CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

8 MIN

El combate del año: kart EKR 270 contra SEAT 600... ¡en circuito!

Óscar García | 13 Sept 2021
Seat 600 Vs Kart
Seat 600 Vs Kart

Casi siempre las comparativas tienen motivos funcionales, los púgiles de la comparativa suelen ser del mismo calibre, del mismo peso, con la misma tracción, tienen un fin, sirven para salir de una duda trascendental. Esta comparativa, es muy diferente. Enfrentamos un SEAT 600 D con un Kart EKR de 270 cc, uno de los típicos kart que sirven para alquilar y echar unas vueltas “picados” con los colegas. ¿Quién ganará? Cuidado, el resultado será sorprendente.

El Ring, el circuito de Karting de Quintanar del Rey

Para que el Seat 600 tuviera posibilidades, teníamos que buscar un circuito revirado y su aceleración no fuese demasiado penalizada. El circuito es el de mi amigo Dani Henares, un tipo que se forjó a base de ser uno de los mejores monitores de pilotaje en moto de circuito y que hace unos años, regenta un circuito de Karting y Minimotos en Quintanar del Rey junto a su pareja. El circuito es muy divertido, en el circuito de Quintanar del Rey puedes alquilar karts y echar un campeonato con tus amigos, puedes ir con tu supermotard o minimoto, con tu kart y tirarte allí todo el día rodando. Además, se come bien. Después de la prueba nos comimos un chuletón rico rico.

8
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Desde aquí gracias a todo el equipo del circuito de Karting de Quintanar del Rey. Después de la prueba, nos echamos unas vueltas con los karts, volvimos a casa super tarde. La sorpresa es que el SEAT 600 se desenvolvió de maravilla, para ser lo que es. Dimos unas vueltas de calentamiento tanto con el SEAT 600, como con el Kart. Hasta que posteriormente llegó la vuelta cronometrada.

Los púgiles: SEAT 600 Vs EKR SR3

El kart que se atrevió a plantar cara al SEAT 600 es de la marca española EKR modelo SR3 y tiene 270 cc. Tiene unos 9 CV y lo primordial es la seguridad, diversión e igualdad entre otros competidores. Estos Kart tiene un control remoto, que podría limitar revoluciones si algún piloto se pasa de vueltas. No he podido encontrar el peso, pero evidentemente es mucho menos pesado que su contrincante y con una mayor estabilidad en paso por curva.

El SEAT 600 D, cuenta con unos 25 CV, pero al saber cuantos tiene después de estar despierto desde el año 1964. Motor de cuatro cilindros y 600 kilos en vacío, 4 marchas y muy simpático. A los 600 se les podía preparar, pero este está original. Por un lado, tenía el paso por curva del kart, pero el Seat 600 era muy ágil y en la recta tenía más velocidad punta. A priori, el kart tenía mucha ventaja, estaba hecho para circuitos como el de Quintanar del Rey, pero veremos.

Entrenos, la cosa prometía

Para hacer la vuelta más fina posible hice entrenos y vuelta cronometrada primero con el Seat 600 y después con el Kart. Juraría que, en alguna vuelta de entrenos, sobre todo con el 600, hice mejor tiempo que la vuelta que cronometré. Para hacer una vuelta rápida en el circuito de Quintanar del Rey todo empieza en la curva 11, toda esa zona hasta la recta principal (donde pone Pit Lane) se hace a fondo y pude hacerlo a fondo tanto con el kart como con el SEAT 600. El tema es que con el SEAT 600 perdía mucha tracción. En varias curvas la rueda delantera o la delantera y trasera se elevaban unos centímetros del suelo.

Después las curvas 1 y 2 también se puede hacer a fondo hasta la 3, que es una curva cerrada pero tienes que abordarla con velocidad para subir desde la 4 a la 7 a fondo. Tenía la sensación de que el SEAT 600 se defendía en toda esta parte, pero las chicane que venían ahora le costaba. La 7 la 8 y sobre todo la 10, eran curvas cerradas y el SEAT 600 culeaba, subviraba y se ponía sobre dos ruedas. El Kart mucho más ágil, hacía las curvas mejor y podías atacar mejor el piano.

