Lotus Exige, el coche con motor de etanol más rápido del mundo

Alejandro Ulla  | 

Afortunadamente estamos asistiendo a una revolución en toda regla dentro del sector de las energías limpias en automoción.

Si en la actualidad coches como el Toyota Prius, el Civic IMA o modelos tan espectaculares como el Lexus LS 600H están ayudando a cambiar la mentalidad del consumidor medio respecto a los vehículos ecológicos mediante tecnología híbrida, la segunda revolución llega de la manos de los modelos impulsados por E85, un combustible cercano, fácil de obtener y más fácil de distribuír.

Actualmente, en España, Ford ya vende una variante Flexifuel del Focus capacitada para funcionar con gasolina o E85 (15% de gasolina y 85% de etanol) indistintamente. Para Saab, pionero en esta alternativa, el 9-5 Biopower representa el 70% de los 9-5 vendidos en Suíza.

Una marca como Lotus no se quiere quedar atrás, por ello, tras el Wrightspeed X1 y el Tesla Roadster os presentamos el tercer deportivo verde, el Lotus Exige 265E.

El motor empleado es un 1.8i con compresor que puede utilizar indistintamente gasolina o etanol y rinde con la primera 265 cv, mientras que con etanol alcanza los 268 cv. Debido a su reducido peso acelera de 0-100 km/h en 3,9 segundos. Es el vehículo alimentado por etanol más rápido del mundo.

A ver cuando se suman a la fiesta modelos impulsados por hidrógeno como el BMW Serie 7 o el Honda FCX.

Vía: Autoblog Spanish

El Lotus Exige es un tratado de filosofía deportiva para puristas y el máximo exponente del planteamiento deportivo de la marca. Ligereza llevada al límite y sencillez son sus armas para convertirse en uno de los coches más ligeros y más divertidos del mercado, sin necesidad de una potencia descomunal. Es un coche bastante extremo.

Ver todos los comentarios 9

El Lotus Exige es un tratado de filosofía deportiva para puristas y el máximo exponente del planteamiento deportivo de la marca. Ligereza llevada al límite y sencillez son sus armas para convertirse en uno de los coches más ligeros y más divertidos del mercado, sin necesidad de una potencia descomunal. Es un coche bastante extremo.