Los coches autónomos tienen un gran problema: los humanos. Foto 1 de 2.