No solo Brabham fue el invitado de honor de las pasadas 12 Horas de Bathurst. Porsche Motorsport fue la gran triunfadora de la jornada, no solo con el triunfo en la competición, sino también porque allí se realizó el debut público del nuevo Porsche 911 GT2 RS Clubsport. El deportivo de la firma de Weissach es el primer protagonista de la que se espera que sea la futura categoría GT2 creada por Stéphane Ratel y su equipo de SRO Motorsports. Allí Mark Webber se dio el gustazo de rodar en Mount Panorama, sin acercarse demasiado a los muros, pero lo suficientemente al límite como para mostrar su potencial.

Continuar leyendo »