CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

9 MIN

¿Merece la pena tener el coche o moto de tus sueños en una gran ciudad?

Óscar García | 26 Sept 2021
Lambo Ciudad
Lambo Ciudad

Si estás aquí es que te gustan los coches y las motos, puede que estés porque simplemente quieres estar bien informado de las novedades del motor, pero casi seguro que por tus venas corre, además de la sangre del común de los mortales, un poco de gasolina. A ser posible de 98 porque eres de los que piensa que es mejor para el motor, lo cuidará más, correrá más. Al final la vida nos va guiando en nuestras decisiones, hay veces que podemos, hay veces que no podemos realizar nuestros sueños. El año que viene lo hago, al año siguiente, este seguro que lo hago, al año siguiente, este año no falla. Amigo/a, dejate llevar, cumple tu sueño, compra esa moto o ese coche de tus sueños y para que no te arrepientas después, te cuento los problemas que vas a tener si vives en una gran ciudad.

Supongamos que vas al concesionario y pierdes la cavalidad. Justo vas a firmar para comprar un Dacia Dokker cuando pasa el coche o moto de tus sueños, de tus sueños reales: vamos a poner por ejemplo, sin volvernos locos con el sueño un Seat Leon Cupra o una BMW GS 1200. Dos vehículos especiales, pero versátiles y utilizables. Te ves con la Dacia entre semana, ¿pero y el resto del tiempo qué?- Llegas a la conclusión de que al final, todo nuestro plan de vida gira gravitacionalmente en torno a un trabajo. Planeamos sobre aquello que nos quita más tiempo, pero ese tiempo a la mayoría nos aburre. Revelate, en el camino de la felicidad caben algunas cosas materiales.

Ya tienes tu Seat Leon Cupra o tu BMW GS 1200 o quizá ambos, porque ya que estás cumpliendo tus deseos has decidido no quedarte a medias. Vamos a suponer que no vives en una casa a las afueras de la ciudad, con piscina, cuatro baños, tres habitaciones, garaje, vamos a evitar pensar que vives en una urbanización tan exclusiva que cuando llegas de trabajar parece que ha caído una bomba de esas que acaba con la vida, pero mantiene intactas las estructuras inertes. No, vives en la Calle Mayor de Madrid, casi en el Kilómetro cero de España. ¿Qué problemas vas a tener a la hora de cumplir tu sueño del motor?

¿Dejarlo en la calle? Ni de coña.

Aquella sufrida Dacia Dokker que estuviste apunto de firmar, te aseguro que en algunos pasajes de este relato, la echarás de menos. Para empezar te hubiera dolido menos dejarla alguna noche en la calle, absolutamente nadie se fija en una Dacia a no ser que se dedique a vender melones. Eso amigo/a es una virtud también. Pero hablamos de cumplir sueños y no te compras un Cupra o una GS 1200 para pasar inadvertido.

¿Dejarías el coche o moto de tus sueños aparcado en la Calle Mayor? Seguramente no.

En el centro de Madrid, como residente, tienes derecho a aparcar en la zona verde por menos de 50 euros al año. ¿Qué apetitoso verdad? Bien, que tengas derecho a aparcar, no hace que tengas derecho a tener un hueco para hacerlo. Hay horas clave en la que sabes que algún hueco vas a encontrar para poder aparcar, intentas llegar esas horas, al final tu vida puede girar en torno a planificarte para poder aparcar cerca de casa. Sin embargo, hay otras horas o días en las que es imposible que aparques. Sobre todo los fines de semana. El centro de una gran ciudad mola, mola entre semana. El mejor plan del finde para mí, es irse.

Con la moto, aparcar es algo más sencilo a priori. Tienes una GS 1200 con motor boxer, ¿en qué acera la dejarás y que no parezca que es una muralla inexpugnable para los peatones? Por otro lado hay lugares habilitados para motos, error, no la aparques ahí. Todas las zonas habilitadas para aparcar motos tienen un horario y unos días en los que compartes con los coches la zona en particular. Te puedo asegurar que he visto verdaderas burradas, motos tiradas, motos golpeadas, motos movidas para que quepa el coche de ese conductor, que al verle aparcar, no te puedes explicar que tenga el carnet.

Suponiendo que aparques el coche o moto de tus sueños, será golpeado, arañado, ensuciado por los servicios de limpieza que con la presión del agua lo mojarán con agua llena de cal. Querrás tener tu vehículo limpio, te aseguro que en la calle será imposible. Eso que no aparques cerca de San Guinés, la famosa churrería del centro de Madrid y te dejen huellas dactilares llenas de chocolate. Además ahora que se ha abierto la veda al ocio nocturno, te recomiendo que te levantes cada vez que grupúsculos campan a las 4 de la mañana cantando el Paquito Chocolatero, puede que a algún iluminado le de por pensar, que tu Leon Cupra le ha insultado y se suba encima de él. O pase algún motero frustrado y te haga un siete en el asiento de tu BMW GS. Te aseguro, que teniendo en la calle el coche o moto de tus sueños, no dormirás bien. Aquí, ya empezarás a acordarte de la Dacia.

