Prototipo clásico: Chrysler ME Four-Twelve (2004), el superdeportivo germano-americano que no pudo ser. Foto 2 de 13.