La obsesión de Apple por lanzar un coche hunde a una startup de motocicletas eléctricas. Foto 1 de 2.