Tocando madera. Aquellos maravillosos «woodies»

 |  @davidvillarreal  | 

Para entender la historia del clásico woodie, hay que entender la historia de los vehículos familiares en Estados Unidos hasta finales de los años 70. Mientras en Europa se popularizaban los station wagon derivados de berlinas de gama media alta, al otro lado del Atlántico era de lo más habitual encontrarse con gigantescos familiares con perezosos y sonoros motores V8 y un falso revestimiento de madera recorriendo la carrocería hasta media altura de popa a proa.

Pero lo cierto es que el origen de esta raza de automóviles tan peculiar se remonta a mediados los años 30. En aquella época en Estados Unidos se comenzaron a construir los primeros woodie, vehículos cuyo armazón de acero daba rigidez a la carrocería y una estructura de madera cubría por completo el resto del habitáculo, protegiendo de las inclemencias del tiempo a los pasajeros. Este tipo de construcción no tendría demasiado éxito y rápido sería remplazada por carrocerías completas de acero, mucho más resistentes, económicas y duraderas.

Pero ya iniciados los años 50, Ford y Mercury lanzarían sus propios familiares ya no con madera con función estructural sino con revestimientos de falsa madera con funcionalidad puramente estética. Por Europa también se dejaban ver algún que otro modelo, como el Morris Minor, en el que en vez de instalar embellecedores de aluminio pulido estos se habían sustituido por marcos de madera.

En los años 60 y 70, la tradición de los woodie ya se habría extendido a casi todos los fabricantes norteamericanos. Y era habitual encontrarse con modelos que recibían acabados bajo la denominación Woodie o Woody, que no era más que un vinilo o una lamina de material sintético imitando a madera cruzando la carrocería de lado a lado.

Muy probablemente la extinción de los woodie se debiera también al ocaso de los grandes familiares en Estados Unidos. La llegada de los SUV y los minivan, pequeñas furgonetas y grandes monovolúmenes, aniquiló lentamente a los antiguos station wagon. Aunque la tradición de los woodie se mantuvo durante un tiempo en estos sus sucesores.

Hoy en día la moda de los woodie está completamente desaparecida. Tan solo queda alguna reminiscencia y homenajes como el del prototipo Chevrolet Spark Woody. Y en definitiva por muy vintage que resulte, algo así difícilmente encajaría en el mercado actual.

Fuente: Wikipedia
Fotografías: Ford | Jeep | Chevyinfo.net
En Diariomotor: Turismos pick-up, esa extraña especie automovilística

Lee a continuación: Un Ferrari Testarossa bate todos los récords en subasta: 10,3 millones de euros

  • Josep

    Estos autos eran muy fácil de ver en películas américas de hace algunos años.

    También hace algunos  años en estados unidos era bastante común  ver coches de corte familiar con faros escamoteables, como el de la primera foto de este articulo.
    Todavia en estos tiempos se puede distinguir algun auto U.S.A pero cada vez  pero cada vez las difrencias con menores.
    Bienvenidos a la globalización!…o no?

  • Bob

    Mi madre tuvo una vagoneta, de hecho se le conocian como “guayin”, era una Chrysler Lebaron 1986, turbo, piel, electrica, era la camioneta parlante, avisaba cuando hacia falta combustible, un cinturon sin ajustar, etc. Esteticamente era muy bonita por su imitacion madera, su color era tinto y su madera clara color maple. Extraño esos viajes largos en ese vehiculo.

  • AB

    En los 50 a estos coches se les llamaba en España RUBIAS, vete a saber por qué. ¿Por el color de la madera?

  • No sabía que la madera era de pega. A algunos modelos familiares les quedaba muy bien, les daba un aire ”acogedor” por así decirlo.

  • Pingback: Ligeros retoques para el nuevo Land Rover Defender de la mano de Project Khan()