Desmontando mitos: los techos solares disminuyen la rigidez del coche

 |  @sergioalvarez88  | 

Quizá te lo hayas preguntado alguna vez. Francamente, era una de mis manías. No quería un coche con techo solar, pensando que el coche perdería rigidez. Pero la experiencia y el conocimiento del mundo del motor me ha hecho ver que esta afirmación era en su gran parte, un mito. ¿Por qué? No obstante, los techos solares – o techos panorámicos – tienen otras ventajas e inconvenientes asociados que merece la pena explorar. Y cada vez son más comunes en el equipamiento de serie de los coches. Esto es lo que debes saber.

No disminuyen la rigidez del coche

Se instalan respetando las barras transversales de refuerzo de la carrocería, sustituyendo por cristal una simple lámina de acero.

Hoy en día, los coches están preparados para montar de serie enormes techos solares panorámicos. Una imagen vale más que mil palabras. ¿Véis el esquema del chasis de este Volvo S90? Los pilares longitudinales son los responsables primarios de la rigidez de la carrocería, actuando las barras transversales de acero de alta resistencia como refuerzo adicional. Un techo solar se monta entre dichas barras transversales, reemplazando lo que sería una lámina de acero en un coche sin techo solar con una pequeña ventana.

Todos los coches deben superar exigentes pruebas de seguridad en caso de vuelco, debiendo soportar varias veces su peso sobre el techo. Ahora bien, si el coche no estaba preparado para tener un techo solar, y se ha instalado a posteriori – cortando un trozo de la carrocería – sí podría verse afectada la rigidez de la carrocería. No es recomendable realizar dicha modificación, o comprar un coche al que se ha instalado un techo de forma “amateur”. Fijaos ahora en esta imagen de un Audi A4 de reciente factura.

Entre el punto superior del pilar A y el punto superior del pilar C hay un gran hueco diáfano, que se usa para instalar un techo solar panorámico de grandes dimensiones – en los modelos que han equipado dicha opción. No afecta en absoluto a la rigidez del conjunto, al no “cortar” ninguna barra transversal de refuerzo. En el caso de los coches descapotables, la ausencia de pilares longitudinales exige pesados refuerzos en la parte inferior del coche, y se compromete su rigidez, pero esa es una historia diferente.

Pero añaden peso y complejidad a tu coche

Si bien los techos solares y panorámicos de fábrica no afectan a la rigidez de un coche, sí añaden peso. Su cristal es doble, y se monta sobre un marco adicional de metal habitualmente. Si están motorizados, requieren de un motor eléctrico, una cortina interior – a veces también motorizada – y un pequeño deflector. Suman unos kilos al peso total del coche y con el tiempo y los kilómetros, pueden desarrollar pequeñas holguras o pequeñas pérdidas de estanqueidad. Tenlo en cuenta al comprar un nuevo coche.

¿Y en caso de accidente?

¿Es más seguro un trozo de metal que un trozo de cristal? El cristal se rompe con mayor facilidad ante la intrusión de objetos externos, mientras que el metal simplemente se dobla. No hay mucho mayor margen de protección sin un techo solar panorámico, y en cualquiera de los casos, la energía en caso de vuelco será disipada por los pilares. Ahora bien, si el coche ha recibido una instalación no profesional – no de fábrica – del techo solar, sí puede haber problemas graves en caso de accidente. No lo hagas.

En Diariomotor:

Lee a continuación: ¡Impresionante! Este Volvo FH16 remolca en vídeo 750 toneladas de peso, en 20 remolques y 40 contenedores