¿El fin de las sequías? Llegan los drones que provocan lluvias

Laura Bastón @laurabpazo

Existen zonas en las que las sequías pueden llegar a estropear cultivos enteros. Lo de la lluvia tiene sus pros y sus contras, a veces también te puede arruinar los planes por exceso de ella. Vivo acostumbrada a vivir con una nube gris sobre mi cabeza y a que día sí, y día también llueva en invierno. Pero no puedo generalizar, porque no todos los lugares del mundo son tan húmedos y lluviosos como Galicia.

Si hay algo que nos caracterice a los gallegos, además de tener mil y una forma de llamar a la lluvia, es que los somos muy de decir “malo será” y que las cosas se arreglen mágicamente. También nos encanta preguntar a Santiago Pemán, porque no hay mejor metereólogo que él para este tipo de cosas. Y si Pemán nos falla,  aprovechando nuestra cercanía con Portugal, algunos son los que se arman con una curiosa figura de un gallo para la predicción del tiempo.Sí, como lo lees. Según el color de la figura sabrás que tiempo te espera en el exterior. Somos muy dados también a la labia, así que el refranero popular también hace de las suyas en esto de intentar adivinar si salimos o no con paraguas de casa. Será por variedad de recursos para esto del tiempo atmosférico.

Ya hace tiempo que los drones se han convertido en buenos aliados de los agricultores, pero ahora dan un paso más allá en esto de convertirse en pájaros voladores con cámaras para observar todo desde el aire… ahora también pueden llegar a crear lluvia. ¿Será este el fin de las sequías? Podría ser una buena forma de hacerlas desaparecer y mantener un clima menos árido en ciertas zonas…pero sin duda alguna, lo más importante es conocer el tipo de efectos secundarios puede tener esto de jugar con la naturaleza y creerse Dios.

drone-nubes

Así es el ritual de crear lluvia en drone

Sin tener que recurrir a la canción de “Que llueva, que llueva…La Virgen de la Cueva” se puede hacer que llueve que  En el desierto de Nevada han comenzado las pruebas con el avión Savant, conocido también como “Sandoval Silver State Seeder” en honor a la dedicación del gobernador Brian Sandoval para el éxito de la industria de los sistemas aéreos no tripulados, en inglés Unmanned Aircraft Systems (UAS).

El 29 de abril este avión no tripulado alcanzó nada más que una altura de 400 pies y voló durante unos 18 minutos. En ese tiempo fue capaz de desplegar dos llamaradas de yoduro de plata y demostrar su capacidad de llevar a cabo esta operación de “siembra de nubes” con drones.

Este proyecto está dirigido por el Desert Research Institute (DRI) y apoyado por Nevada Gobernor’s Office of Economic Development a través del Knowledge Fund. El DRI lleva más de 30 años investigando y experimentando en la modificación del clima de Nevada, para así poder conseguir abordar los impactos continuos de la sequía que sufre esta región. Mike Richards, presidente y CEO de Drone America afirma que  “hemos alcanzado otro hito importante en nuestro esfuerzo por reducir los riesgos y los costos en la industria de la siembra de nubes y ayudar a mitigar los desastres naturales causados por la sequía, el granizo y la niebla extrema”

 

La siembra de nubes no es algo novedoso

Aunque pueda parecernos la locura más grande hasta el momento, ya se llevan años haciendo pruebas de este tipo. En julio de 1946, Vincent Schaefer consiguió nevadas en el oeste de Massachusetts. ¿Cómo? Tan solo necesitó una avioneta y 3 kg de hielo seco para rociar una nube.

Por otra parte, el gobierno de la República Popular China cosecha nubes en varias regiones mediante el disparo de cohetes con yoduro de plata, así pueden combatir la polución en grandes ciudades y mejorar las lluvias para la agricultura.

La pregunta que debe quedar en el aire después de esto es…¿ Debemos crear nubes a nuestro antojo y modificar los climas? Hay que tener en cuenta que el yoduro de plata puede causar daños a los seres humanos y animales. Quizá lo que tengamos que plantearnos es en cuidar mejor el mundo en el que vivimos y que la naturaleza decida por sí misma.

lluvia-2

¿Quieres leer más historias como esta? ¡Síguenos!