Resultado dispar del carnet por puntos

 | 

El ya famosísimo carnet por puntos que la DGT ha introducido en nuestras vidas comienza a ofrecernos datos de su validez real. Es aquí donde no cuadran los datos entre comunidades.

Según Pere Navarro, director de la DGT, desde su introducción el citado permiso ha supuesto la reducción de casi tres muertos al día (68 muertos menos en 26 días, 2,6 por día). Con estos resultados y lleno de satisfacción el señor Navarro, como cuenta La Voz de Galicia:

El director general de Tráfico vinculó directamente este descenso en la siniestralidad con el permiso por puntos e incluso aseguró que «nunca, desde que hay estadísticas fiables en la DGT, en el mes de julio se había bajado de 300 fallecidos».

Sin embargo parece que en su optimista comentario se olvida de que, en una de las 17 Comunidades Autónomas las cifras son muy distintas, pues en Galicia, en los 24 primeros días de Julio, el número de fallecidos aumentó un 40% respecto al año pasado y el de siniestros un 50%. Citando a El Correo Gallego:

Galicia es la única comunidad autónoma donde sigue creciendo la siniestralidad y la mortalidad en las carreteras, pese a la implantación del carné por puntos. En lo que va de mes de julio, los fallecidos en los viales de la comunidad se han incrementado un 40%, mientras que la media estatal se ha reducido un 28%, en comparación con el mismo periodo del año anterior. El número de siniestros hasta el 24 de julio creció un 50% en la autonomía, mientras que en España bajó un 27% por ciento.


Con estos datos en la mano cabe preguntarse si la política de infracciones y miedo a los conductores es válida por igual en todas partes. ¿Por qué Galicia aumenta de forma alarmante el número de víctimas al contrario que el resto de España?. Existen diversas teorías, se habla de la dispersión poblacional (hay mucha más gente que utiliza el coche para casi todo), de la orografía, etc.

En la DGT deberían pensar si una buena medida para reducir accidentes es mejorar las infraestructuras (casualmente Galicia tiene déficit estructural histórico respecto a la media española) y poner más agentes que velen por una conducción responsable y no sólo por la velocidad (otra casualidad, Galicia tiene tantos pequeños núcleos rurales que una carretera nacional pasa gran parte del tiempo limitada a 50 km/h y por ello los radares hacen una buena caja en multas).

Según el informe de siniestralidad vial de 2004 la velocidad inadecuada estaba presente en el 29% de los accidentes mortales y el alcohol en el 36% de conductores fallecidos. La propia DGT informó que el número de multas por exceso de velocidad en el mismo período se elevó hasta las 629.628 mientras que las de exceso de tasa de alcoholemia fueron 78.192. Bastante simbólico, ¿no?. Resulta que en España, durante 2004, pasaron la prueba de alcoholemia el 5% de los conductores mientras que en Finlandia lo hicieron el 35% según una información de hace un par de meses.

Una lástima que hacer controles de alcoholemia cueste mucho más dinero que poner un radar que facture y que, por cierto, no están colocados en los puntos negros en gran parte. Además el nuevo carnet incide en esa misma línea, por lo que genera algunas dudas yo creo que razonables.

Vía: La Voz de Galicia, El Correo Gallego

Lee a continuación: La seguridad del Smart en entredicho