¿Consume aceite mi coche diésel? Cómo detectar averías y prevenir más problemas

David Clavero  |  @ClaveroD  | 

Un coche que consume aceite no es un buen síntoma de salud sobre nuestra mecánica, siempre y cuando hablemos de consumos excesivos. Este tipo de problemas suelen ser el preludio de complejas y costosas averías, por lo que conviene saber cómo vigilar el consumo de aceite lubricante de nuestro coche diésel para prevenir sustos y evitar problemas mayores. Además nunca está de más aplicar trucos que ayudan a cuidar nuestra mecánica diésel para alargar su vida útil y no generar problemas en nuestra cuenta corriente.

Smoke And Exhaust

Vigila el humo que sale por el escape

El humo que expulsa el escape de tu coche es un sistema muy sencillo de reconocer posibles averías en tu motor diésel, y una de ellas es el consumo de aceite por culpa de una fuga interna o degradación de algún elemento que permite que el aceite alcance las cámaras de combustión y sea quemado. No hay margen a dudas, si el humo de tu coche diésel posee un tono azulado tu motor está quemando aceite.

Las causas más probables de esta situación son una avería en el turbocompresor, en sus rodamientos, que permite el paso del aceite lubricante hacia los conductos de admisión. Otra de las averías frecuentes que motivan el traspaso de aceite a las cámaras de combustión es la rotura de los segmentos de los pistones o las guías de válvulas, elementos cuya misión es precísamente impedir el paso del lubricante a las cámaras pero que con los kilómetros, defectos de fabricación o un mal uso pueden romperse. Es importante vigilar este tipo de averías porque su tendencia es a empeorar de forma rápida, algo que podría llevar a averías fatales o peligrosas situaciones como la retroalimentación.

Taller Aceite Lubricante Motor 0519 01

Controla el nivel de aceite de tu motor diésel

Parece una obviedad, sin embargo no es una práctica común entre los conductores. Vigilar el nivel de aceite es en la mayoría de casos una tarea sencilla que solo requiere de unos minutos aplicando un proceso muy sencillo si es que nuestro motor instala una varilla de medición del aceite. Este proceso debe realizarse siempre con el motor frío y el coche aparcado en una superficie llana, sin pendiente, extrayendo la varilla de medición, limpiándola para eliminar depósitos, reintroduciéndola al máximo y extrayéndola para ahora realizar una verificación del nivel. La lectura de ideal del nivel aceite es que éste se ubique en la posición máxima sin sobrepasarla. Si la lectura es inferior a esta marca de máximo no es un problema, se recomienda rellenar con aceite de las mismas características y listo, pero si la lectura está por debajo de la marca inferior sí que tenemos un problema.

Nivel Aceite Coche

Algunos coches modernos instalan sistemas de medición electrónica del nivel de aceite, sistemas aún más sencillos y limpios. Sabiendo cómo medir el nivel de aceite lubricante, lo recomendable es comprobar el nivel de aceite una vez al mes como mínimo, sin embargo si hacemos un uso intensivo del vehículo y tenemos sospechas de posible consumo elevado podemos realizar comprobaciones periódicas cada pocos días para verificar si el nivel baja sin explicación aparente. Todos los fabricantes de motores diésel adivierten de un consumo de aceite tolerable en sus motores, cantidades que varían de un motor a otro, pero por regla general un consumo de 1 o 1,5 litros cada 10.000 kilómetros entra dentro de la normalidad.

Taller Aceite Lubricante Motor 0519 02

Fugas: sigue la pista y encontrarás la avería

Si descubrimos que el aceite de nuestro coche desaparece, otro punto importante que debemos intentar investigar son las fugas. Saber detectar a tiempo las típicas pérdidas de aceite bajo el coche pueden salvarnos de más de un dolor de cabeza. Las fugas externas son comunes, especialmente en coches de elevado tiempo y/o kilometraje en donde la estanqueidad no es tan buena como el primer día. Retenes, manguitos, cogidas, sellos, racores, etc. son puntos donde pueden darse fugas, aunque eso sí, obliga a realizar una inspección a fondo del propulsor. Si observamos zonas externas donde se acumula el aceite estaremos muy cerca del fallo. Según la zona donde se de esta fuga debemos preocuparnos más o menos, pero siempre es conveniente neutralizar cualquier fuga hacia el exterior para evitar que vaya a más o afecte a otro elemento externo como el motor de arranque, el alternador o las correas.

Pero también pueden existir fugas de aceite lubricante internas, es decir, hacia otros circuitos como el de refrigeración. Este tipo de fugas no suponen graves problemas, pero sí que complican la función de refrigeración ya que una parte del aceite pasa al circuito. La avería se produce cuando los enfriadores de aceite refrigerados por el mismo "agua" del motor se deterioran y con ello permiten el paso de aceite hacía el circuito de refrigeración. Este trasvase altera las propiedades del líquido refrigerante, provocando además la presencia de lodos en todo el circuito, lo que a largo plazo supone hablar de gran presencia de residuos, obstáculos en la circulación del refrigerante y pérdida de rendimiento en tanto a la capacidad para disipar calor.

Lee a continuación: Por qué no deberías anular la EGR de tu coche diésel

Ver todos los comentarios 1
  • Juan urizar

    Hola te puedo hacer una corrección los ejes del turbo no van montados en rodamiento ojo con eso en las publicaciones