El próximo reto del coche autónomo de Google es aprender a esquivar vacas. Foto 1 de 3.