Tesoros de Cuba: un Aston Martin DB2/4 abandonado... con sorpresa. Foto 2 de 3.