10 cosas que deberías saber sobre los neumáticos de tu coche

Daniel Valdivielso @valdi92

Los neumáticos son una parte más de nuestros vehículos. Los vemos a diario, los utilizamos cada vez que arrancamos el coche…pero la mayoría de las veces no les damos la importancia y la relevancia que se merecen. Queremos darles a estos componentes tan fundamentales el protagonismo que deben, describiendo 10 cosas que no -posiblemente- no sabes sobre los neumáticos.

Siglos y siglos de historia

  • Los neumáticos, tal y como los conocemos, se inventaron hace casi 150 años. A finales del siglo XIX, un veterinario e inventor llamado John Boyd Dunlop creó el neumático con cámara de aire para el triciclo de su hijo, un concepto que se ha mantenido casi intacto hasta nuestros días. Fue la primera interpretación de un neumático moderno.
  • Sin embargo, su origen se debe a un descubrimiento de mediados del siglo XIX, concretamente del año 1839, cuando Charles Goodyear, en Connecticut (EE.UU), descubrió la vulcanización, proceso mediante el cual a la goma natural se le añadía azufre, que combinado con calor y presión mejoró considerablemente las propiedades de flexibilidad y durabilidad del neumático.

  • Los primeros neumáticos eran de color blanco, en lugar del color negro al que estamos acostumbrados. Esa tonalidad se debía a la naturaleza del caucho natural utilizado para su construcción. A finales del siglo XIX la empresa Goodrich decidió tintar sus neumáticos de color negro para mejorar su aspecto estético. Rápidamente se dieron cuenta que al tintar los neumáticos sus propiedades se mantenían mejor en el tiempo, ya que la tonalidad negra absorbía los rayos ultravioleta causantes del envejecimiento prematuro del neumático.

Más complejos de lo que parecen

  • Un neumático es mucho más complejo de lo que a simple vista puede parecer. Sí, la mayoría de la gente piensa que no es más que un trozo de caucho con forma redonda para adaptarse a la forma de las llantas, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, un neumático de coche actual está formado por más de 200 compuestos diferentes entre diferentes tipos de caucho, gomas, metales y materiales textiles.
  • Hay diferentes tipos de neumáticos, pero los que utilizamos en nuestros vehículos son de tipo radial. Esta denominación hace referencia a su estructura, formada por diferentes capas de materiales situadas unas encima de las otras, sin sesgo ni corte alguno. Esta construcción es la más resistente a los esfuerzos que un neumático sufre en su utilización normal.

  • Su complejidad llega a tal punto que sus propiedades varían dependiendo de las condiciones. De hecho, un neumático de verano pierde propiedades por debajo de un umbral determinado de temperaturas, reduciendo su flexibilidad y su agarre, de forma contraria a lo que sucede con un neumático de invierno, más flexible y adherente en condiciones frías.

Neumáticos para todos

  • En la actualidad contamos con neumáticos para todos los gustos y necesidades. Desde los diseñados para una utilización normal en un entorno poco exigente hasta neumáticos de circuito capaces de rodar por carretera, con compuestos muy adherentes. Incluso podemos encontrar neumáticos con clavos en su estructura, pensados para su utilización en condiciones de nieve extrema.

  • Existen incluso neumáticos capaces de circular sin presión tras sufrir un pinchazo. Este tipo de neumático, denominado “Runflat” está construido con una carcasa metálica más robusta, de forma que es capaz de soportar el peso del vehículo sin que la llanta se salga aunque el neumático esté completamente deshinchado durante, generalmente, unos 80 kilómetros.

Hay que cuidarlos incluso al final de su vida útil

  • Los neumáticos también precisan de algunos cuidados para que su rendimiento sea siempre óptimo. Es conveniente revisar la presión de los neumáticos cada 15 días, ya que un neumático que rueda con demasiada o escasa presión se desgasta antes, suponiendo además un peligro para la circulación. En este sentido, la presencia de sistemas de detección de presión en los vehículos suponen una ayuda extra.

  • Cuando un neumático llega al final de su vida útil es obligatorio reciclarlos de forma correcta. Los compuestos del neumático pueden resultar muy perjudiciales tanto para la salud como para el medio ambiente si no se tratan adecuadamente, de ahí que existan plantas de tratamiento de neumáticos, que se encargan de darles una segunda vida útil en forma de compuestos base para, entre otros, carreteras o suelos de parques infantiles.