CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

6 MIN

Consejos para conducir en las carreteras más peligrosas

Óscar García | 11 Oct 2021
20210719195532 Img 5800
20210719195532 Img 5800

En éste artículo intentaré compartir algunos consejos de conducción en situaciones difíciles. Estoy seguro de que algunos te servirán y en alguno de tus viajes o situaciones, te acordarás de mí. ¿Te gusta conducir? seguro que sí. Pero seguro que alguna vez has sentido, que corres más peligro del que deberías.

Te preguntarás ¿Y por qué voy a ir por alguna de las carreteras más peligrosas del mundo?. Bueno, porque eres un aventurero, porque has decidido no coger un peaje, tu destino pasa por ahí, unas vacaciones en un pueblo perdido...

Consejos para conducir de noche:

Lo primero, si vas a conducir de noche revisa tus faros, lleva algunos fusibles, que no ocupan nada y te pueden sacar de un apuro. ¿Cómo revisar tus luces? primero que no estén fundidas, limpia bien los faros y los cristales, sobre todo el delantero. Te parecerá una tontería pero en noches más oscuras que el culo de un grillo agradecerás que tu coche, de luz lo máximo que pueda a tu camino, sobre todo si ya vas con unos cuantos kilómetros encima.

Otro de los consejos, cuando es de noche y la carretera se pone divertida, es poner el navegador. Respecto al navegador, mil veces mejor que no use cobertura móvil, se ha puesto de moda llevar el navegador del móvil, que tiene unos mapas muy buenos (todo hay que decirlo). Pero como seas algo aventurero y salgas de la autopista podrías perder cobertura, el mapa y podrías estar dando vueltas por los Alpes varias horas hasta volver a tu camino. Poner el navegador por la noche, sobre todo si hay muchas curvas, es bueno porque te hace de copiloto, puedes ir viendo si la curva va a derechas, a izquierdas, es cerrada o abierta.

Si estás en medio de una carretera de montaña por la noche, cansado, con poca luz intenta ir rápido. Si, parece contradictorio, pero tu misión será coger a algún otro vehículo que te abra paso. Es mucho más fácil conducir de noche detrás de otro vehículo que sin nadie delante. Si lo tienes detrás, lo tienes fácil. Sobre todo si se acerca demasiado, quedarás como un caballero al volante y además te servirá para ir más seguro. Das paso al vehículo que esté detrás y te pegas, si no es inmensamente más veloz que tu a el como una lapa. Quizá se pique, pensando que podrías haber ido más deprisa cuando estabas delante, pero es que realmente no podías, necesitabas un guía.

Si vas por una carretera super estrecha de dos sentidos

Si eres un conductor de autopistas, quizá nunca te las encuentres. Pero por si acaso, hay carreteras, sobre todo de montaña, que son casi transitables por un solo coche hasta que te das cuenta, que también vienen de frente. En estos casos, te aconsejo trazar las curvas por fuera, siempre y cuando, no tengas un precipicio, por si hay una colisión y te manda al foso. También acostumbro a poner las luces, aunque sea de día, por si pasas por una zona muy arbolada, algo hará para que te vean. Además es bueno ir en marchas un poco más cortas de lo que deberías. De este modo, tu coche hará más ruido y será más fácil de advertir su presencia.

Aquí se aplica también lo de la noche, si hay un coche detrás que se cree Loeb, metete en alguna zona como si fueras a miccionar y vas tras él a una distancia prudente. Que te abra camino y te aseguro que notarás gracias a él, si viene un coche de frente. También recomiendo bajar la música y abrir la ventana para escuchar si viene un coche de frente.

Conducir con lluvia extrema

Para mí es la situación complicada, la menos deseable y en la que menos disfruto. A veces me he encontrado con tanta lluvia que los limpiaparabrisas no eran capaces de evacuar. Con lluvia torrencial, no ves, se empaña el coche, no te ven y el asfalto patina más. Si encima es de noche, se vuelve muy complicado.

En esta situación, de tan poca visibilidad, lo idóneo es parar hasta que el temporal se calme. Si no hay oportunidad, fíjate en alguna linea de la calzada que se vea bien, verás que están menos pintadas de lo que querrías, pero fijarte en la linea del arcén derecho es primordial para no salirte de la calzada y mantenerte en tu carril para evitar colisionar frontalmente. Hay líquidos que se ponen en la luna del coche y evacuan mejor el agua.

Otro consejo es que vayas todo lo despacio que necesites, en lluvia habrá pilotos que se crean wild cards sedientos de dar la campanada y lograr la victoria. Pero en tu situación, la victoria es salir ileso. También es bueno tener una referencia delante, aunque no pierdas tu linea derecha de la carretera. Si lo ves muy difícil, para, esas lluvias tan fuertes suelen durar unos minutos y no merece la pena jugársela.

Si has bebido un poco más de la cuenta.

Este quizá es el consejo más importante. Siéntate en el coche, ajusta bien los retrovisores, tu asiento, siéntete cómodo. Si hace mucho frio, abre un poco la ventana y deja que el interior se caliente. Pon en la radio la emisora que te guste y duérmete. Lo mejor que puedes hacer es dormir la mona. Sin duda.

Recuerdo que después de ver un concierto, estaba un poco tocado y me quedé frito con el coche encendido. A las 6 horas una policía llamó a la ventana. Hola disculpe, nos han llamado unos vecinos que lleva toda la noche aquí con el coche encendido (estaba cerca de Embajadores en Madrid). Si Agente, ayer bebí más de la cuenta y no llegaba a casa conduciendo. Pues ha hecho usted bien. Me desperté perfecto y a casa. Recuerda, si estás indispuesto, duerme.

Conducir con cansancio extremo

Cada uno, tiene su tolerancia a estar despierto. Yo he llegado a conducir 48 horas casi seguidas, parando para repostar y poco más. Lo primero, si no tienes un fin extremo: una urgencia, para y echa una cabezada. Hazlo en alguna gasolinera, junto a transportistas, intenta no hacerlo nunca solo en mitad de la nada. Si es al lado de una cafetería para tomarte un café nada más levantarte, mejor.

Si estás obligado a conducir hasta límites insospechados atiende. No comas nada, cuanto más ligero tengas el estomago mejor, mantente hidratado. Lleva agua, de vez en cuando mojate la frente, el cuello y los ojos. Cuando estoy muy cansado, intento evitar autovías que son tan aburridas, que hacen que te duermas más aún. Mantener la tensión en una curva, pasando por un pueblo etc, hará que te duermas más difícil. Haz pequeños descansos, a veces si vas cansado, con parar dos minutos, podrás recorrer otros 40 o 50. Pero sobre todo, si ves que te duermes durante algunos metros para y descansa porque seguramente no llegarás a tu destino. Yo he llegado a parar a 20 km de mi casa, después de 1400 en coche clásico, porque me quedaba dormido.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS