El primer coche de calle con chasis de fibra de carbono no fue un Ferrari o un McLaren: fue el Bugatti EB110. Foto 8 de 9.