 2.0 TSI del Clubsport se siente realmente parejo al del Golf R, quizá con un pequeño desempeño adicional por parte de este último. Desde el escape llega un tono grave aunque un tanto tímido, un buen ronquido nada exagerado pero interesante. No hay petardeos, quizá nos hayamos mal acostumbrado a ellos, pero sí, yendo a fondo, tenemos una buena banda sonora.

Tengo unas ganas terribles de escuchar el sistema específico del Clubsport S.

En una conducción deportiva ambos nos ofrecen un compacto descaradamente rápido, bien servido de bajos y capaz de estirar hasta bien arriba, ofreciéndonos en todo el rango, silbido del turbo mediante, un buen arrojo.

¿Lag? Apenas percibo retraso entre mi pisada y el consiguiente aumento de velocidad.

La respuesta de su motor 2.0 TSI nos deja con una buena banda de potencia, lista para ofrecernos un buen arrojo sea cual sea la situación.

Entrega, para llevar un buen ritmo, no nos falta y la cosa no ha hecho más que empezar. Si la respuesta de su propulsor se siente próxima entre el Clubsport y el R la de su chasis no podía ser más diferente.

La dirección del Clubsport nos transmite una enorme confianza, aunque el Golf R aborda la curva con una aún mayor firmeza, con una mayor eficacia. Sorprendentemente nuestra unidad no cuenta con los Michelin Pilot Super Sport Cup 2, en su lugar monta unos Pirelli P-Zero.

Quizá con los Michelin, debidamente calentados y claro, sobre firme seco, las distancias con el Golf R se acortarían, pero tras haber desfilado un par de veces por mi carretera habitual percibo un chasis dispuesto a jugar más, con más matices que el quirúrgico Golf R.

Me gusta el tacto de la dirección, advirtiéndonos bien de cada desliz, de cada pequeña pérdida de tracción, respondiendo bien… ; los frenos trabajan muy bien y vaya con la nueva configuración de sus suspensiones… Sí, en rendimiento “puro” el Golf R sigue estando por encima, pero si le sumamos el mayor carisma de su puesta a punto y el encanto del que hablábamos anteriormente…

No hay un subviraje “salvaje”, ni mucho menos y el eje trasero parece incluso querer jugar, aunque con tímidos ademanes, en alguna que otra curva.

La configuración de las suspensiones sigue siendo perfectamente válida para el día a día. El confort sigue siendo una máxima para este compacto deportivo, no hay tacha alguna con su comportamiento para el día a día, como, por supuesto, tampoco la hay con el Golf R.

Entonces… ¿me quedo con el GTI Clubsport o con el Golf R?

¿Por qué comprar el GTI Clubsport? Por el valor añadido de estar ante uno de los GTI más interesantes, por el intangible de 40 años de historia…

Si me tocara estar en la tesitura de elegir entre un Golf R o un Golf GTI Clubsport…

La decisión es terriblemente difícil. La razón dicta a favor del Golf R, el corazón pone al Golf GTI Clubsport como un futuro clásico.

Has renegado mil veces de los deportivos de tracción delantera y fíjate a lo que le estas dando vueltas…

Obviamente si habláramos del Golf GTI Clubsport S no habría dudas, pero no es el caso (y me quedo con unas ganas terribles de probarlo). Hay que escoger entre un compacto de tracción total, muy rápido y eficaz, serio… o su hermano de tracción delantera, también muy muy rápido y eficaz pero más rebelde, más “oveja negra”.

Un servidor se quedaría, me quedo, con el GTI Clubsport. Lo confieso. Me han ganado esas tres letras en su parrilla, esa sensación de tener uno de los mejores GTI que han existido, esa carrocería blanca cincelada por los añadidos aerodinámicos negros, por el “Clubsport” de su lateral; la tapicería de sus buckets, opciones, obligatorios y claro… por como se mueve.

Felices 40 años GTI… es un gustazo ver que cumples años en tan buena forma.

Lee a continuación: #GarajeDiariomotor Esta semana se nos ha colado en el garaje… ¡un Volkswagen Golf GTI Clubsport!

  • Paco Tce

    Para mi el R con un buen TTE420 junto al resto de las modificaciones oportunas, y déjame de tracciones delanteras…

  • Ramón Calderón de la Barca Sam

    GTI Clubsport sin dudarlo. GTI significa algo más que tracción total y unos CV más de potencia

  • Benderbil

    GTi, pero únicamente por el poder que el marketing nostalgico hace sobre mi