· por Iván Fernández

Sin duda el Ford Mondeo se ha convertido con el tiempo en una de las berlinas de tamaño medio más reputadas en el viejo continente a base de fiabilidad, buen diseño e innovación tecnológica. La última generación de este vehículo continuaba con esta propuesta para Europa (Ford Fusión en Estados Unidos) convirtiéndose en el primer vehículo híbrido eléctrico comercializado y construido por la firma del ovalo en Europa, concretamente en nuestro país, ensamblado precisamente en la factoría que tiene Ford en Almufasses, Valencia.

La propia Ford utiliza un eslogan para definir a su Mondeo híbrido como “dos mundos en uno”, haciendo obviamente referencia a las tecnologías de propulsión que se combinan en dicho modelo, aunque perfectamente se podría adaptar para transformarlo en “todo un Mondeo nuevo por descubrir”. Y es que el estreno de Ford en Europa dentro de este tipo de sistemas como alternativa a los clásicos motores de combustión interna tiene todavía mucho por conocer, comenzando por su faceta mecánica la cual cuenta con un motor de gasolina 2.0 de ciclo Atkinson que se combina con dos motores eléctricos (la segunda máquina funciona como generador) y una batería de ion-litio de 1,4 kWh.

Las cifras de prestaciones no nos hacen sospechar que estemos frente a un vehículo híbrido. En total son 187 CV de potencia a 6.000 rpm y 300 Nm de par máximo combinado. Es su capacidad de llegar a los 135 km/h de velocidad máxima en modo eléctrico y sus consumos de 4,2 litros a los 100 km, según ciclo NEDC, los que realmente marcan la diferencia. En cuanto a la transmisión, cuenta con un cambio CVT de seis velocidades que le permite completar el 0 a 100 km/h en 9,2 segundos con una velocidad máxima de 187 km/h.

¿Cómo funciona el Ford Mondeo Híbrido?

Como ya hemos explicado, el Mondeo Híbrido (HEV o Hybrid-Electric Vehicle) cuenta con un bloque de combustión que eroga 142 CV de potencia y que recibe el apoyo de un motor eléctrico de 120 CV (88 kW), el cual está conectado al eje delantero y un segundo motor que es empleado para la carga regenerativa. Es precisamente este último elemento el que permite a este modelo con carrocería sedán de cuatro puertas realizar unos excelentes consumos especialmente en ciclo urbano, teniendo como homologados 2,9 litros/100 km para un vehículo que mantiene prácticamente inalterables las características principales de la gama Mondeo, especialmente en materia de versatilidad, habitabilidad y confort en marcha.

A velocidades bajas, es el motor eléctrico el que funciona, aprovechándose además del sistema de frenada regenerativa para recargar la batería de iones de litio y aumentar de esta forma la eficiencia del conjunto. Cuando se alcanzan velocidades mayores, los dos motores (eléctrico y gasolina) funcionan de forma conjunta, asegurando unas prestaciones comparables con el Ford Mondeo 2.0 TDCi 150 CV Powershift (cambio automático de doble embrague) el cual completa el 0 a 100 km/h en 9,9 segundos.

¿Qué diferencias hay entre una versión convencional y el Mondeo Híbrido?

Más allá de los datos antes mencionados de consumos, dentro del coche pocas son las divergencias que nos encontramos en el Mondeo Híbrido respecto a los modelos de combustión interna. Este último sólo está disponible en carrocería cuatro puertas y en los acabados Titanium y Vignale, siendo los principales cambios en el interior donde además de contar con una instrumentación específica, también ve ligeramente reducido su volumen de carga de maletero debido a la colocación de la batería. El deposito de combustible es ligeramente más pequeño al contar con 53 litros de capacidad, desventaja que es completamente neutralizada precisamente por el apoyo del motor eléctrico y la capacidad regenerativa.

¿Para quién es adecuado el Ford Mondeo Híbrido?

En cuanto a prestaciones ya hemos destacado que prácticamente no hay diferencias ya que el ligero aumento de peso que supone la presencia de las baterías (1.717 kilogramos en total) es contrarrestado al contar con mayor potencia combinada. Son especialmente sus consumos los que dicen cuál debe ser su cliente objetivo. Aunque el diésel logrará mejores datos en carretera, tanto en autovía como autopista, será en consumos mixtos y especialmente en el urbano donde el Mondeo híbrido saque mayor ventaja. Todo ello con una sonoridad inferior a la de las versiones alimentadas por gasoil.

Esto permite que estemos hablando de un coche perfecto para utilizar a diario, especialmente para aquellos que busquen un coche con espacio para la familia y que además lo utilice entre semana para desplazarse especialmente en ciudad, entorno en el que se saca partido a la perfección de su sistema regenerativo. Por acabados y confort de marcha también debe ser un vehículo a considerar por profesionales que pasan muchas horas en carretera, especialmente para taxistas y comerciales que se mueven por entornos urbanos.

Por último, destacar la que quizás es la función más interesante de todo este Ford Mondeo Híbrido es la posibilidad de que el sistema gestione situaciones dependiendo del tipo de vía, velocidad o simplemente cuando estás cerca de tu casa, para únicamente utilizar la alimentación eléctrico. Hogar dulce hogar.