· por Daniel Valdivielso @valdi92

Un año más, y ya van 15 consecutivos, Ford organiza uno de los eventos más importantes del año, las 24 Horas Solidarias de Ford, una carrera de resistencia en la que todos ganan, en la que, también un año más, Diariomotor estuvo presente colaborando con los más necesitados. Nuestro resultado final no fue el que nos hubiese gustado, pero nuestro equipo luchó intensamente a los mandos de uno de los urbanos más atractivos de 2018: el nuevo Ford Fiesta ST.

Si de algo puede presumir Ford es de su valentía a la hora de alinear, en el durísimo Circuito del Jarama, 12 unidades de un vehículo completamente de calle con la firme convicción de que todos van a llegar a la meta sanos y salvos. Al fin y al cabo, 24 horas de carrera, sin pausa, bajo condiciones de lo más intensas, es una prueba de fuego para coches de serie.

El resultado no ha podido ser mejor. En esta ocasión, y al igual que en 2017, el modelo escogido por Ford ha sido la nueva generación del Ford Fiesta. Si bien el año pasado el encargado de rodar fue el Ford Fiesta 1.0 Ecoboost con 125 CV, en esta edición Ford nos tenía reservada una sorpresa: el escogido ha sido el nuevo Ford Fiesta ST, la versión más deportiva del urbano americano.

El nuevo Ford Fiesta ST está animado por un poderoso e innovador propulsor 1.5 Ecoboost de 200 CV y 290 NM. Se trata de uno de los motores más avanzados del mercado, que aglutina en un bloque muy pequeño numerosos avances como la doble inyección directa e indirecta, un sistema de desactivación de uno de los tres cilindros o un increíble sistema de escape que dota a este pequeño gran deportivo de un sonido único e intenso.

Se asocia a una transmisión manual de 6 velocidades que envía la potencia al suelo a través de un diferencial autoblocante mecánico desarrollado por el especialista Quaife, referencia en el mundo del automóvil. Las innovaciones no acaban aquí: su sistema de suspensión trasero, inédito en la industria, destaca por una barra de torsión y por un sistema de muelles de “vectorización de fuerza”.

La teoría está bien, pero de nada sirve tener todo este arsenal en el papel si luego, en la realidad, no se alcanza el rendimiento esperado. Ford lo tenía claro: el Fiesta ST no iba a defraudar…y no lo hizo, demostrando que un coche de calle puede ser más que competente en una competición de circuito, durante 24 horas seguidas, bajo las condiciones más exigentes.

Un coche de calle tiene que cumplir muchos requisitos para usarse todos los días: tiene que ser práctico, tiene que ser fiable, cómodo, seguro, tiene que ser económico en sus desplazamientos. ¿Por qué un fabricante como Ford se arriesga a poner al límite su modelo estrella en una carrera de alta competición en circuito?

En las 24 horas solidarias de Ford se trata de dar el mayor número de vueltas al circuito con una cantidad limitada de combustible. En otras palabras: avanzar lo más rápido posible consumiendo la mínima cantidad de gasolina. Un auténtico reto para la mecánica y la técnica del que hoy por hoy se corona como la referencia en su segmento, el nuevo Ford Fiesta ST.

¿Puede un coche de calle, un urbano, ser capaz de ofrecer el máximo rendimiento en circuito durante 24 horas seguidas, en todo tipo de condiciones, con muchos conductores diferentes? Después de la celebración de la 15ª edición, la respuesta es clara: sí. Ford lo ha vuelto a lograr, demostrando el nuevo Fiesta ST es mucho más que un urbano deportivo.

Tras 24 horas de lo más intensas, el fabricante americano ha demostrado a todos porqué confía tanto en su nuevo urbano deportivo. El Ford Fiesta ST ha sido más rápido que nunca gracias a su extraordinaria capacidad para trasladar cada caballo de potencia al suelo en cualquier situación, tanto en curva como en recta.

Además, el nuevo Ford Fiesta ST ha demostrado que se puede ser rápido con un consumo muy bajo, y como prueba, los 235 litros de combustible que cada equipo tenía a su disposición, y que se tradujeron en más de 540 vueltas para el equipo ganador. Nosotros lo tenemos claro: el año que viene volveremos, deseando que Ford nos demuestre por qué confía en su gama de calle para luchar por un premio solidario que hace feliz a mucha más gente de la que pensamos.