CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Todoterrenos

3 MIN

Hummer en el Salón de Vigo, decepción

Alejandro Ulla | 8 May 2006

Cuando, paseando por el Salón de Vigo de este año nos acercamos al stand de Hummer nos encontramos con dos impresionantes coches, un H2 y un “pequeño” H3 (me gustaría más ver un H1, sinceramente).

Lo primero que llama la atención al ver un Hummer es, como sabréis, su descomunal tamaño, pero si nos empezamos a fijar más detenidamente en el coche vemos que sus defectos son proporcionales a sus dimensiones.

-Empecemos por el H2, que es, sin duda el peor de los expuestos:

El gigante americano posa sin complejos sus enormes proporciones “arropado” por otras berlinas americanas que aportan su granito de arena a la hora de disimular los defectos del gran Hummer, puesto que la calidad de los coches americanos quedó bastante en entredicho esta semana en Vigo. El interior de este será, sin duda, del gusto de la gente que admire los coches “rudos” pero sus materiales, terminación y ergonomia distan mucho de lo que se puede obtener con tanto espacio útil. Aunque sus medidas exteriores son desmesuradas, el interior del H2 sólo tiene una cota que lo corrobore, el ancho. El alto es decepcionante, cualquier persona de altura razonable se acerca demasiado con la cabeza al techo del Hummie. La altura de los respaldos traseros es escasa y no hablemos de la profundidad de la banqueta del asiento, patética.

Hummer H2

Si se nos ocurre abrir el motor, después de levantar el enorme portón que lo guarda nos toparemos con un bloque al descubierto. Ni rastro de insonorización, ni rastro de orden y mucho espacio libre. El H2 es el mal gusto personificado en muchos de sus detalles y no me refiero al gusto meramente estético (el coche impresiona) si no al mal acabado, a los malos interiores y a diversos detalles de carrocería. Es casi indignante que semejante mole de acero cueste la friolera de 90.000€.

Hummer H2

-El H3, por su parte, es mucho más “europeo”, el tamaño total del coche es más razonable, aunque su anchura no dista mucho de la de su hermano mayor por lo que será muy fácil encontrar aparcamientos en los que no entre. El interior del H3 es mucho mejor en todos los sentidos. Mejores acabados y un diseño más agradable a la vista nos sorprenden tras “analizar” a su hermano mayor. Sin embargo en el H3 el espacio dsponible es aún menor que en el H2. Cualquier TT de proporciones normales nos ofrece más espacio interior en un menor volumen exterior.

Hummer H3

Igualmente, en el motor se nota el esmero que se ha puesto para dotar al coche de unos acabados e insonorizaciones propias de un público más exigente.

Hummer H3

Hummer H3

Como conclusión cabe pensar que los Hummer son coches espectaculares, algo que ya sabíamos, pero decepcionantes en los demás aspectos que pueden decidir la compra de un automóvil. Si estás pensando en comprar un Hummer yo te aconsejo que sigas pensándolo hasta cansarte. Existen modelos mucho mejores en todos los apartados. Un porsche Cayenne puede dejar en ridículo al Hummer en cualquier momento y si lo que buscas son cualidades TT elige un Defender y una buena berlina para desplazarte por carretera, será mucho mejor.