Este desigual crash-test entre un Audi Q7 y un Citroën C3 revela no pocos “secretos” (+vídeo). Foto 1 de 2.