El perverso y falso plan de la DGT para limitar a 120 km/h la velocidad de los coches, de fábrica. Foto 1 de 2.