· por Iván Fernández

Ford presentaba la cuarta generación del Ford Focus con la intención de reinventar al icono. El fabricante de Detroit mostraba un nuevo modelo con una imagen más fresca, dinámica y con más posibilidades para los clientes que buscaban un vehículo que se adaptara a cada una de sus necesidades. Anunciado junto a las versiones Active, ST-Line y Vignale, el Focus 2018 nacía 20 años después de la primera generación como una de las opciones más atractivas dentro de su segmento y con el respaldo de un apellido que ha sido sinónimo de automovilismo durante estas últimas dos décadas. Sin embargo, muchos se preguntarán si estamos ante un simple lavado de cara y una operación de marketing o hay más detrás de este nuevo modelo de Ford.

Más allá de la renovación estética, de la utilización de una nueva plataforma, novedades mecánicas y de la llegada de esas variaciones en lo referente a los acabados, el nuevos Ford Focus se ha convertido desde su confirmación en uno de los ejemplos más avanzados tecnológicamente dentro de su apartado. Es precisamente en materia de seguridad donde el fabricante del ovalo más ha prestado atención, introduciendo una gran variedad de asistentes y sistemas que nos permiten afrontar algunos de los momentos más difíciles que nos pueden surgir cuando estamos al volante de nuestros coches.

Asistente de marcha atrás y Asistente de Aparcamiento Activo 2:

Quizás es uno de los momentos más engorrosos de la conducción. Buscar aparcamiento, determinar si es adecuado para nuestro vehículo y después acometer una maniobra que en muchas ocasiones nos supone un esfuerzo evidente y una gran pérdida de tiempo. Ford ha querido ayudar a hacer el estacionamiento una maniobra mucho más llevadera con el objetivo de que muchos pierdan ese miedo a coger el coche en las ciudades. La introducción del Asistente de Aparcamiento Activo 2 propone precisamente eso, maniobras que el Focus 2018 puede realizar de forma automática tanto a la hora de aparcar en plazas de aparcamiento paralelas o perpendiculares.

Este sistema permite al conductor controlar el movimiento del vehículo únicamente situando la caja de cambios en punto muero y manteniendo pulsado un botón de la consola central. El asistente se encargará de hacer el resto después de haber identificado una plaza de aparcamiento adecuada para las dimensiones del propio automóvil, en este caso controlando de forma autónoma la caja de cambios, el acelerador y el freno. Fácil y en apenas un par de movimientos podremos aparcar sin esfuerzo en espacios con un margen de sólo 110 centímetros respecto a la longitud del coche e incluso con pendientes de hasta el 12%.

El Asistente de Aparcamiento Activo se complementa a su vez con el Park-Out Assist de Ford. Además de que podemos contar con una Cámara de Visión Trasera cuyo ángulo es cercano a los 180 grados, especialmente útil para cuando estamos dando marcha atrás en un aparcamiento de plazas paralelas como el de las grandes superficies comerciales, también estar disponible el Sistema de Información de Puntos Ciegos con Alerta de Tráfico Cruzado que avisará al conductor de que puede haber personas o vehículos cruzando por detrás de nuestro vehículo. En caso de que la persona que está tras el volante no pueda responder ante dicha situación, el vehículo podrá pro primera vez frenar de forma automática para evitar o reducir los posibles efectos de una colisión.

Iluminación adaptativa del Ford Focus:

Sin duda se trata de una de las áreas en las que Ford más ha trabajado durante los últimos años. El sistema de iluminación delantera adaptativa de la marca ha llegado al Focus 2018 con el fin de mejorar nuestra visión por la noche gracias a la utilización de una cámara que se encarga de supervisar las marcas de carril que tenemos hasta 65 metros por delante del vehículo. Con ella, el sistema de reconocimiento identifica el tipo de carretera por la que nos encontramos circulando y el tipo de evento que nos podemos encontrar por delante con relativa proximidad.

Todo ello permite detectar cuando nos acercamos por ejemplo a una curva cerrada, a un cruce, un ceda el paso o incluso una rotonda, preajustando los patrones de los faros para asegurarse de que tenemos en todo momento la visibilidad adecuada. A su vez, el nuevo Focus cuenta con el sistema que evita el deslumbramiento a otros conductores que por ejemplo circulan por el carril contrario.

Sistema de detección de baches:

Si afrontar un aparcamiento, o conducir de noche no son ya de por sí algunos de los momentos menos cómodos para muchos conductores, la problemática de los baches se ha convertido en todo un suplicio cuando llega el momento de afrontar un viaje. No sólo la carretera se deteriora y nosotros padecemos un sobresalto en forma de ‘bote’ inesperado, también la parte mecánica de nuestro vehículo, y en especial amortiguadores, neumáticos y dirección, padecen ese impacto, viendo además limitada su vida útil.

En el caso del Ford Focus se ha decidido integrar una nueva tecnología de detección de baches de la marca, la cual ha sido probada en el campo de test que la marca tiene en Bélgica. Gracias al mismo, el sistema es consciente de la presencia de un bache cuando la rueda cae en la primera fase y reajusta la suspensión en una fracción de segundo para que esta no se hunda tanto y no golpee de forma tan violenta la parte interior del bache en la salida. Esto sucede de forma incluso más eficiente en el eje trasero, el cual recibe el preaviso de la parte delantera de que se ha superado un defecto de dichas características en la carretera y por tanto se puede actuar con más tiempo de reacción.

FordPass y FordPass Connect:

El nuevo Ford Focus cuenta también con la aplicación Ford Pass. Por medio de la aplicación es posible tener control en remoto del vehículo (bloquear, desbloquear, encender), también conocer el estado del vehículo (presión de neumáticos, ubicación del vehículo, nivel de gasolina, kilometraje) y recibir alertas técnicas.

Adicionalmente, gracias al Modem FordPass Connect, podrá tener Wifi, e-call gratuito y servicio de Live Traffic con actualización cada 30 segundos, en un nuevo ejercicio de conectividad y seguridad adicional.

Un apoyo digital en forma de HUD de los cazas:

Tecnología propia de los aviones de combate para nuestro vehículo. El nuevo Focus estrena esta tecnología de Ford en Europa, permitiendo que los conductores no tengan que apartar su mirada de la carretera para ver datos como la velocidad o las instrucciones del navegador. Este sistema es especialmente útil en horas claves en las que el sol se encuentra muy bajo y puede deslumbrarnos al desviar nuestra mirada para consultar el cuadro de mandos y volver a centrarnos en la conducción.

Hasta ahora, este tipo de visores flotantes había supuesto un gran problema para los conductores que utilizan gafas de sol polarizadas, las cuales bloquean destellos y por tanto muchas veces la información resultara imperceptible. Con un sistema que emite ondas de luz perpendicularmente a la carretera en lugar que los convencionales que vibran de forma paralela, se consigue que la imagen sea clara y que esa luz polarizada llegue a los ojos.

Por si todo esto fuera poco, los ingenieros de Ford se han asegurado de que el Ford Focus 2018 pueda brillar en las pruebas de seguridad del Euro NCAP. Empezando porque la nueva plataforma C2 que estrena este modelo cuenta ya de por sí con la capacidad de soportar un 40% mayor de carga de choque delantero, algo que, sumado a elementos como el Asistente de Maniobra Evasiva, el Control de Crucero Adaptativo equipado con Stop&Go y con el asistente de Centrado de Carril que ayudará sin duda en los viajes más largos a mantenernos entre las marcas viales.

El Frenado Postcolisión es otra de las tecnologías de nuevo cuño introducidas, algo que se espera que posibilite la reducción de lesiones de los ocupantes o de las opciones de que se produzcan otras colisiones al aplicar una moderada presión en el freno después de detectar la primera colisión. ¿Puro Marketing? El Ford Focus 2018 se ha ganado por derecho propio el ser uno de los modelos de su segmento más seguros gracias a sus novedades en materia de tecnología.