· por Daniel Valdivielso @valdi92

El mercado SUV está cada vez más poblado, pero entre la variada oferta es posible encontrar el que sin duda es uno de los referentes: el Volvo XC90, uno de los creadores de la clase de vehículo más deseada del momento, que en su segunda generación ofrece un auténtico compendio de tecnología e innovación para destacar por encima del resto.

El Volvo XC90 apuesta por la calidad, por el diseño, pero también por una batería de soluciones técnicas que hacen que cada trayecto, por corto y rutinario que sea, se convierta en toda una experiencia para los sentidos, manteniendo siempre la tranquilidad y la serenidad que caracterizan la experiencia de conducción de Volvo.

Un interior para toda la familia

El interior del Volvo XC90 está construido pensando en cada detalle: al fin y al cabo, es en el habitáculo donde pasamos la inmensa mayoría del tiempo. Por eso Volvo ha diseñado un espacio agradable, donde todo ha sido cuidadosamente desarrollado para resultar equilibrado y atractivo tanto a la vista como al tacto.

Las líneas suaves y fluidas del salpicadero combinan a la perfección con los asientos, esculpidos al milímetro para asegurar un agarre, seguridad y comodidad de primer nivel. Como no podía ser de otra manera, los tapizados y revestimientos son de primera calidad, asegurando un confort óptimo en cualquiera de las 7 plazas de las que dispone el más grande de los SUV de Volvo.

Circular con el Volvo XC90 es siempre un evento remarcable: su avanzado equipo de sonido de Bowers & Wilkins ha sido desarrollado de forma paralela al vehículo, garantizando así unas especificaciones verdaderamente únicas: un equipo de sonido de 19 altavoces entre los que es posible encontrar un innovador subwoofer que toma aire del exterior del coche para generar graves ricos y profundos. Además, gracias a sus tres modos acústicos diferentes –incluido el Gothenburg Concert Hall– es posible adaptar el sonido al estilo de música y al estado de ánimo de cada momento.

Tecnología de altura para cada momento

El Volvo XC90 hace de la tecnología uno de sus pilares fundamentales: Volvo ha trabajado muy duro sin dejar nada al azar para conseguir una conducción relajada, segura y accesible. Desde su sistema de infoentretenimiento, comandado a través de una pantalla táctil de alta definición de 9 pulgadas tan sensible que puede incluso accionarse con guantes hasta su sistema de climatización con CleanZone, una innovación que gracias a un multi-filtro de última tecnología es capaz de eliminar casi el 100% de agentes agresivos que provocan enfermedades respiratorias como asma o alergia.

El sistema de asistencia al aparcamiento hace que las maniobras se conviertan en un juego de niños: una completa batería de sensores ultrasónicos repartidos por el perímetro de la carrocería que trabajan junto a varias cámaras hacen que las maniobras no supongan ningún esfuerzo para el conductor, por difíciles que parezcan.

Para aquellos que busquen la máxima excelencia el Volvo XC90 puede equiparse con el sistema Park Assist Pilot, capaz de medir los diferentes espacios de aparcamiento para encontrar aquellos en los que el Volvo XC90 puede estacionar con garantías. Al controlar la dirección del vehículo de manera automática, el Volvo XC90 hace que los aparcamientos, por difíciles que parezcan, no sean motivo de preocupación.

Una conducción segura y serena

La tecnología a bordo del Volvo XC90 no se centra únicamente en el confort: la seguridad en el más grande de los SUV de la marca sueca está asegurada gracias a sistemas como City Safety, que gracias a una cámara de alta definición colocada en el parabrisas es capaz de identificar diferentes obstáculos, mitigando o incluso evitando una colisión por alcance a velocidades de hasta 60 km/h.

En carretera el Volvo XC90 ofrece un manejo cómodo y agradable gracias a un completo paquete de sistemas de ayudas a la conducción, con un asistente de mantenimiento de carril que, en combinación con el sistema Pilot Assist de conducción semiautónoma, es capaz de mantener el vehículo en el centro del carril, favoreciendo así una conducción sin sobresaltos.

Otro punto clave de la familia XC90 es su gama de motorizaciones, compuesta por motores diésel, gasolina, híbridos enchufables y semihíbridos. Son éstos últimos una de las opciones más interesantes para aquellos que busquen un buen compromiso entre prestaciones y consumo sin tener que modificar sus hábitos de uso.

El Volvo XC90 ofrece motorizaciones microhíbridas tanto diésel como gasolina, con potencias de 235+14 CV en el caso de la versión B5 diésel y 250+14 CV en el caso de la versión B5 gasolina. Gracias a un inteligente sistema de electrificación ligera, los Volvo XC90 mild-hybrid son capaces de ofrecer un consumo de carburante muy contenido manteniendo, además, unas prestaciones de primer orden y la calificación ECO por parte de la DGT.

El extra de seguridad en la carretera se completa con la tracción integral, disponible en el Volvo XC90 para mejorar la motricidad en todo momento. Con un diseño especialmente pensado para la seguridad sin sacrificar la eficiencia, la tracción integral se combina con un sistema de suspensión neumática capaz de ofrecer un compromiso perfecto entre comodidad y dinamismo, haciendo el Volvo XC90 el vehículo total para cualquier situación.