Decides buscar una plaza de aparcamiento

Te sientas frente al ordenador. No pienses que vas a tener una plaza de garaje cerca de casa. Buscas la mas cercana a tu portal. 220 euros al mes ¿están locos? como la letra del vehículo que acabas de comprar. Decides seguir buscando, te ciñes en los garajes que cuesten entre 150/180 euros.  Para motos, puedes encontrar plazas por 120 euros, quizá compartidas con otras motos.

Encuentras la plaza que más o menos se ajusta a tu presupuesto y la alquilas. ¿Sabes como son las plazas de garaje en el centro de Madrid? una mierda. Alquilas una plaza y puedes tener varios problemas, sobre todo para coche. La primera es que sea un paso tan estrecho que parezca que estés haciendo una Gymcana, eso que no tenga ascensor. Te pones en un circulo que rueda para encararlo al ascensor, lo bajas a la planta donde esté tu plaza, vuelves a poner el vehículo en el circulo, vuelve a girar, lo encánras hacia el pasillo donde este tu plaza, aparcas con referencias para no golpear las columnas, cierras el coche o pones el bloqueo a la moto y vas a casa. Total, tres cuartos de hora en la operación desde que dejas el vehículo en algún infame garaje de Madrid, hasta que llegas a tu casa andando, porque claro, alquilaste una plaza a 15 minutos de tu portal.

Todo esto, sin contar que tengas la mala fortuna de un vecino que le encante golpearte con la puerta y tu coche o moto se llene cada día de picotazos. Tampoco estarás exento, de que alguien que le guste tu logo de Cupra y tenga un Leon tricilindrico, se lo quite y aguarde pacientemente para ponerlo en su coche cuando tu ya no estés.

La gran broma final

Bueno, has decidido cumplir tu sueño y vivimos en un mundo donde las pasiones pasan factura. Las asumes todas. Te levantas un Domingo a las siete de la mañana, hoy tienes un recorrido precioso por la sierra, con otros colegas, con mas motos o coches. Arrancas tu coche o moto, después de media hora sales del garaje y te vas.

Al tercer Domingo tienes una nota visible en tu vehículo. " Apreciado vecino, su coche (o moto) produce mucho ruido por las mañanas y nos es imposible descansar. Le rogamos que intente hacer menos ruido" .  Después de pasar tu particular Juicio de Job. Decides empujar sin arrancar la moto hasta la salida. Con el coche a duras penas, porque eres un tipo cívico, también, lo empujas casi hasta la salida. Una vez en la calle arrancas y esperas 3 minutos a que coja un poco de temperatura en esas frías mañanas de invierno. Perfecto, te lo vas a pasar genial. Para esto querías conducir tu sueño, llevas mucho tiempo deseando sentir esa sensación. Ves que pasa una persona con su perro, meando en todos los portales que encuentra (el perro), mientras te mira de forma extraña. Buenos días, le dices felíz y deseando disfrutar de la conducción. Con un seco hola te responde el paseador de animales, mientras como si fuera un ultra de Greenpeace te dice, oye tu coche/moto echa mucho humo no lo tengas arrancado contamina mucho. Te lo dice mientras su perro, defeca en la puerta del garaje un excremento que por algún problema estomacal lo hace de una forma especialmente líquida.

Los sueños, sueños son.

Aparcas casi en otro pais, te lo rayaron una vez que lo dejaste en la calle, pierdes 40 minutos en aparcar y llegar a casa, se quejan los vecinos, sientes que eres el causante del cambio climático.. hasta que te llega la carta del impuesto de circulación.

¿Pero qué cojo...? El Ayuntamiento, decide darte la estocada final, eres un mal ciudadano porque has decidido vivir un sueño. El impuesto al tener un vehículo potente y contaminante será desorbitado. Te sentirás estupido, sentirás que la remodelación de Plaza España se hace gracias a tu impuesto de circulación, el numerito que llaman. Entonces decides levantarte y a , sa, bl, r, ring ring, ring ring, ring ring.

No son sueños, son pesadillas.

Te levantas sudando, triste, desconcertado. Desayunas cabizbajo, tienes que hacer una marathon hasta llegar a tu coche. Coges las llaves y , espera, ¿un llavero de Dacia?. Entonces, piensas que ha sido un sueño, un sueño tan real, que esperabas un llavero de BMW o de Cupra. Desconcertado bajas las escaleras y nada más salir del portal, ves una Dacia color azul. ¿Será ese mi coche?. Pulsas el mando y efectivamente, es el tuyo. Arrancas, que silencio, cuanto espacio. Aún tengo medio deposito ¿ Cuando le eché gasolina?. Quitas el vaso de tubo de plástico del capó, pero no le das importancia. Sales a trabajar y un vecino te saluda sonriendo. Te das cuenta que al pensar como sería conducir tu sueño, más que un sueño, es una pesadilla.

Como los gastos de la Dacia son menores tienes garajes en el trabajo y al lado de casa. El Ayuntamiento entiende que eres mejor ciudadano con un Dacia y el impuesto es mucho menor. Y duermes tan bien, en este relato está la prueba, que exploras fases REM desconocidas, no te preocupa tu Dacia. Pasa inadvertida entre la fila de coches aparcados y su robustez está a prueba de "aparcar al toque". La vida es bella, con un Dacia Docker.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS