· por Iván Fernández

Durante el último año, Ford ha tenido a bien sacar su lado más cinéfilo aprovechando el lanzamiento de la versión Bullitt de su Ford Mustang y rememorando la que ha sido una de las persecuciones de automóviles más famosas de la historia del séptimo arte, la de Steve McQueen en Bullitt a los mandos del Mustang GT Fastback de 1968 y quizás fue ese uno de los principales motivos para que la firma del ovalo decidiera además mostrarnos durante el año pasado lo que ocurre detrás de las escenas.

Y es que, qué loco por los coches no ha soñado en alguna ocasión en emular a James Bond, a Ethan Hunt en “Misión Imposible”, Nicolas Cage y su unicornio, el icónico Ford Mustang GT500 de 1967 apodado como Eleanor que tuvo un papel estelar en “60 segundos” o incluso a Robert de Niro y su espectacular persecución por las calles de París en el título noventero “Ronin”. Todas estas películas tienen precisamente como elemento común el habernos dejado algunas de las que han sido las escenas de acción sobre cuatro ruedas más famosas que se han visto en la gran pantalla.

La complejidad de estas escenas, la peligrosidad y la necesidad de que todo tenga unas grandes dosis de realismo hace que los directores de las películas opten precisamente con pilotos profesionales para este tipo de escenas, muchos de ellos competidores como son los ejemplos de Mark Higgins, Tanner Foust o Rhys Millen. Todos ellos son nombres de pilotos de rallyes o rallycross y además han participado en películas como “Need for Speed” o la saga del agente británico más famoso del planeta.

Ford quiere que todos aquellos que estén dispuestos a aceptar el reto puedan vivir lo que siente en una jornada de rodaje uno de estos pilotos, aunque obviamente alejados de la presión que supone este tipo de escenas y con el único objetivo de divertirse al volante de los vehículos más deportivos de la gama Ford. La primera edición del evento “Go Faster” de Ford no sólo permitió a todos los participantes ponerse en la piel de un especialista de cine, sino que además pudieron aprovechar para aprender maniobras como el derrape con el freno de mano, realizar giros de 180° circulando marcha atrás o a aprovechar la configuración electrónica del Ford Focus RS para iniciarse en el espectacular mundo del drifting.

Este año Ford vuelve a celebrar esta iniciativa que el año pasado recorrió Europa y que también tuvo un exitoso paso por España, concretamente por el complejo de los Cines Kinépolis de Madrid. En esta ocasión se celebrará en un nuevo emplazamiento, Barcelona, desde el 19 al 28 de octubre (ambos inclusive), aprovechando las instalaciones del Aeropuerto del Prat del Llobregat. Como principal novedad además de la presencia del Ford Mustang y del Ford Focus RS, los participantes podrán disfrutar esta edición del siempre enormemente divertido y ágil Ford Fiesta ST.

Nos queda por saber cuál será el guion que este año han ideado desde Ford para “Go Faster”. En 2017, los participantes se ponían en la piel durante cuatro horas de un personaje ficticio conocido como “Wheels”, cuyo jefe de la banda, Carston, ha salido de la cárcel para ayudarnos a dar un gran golpe en el Casino. En tus manos estaba toda la operación y que todo el equipo del asalto pudiera salir con vida y ricos del atraco. El menú sin duda era muy completo, combinando el rodaje de escenas de acción con una pequeña prueba de cronometraje al volante del Ford Mustang y terminando con sus particulares rodajes en un microestudio improvisado en el que tenías que dar tu mejor versión como actor. El broche final llegaba a nuestras manos en forma de nuestro propio cortometraje en el que los protagonistas no eran otros que nosotros mismos y nuestra capacidad de hacer lo más creíble posible nuestra fuga.

Los requisitos de nuevo para tomar parte activa de esta gran experiencia será precisamente el de abonar entre 45 y 65 euros por la entrada, ser mayor de edad y contar con el permiso de conducción en regla para turismos. Las plazas son limitadas y es por ello que desde Ford ya advierte a todos aquellos que no quieran perder la oportunidad de vivir una jornada increíble al volante de sus modelos que reserven sus respectivas plazas para contar a nuestros nietos: “el día en que fui actor de cine para escenas peligrosas”. Además, tendrás pruebas para demostrarlo. Preparad vuestras mejores caras de tipos duros, una canción que tararear mientras conducís y… Cámaras, luces, ¡Gas!

¡Compra tus entradas en este enlace!