La hora de la verdad

Empezaría con el SEAT 600 que me sorprendió, se comportó como un jabato, un coche de tantos años y tan poco apropiado para un circuito así. Incluso hubo en una curva en la que se levantaron las dos ruedas a la vez. Le busqué el límite, en ese instante mientras chirrían esas ruedas tan finas de 13 pulgadas pensé, oye me lo estoy pasando muy bien. En la otra zona del cerebro también me preocupaba por su mecánica, cogió curvas como nunca lo había hecho.

Los tiempos, os los daré enseguida, esperad no seais impacientes. Como referencia con un kart de dos tiempos de competición he llegado ha hacer en ese circuito 48 segundos, en un DD2 con motor Rotax 125. Creo que el récord de la pista está en 46 altos/47 bajos. Estos kart no tienen nada que ver con el de alquiler.

Empiezo la vuelta lanzada con el 600, enseguida me doy cuenta que el embrague está algo fatigado, seguramente que en alguna vuelta de entrenos rebajé algún segundo. Antes de que me lo digáis que ya os voy conociendo, si, con el 600 es obligatorio a veces cruzar los brazos. No tiene una dirección directa, muchas vueltas al volante y el volante es mucho más grande de diámetro que el volante de un kart por ejemplo.

En la primera parte no salgo rápido de la curva antes de meta, la vedad es estaba preocupado por el 600, os recuerdo además que no fue al circuito en motorhome. Salimos de Madrid y recorrió para llegar casi 300 km. La parte central del circuito la trazo bien, sigo en segunda para no jugar mucho con el cambio, de lo contrario (valga la redundancia) me jugaría volver a Madrid en grúa. La ultima parte del circuito antes de entrar a meta no se traza mal, no hay perdidas de tracción, si hubiera estirado la marcha habría ganado unas decimas. Tiempo final del Seat 600: 1:05

Le llega el turno al kart. Estos kart de alquiler son la prueba inequívoca de que la potencia, no es realmente importante, para pasártelo bien. La verdad es que el kart es más fácil de llevar por el revirado circuito de Quintanar, aunque los errores son más fatales, le cuesta más coger velocidad que al 600 después de colarte en una curva y tener que frenar. Aún así, sin arriesgar muchísimo, hizo un tiempo de 59 segundos. 6 segundos más rápido que el SEAT 600.

Conclusiones ¿Menos es más?

El tiempo del SEAT 600 es el tiempo que suelen hacer los menos avezados a los mandos del kart de alquiler. Aún así me sorprendió, se quedó a menos tiempo de lo que pensaba. Pude raspar algunas décimas más en ambos contrincantes. El SEAT 600 derrapando y subvirando fue la sensación durante un rato en el circuito. La moraleja que saco, es que no hace falta demasiado para pasárselo bien al volante.

El rato que estuve haciendo la comparativa, me lo pasé divinamente. Sorprendentemente mejor en el 600 que en el kart ¿por qué? porque era más imperfecto. Llamamé lo que quieras, he estado con Porsches y otros coches potentes en circuito y me lo pasé mejor intentando hacer ir rápido al 600. ¿Por qué? porque con coches tan perfectos, que van sobre railes, buscarles cosquillas es complicado. La diversión (que la tiene y mucho), radica en ser preciso y técnico para ser muy rápido. Con el 600, era una lucha constante con el volante, se buscaba hacer un tiempo digno si ir a buscar alguna pieza a la curva del fondo.

Ninguno de los que leemos el artículo (incluido el que lo escribe), va a ser ya campeón del mundo de nada. Sin embargo queremos coches perfectos. "El Focus RS tiene mejor paso por curva"... "no, el Mégane tiene mejor aceleración". Creo, que para todo hay un coche, pero no tienes que gastarte mucho dinero. Con un Citroën AX, en este circuito, hubiese flipado.

Soy fan de los coches imperfectos, aquellos en los que teniendo su carácter y personalidad, tengo que ser yo quien se adapte a él. El segundo por vuelta no vale nada, las sensaciones lo son todo y para recibir sensaciones tienes coches desde muy poco dinero. Me lo pasé tan bien con el SEAT 600, que el reto kart vs clásico no acaba aquí. Estoy seguro que con un Mini 1300 le ganaría. Pero, subiendo un poco más la apuesta, quizá el próximo día enfrentemos al kart con un Citroën Dyane 6, ese prometo que no despegará sus ruedas del suelo, ya veréis que inclinadas. Se admiten apuestas. ¿Quién crees que ganaría?