Ford Grand C-MAX, el compacto de 7 plazas

Daniel Valdivielso @valdi92

Los monovolúmenes se encuentran cada vez más desplazados por los famosos SUV y crossover en un mercado en el que la imagen campera y aventurera se ha convertido prácticamente en lo más importante a la hora de vender un coche. Sin embargo, no conviene menospreciar a los monovolúmenes, que siguen siendo una excelente opción para aquellos clientes que necesiten un vehículo práctico sin necesidad de una decoración campera.

Ford es consciente de ello, y por eso cuenta con una amplia gama de alternativas monovolumen, desde los pequeños B-MAX y Tourneo Courier hasta los grandes S-MAX y Galaxy. La opción intermedia, el conocido C-MAX, se desmarca con la opción, en la actual generación, de una segunda carrocería algo más amplia, denominada Grand C-MAX, que aúna en un solo vehículo una carrocería compacta y atractiva y un interior amplio y espacioso.

El Grand C-MAX está diseñado demostrando que se puede resultar muy atractivo a la vista sin perjuicio de una practicidad interior excepcional, algo que debería ser razón de ser en todos los monovolúmenes pero que no siempre se consigue. Y es que el Grand C-MAX es uno de los 7 plazas más compactos del mercado.

Con una longitud de apenas 4.52 metros, su imagen, que no escondes sus formas familiares, consigue integrar a la perfección el lenguaje de diseño de la marca del óvalo azul con detalles como la parrilla delantera con listones cromados o los pilotos delanteros en forma de lágrima. No faltan, en esta versión, dos puertas traseras correderas que mejoran sensiblemente el acceso y la salida al habitáculo.

Precisamente el habitáculo es una de las mayores sorpresas del Grand C-MAX. El compacto monovolumen disfruta de un salpicadero envolvente en el que la ergonomía ha sido cuidada al detalle con el fin de que sus ocupantes se encuentren cómodos a los pocos minutos de arrancar. Distribuidas inteligentemente en tres filas de asientos, las siete plazas del Grand C-MAX resultan fáciles y cómodas de ocupar.

Mediante un rápido sistema de guías correderas y respaldos abatibles, el acceso a la tercera fila de asientos se simplifica enormemente, dando lugar a un habitáculo plenamente funcional y modulable, que es capaz de modificar su distribución para preponderar el espacio de los ocupantes o la capacidad de carga en un maletero que puede llegar a cubicar, con la segunda y tercera fila de asientos plegadas, más de 1.700 litros.

Con motores para todos, el Grand C-MAX está disponible con propulsores diésel TDCi y gasolina Ecoboost de última generación con potencias comprendidas entre los 95 y los 150 CV, ofreciendo además una carga tecnológica a la altura de los mejores, con elementos como el sistema multimedia “Ford SYNC 3” o el sistema de asistencia Active City Stop, que evita y mitiga los choques urbanos hasta 50 km/h.