CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Motos

8 MIN

Ossa 250 Mick Andrews Replica, una de las primeras ready to race

Óscar García | 13 Oct 2021
Ossa Mike Andrews
Ossa Mike Andrews

Ossa, otra marca de motos española mítica. Aunque entre los 50 y 60 tuvieron sus años de más proyección, hoy nos centraremos en la OSSA 250 MAR. Una moto de trial venerada en el mundo entero y aclamada por haber ganado en su día, junto al genial piloto Mick Andrews, los 6 días de trial de Escocia. Hablamos de la década de los 70, OSSA ya tenía un nombre importante sobre todo dentro del mundo del off road. Hoy nos adentramos en su historia.

¿Los hermanos Lumiere tuvieron que ver en la fundación de OSSA? seguramente. OSSA, es un acrónimo de Orpheo Sincronic Sociedad Anónima y antes de fabricar motos, se dedicaba a la fabricación y venta de proyectores cinematográficos. Esa labor que empezó en los años 20 y la afición al cine, hizo el caldo de cultivo para que OSSA fabricara motos. Hoy la frase Ready to Race la atribuimos a KTM, como motos que son directamente preparadas y probadas en competición, para después vender al gran público. Esta Ossa M.A.R llevó a cabo esa filosofía, mucho antes de que las KTM fueran naranjas. 

Un poco de la historia de OSSA

En 1949 Ossa empieza a fabricar motos, empezó con ciclomotores, una 125 que tuvo cierto éxito e incluso más adelante tendría su única cuatro tiempos del catalogo: la preciosa Ossa 175 GT.

Junto a Eduardo Giró el alma mater de Ossa y Santiago Herrero que era un aristócrata genial, se unió la época de los motores desarrollados por Sandro Colombo. El motor 160, tuve hace tiempo una Ossa 160 GT con los colores de Pepsi y me encantaba. Sandro, era una institución en Gilera. De su cabeza nació la Gilera Quattro o la 150 Turismo. Gilera, otra marca mítica, mi padre tuvo una Cobra de trail y me encantaría tener una SP01. Antes de los 60, la moto era el medio de transporte preferido, muchas veces único, de la España de aquel entonces. Pero entonces irrumpió en España, el Seat/Fiat 600 que no solo cambió la sociedad española, cambió el mundo de las dos ruedas. Tened en cuenta que para desplazarse, la automoción en los 60 estaba ganando protagonismo. La moto se dejaba de usar para desplazamientos largos, así que había dos opciones: hacer motos tipo ciclomotor que por su facilidad de uso eran las preferidas en pueblos y ciudades para desplazamientos urbanos o hacer deportivas y motos "capricho".

Eso lo entendió Ossa y en los 60, por la reacción de la automoción y la competencia: Montesa o Bultaco, empezaron a tener una gama "mas sport". Nació en ese contexto motos como la Ossa 230 sport, con 24 cv. En el 67 nació la "Ossita" de 50 cc, que llevaba motor Ducati, que Mototrans usaría para su llamada Ducati Marcelino, una moto de reducido tamaño tipo Honda Monkey.

En esa época de los 60, Ossa se metió también en el mundo del Off Road. Por eso queridos lectores, España tiene tantas motos de campo gloriosas. Las fábricas tuvieron que explorar otros terrenos dado el cambio de tendencia en la movilidad. Mientras el INI daba dinero a Seat para montar coches diseñados por Fiat, marcas de motos míticas y que merecían seguir hoy alimentando el tejido industrial se tenían que reinventar. Hablar de campo, es hablar de Estados Unidos, donde estaba el meollo. Por eso muchas marcas españolas de estos años son conocidas en el mundo entero. Ossa, también exportó motos de campo al otro lado del charco.

De esa aventura americana, nació el proyecto Yankee. En principio un motor que fue encargado a la empresa española por los americanos para la práctica del Enduro. El plan fue un fiasco, Yankee duró tanto como un chupa chups (otro invento español) en la puerta de un colegio. Para no perder dinero invertido en el motor, Ossa lanzó la mítica Ossa Yankee 500 de la que ya hablaremos en otra ocasión.

Los 70, época de la moto de la que hablaremos, Ossa vendía sobre todo a Europa y USA. Fue una época fantástica para la moto todo terreno, la Pioner, la Super Pioner, la mítica Ossa Dessert 250, la Explorer 250. Un poco más adelante, también se metieron en motos de competición en asfalto, teniendo algunos buenos resultados. A poco ganan un mundial. Las marcas españolas tenían en los 80 una economía tocada.

A muchas marcas, incluida Ossa, terminó de rematarlas la entrada al mercado de las marcas japonesas. En los años 80 se pudo hacer mucho más por mantener marcas como Montesa, Bultaco o la propia Ossa, pero eso ya es otro tema. Si algún día nos vemos por la Cruz Verde, lo hablamos con un café. Hace no demasiados años, se intentó levantar la marca Ossa, pero no duró mucho y eso que sus motos, no tenían mala pinta; sobre todo la de trial.

La Ossa 250 Mick Andrews Réplica.

Mick Andrews era un tipo nacido en 1944, inglés. Fue campeón de Europa de trial, y ganador 5 veces de los seis días de trial en Escocia. James, AMC, fueron sus primeras monturas, pero como más se le conoce es por competir con su Ossa 250, moto con la que ganó varios campeonatos y que fue diseñada y desarrollada por él mismo. Ossa y Mick tuvieron 6 años llenos de éxito, así que como no, Ossa lanzó al mercado una réplica de la mítica moto de trial que usaba Mick Andrews. Después se paso a Yamaha, ganando 2 veces los seis días de trial. Después volvió a Ossa con la TR.

Esta Ossa fue la contundente respuesta de la marca a la Bultaco Sherpa y la célebre Montesa Cota. Ambas salieron antes y supusieron un éxito, asi que Ossa aun con retraso, lazó esta moto para entrar en competencia directa con ellas. La Ossa MAR supuso una revolución estética, sus rivales tenían motos monocolor. Esta Ossa además, tenía un asiento muy cómodo teniendo en cuenta que era una moto de trial, donde los asientos en la competencia eran casi simbólicos. Respecto a sus rivales, era más potente y ligera pero se decía que tenía menos bajos, lo que complicaba su práctica off road. Muchas publicaciones, entre ellas internacionales, la consideraban la mejor moto de trial del momento.

Esta moto se hizo casi a escondidas, el piloto viajó a Barcelona para probar un prototipo llamado "Pluma". Firmaron un acuerdo piloto y marca en 1967. Andrews empezó compitiendo con la Pluma 250, que es el germen de esta MAR. Fue la evolución que piloto y marca hicieron tanto decorativa como tecnológica de aquella Pluma, lo que daría como resultado, la moto de la que hoy escribo.

Presentada en 1971, se fabricó entre el año 72 y el 77, hubo cuatro versiones todas ellas con la misma decoración. Esta Ossa 250 tenía motor de dos tiempos refrigerado por aire. Lleva un carburador de 26 IRC, horquilla telescópica y dos amortiguadores traseros gemelos. Las motos de trial se caracterizan, por tener bastante altura al suelo para evitar golpes y pasar por lugares con piedras, el par de las motos de trial, está siempre en bajas revoluciones. La práctica del trial, requiere movimientos explosivos tanto del pilotó como de la moto. Como ya sabéis, el trial es la mejor escuela posible para la moto de campo, sobre todo para el Enduro. Además tienen que ser ligeras, esta Ossa, pesa unos 95 kg, nada mal para la época. Los frenos son de tambor y usaba 21 pulgadas delante y 18 detrás en las ruedas.

Antes el Trial, no era como es el de ahora. Se asemejaba más al Todo Terreno. En buenas manos todo es posible, pero con un chasis de tubo de acero como el de la esta Ossa MAR, no sé hasta que punto aguantarían las exigentes pruebas del trial de hoy. Esta Ossa es una moto excelente hoy día para dar una vuelta, sobre todo por caminos, piedras, alguna trialera. Tras esta Ossa 250 Mick Andrews réplica, se lanzó la Ossa 350 con un motor mejorado, con más bajos, una moto de la que ya hablaremos.

Hoy puedes encontrar algunas MAR en el mercado de segunda mano, entre 2000 y 4000 euros. El problema es encontrar una documentada, esta moto como es lógico, se usaba para el todo terreno. Hay ciertos trucos para saber si son verdaderas, en las restauraciones de motos de trial de la marca, algunas se han apropiado de los colores típicos, blanca y verde, de esta moto. A mi, es una de las motos de trial clásicas que más me gusta, junto a alguna Montesa. Con esta tradición en motos de trial, como no van a salir genios de la disciplina como Colomer, Tarrés, Adam Raga, Toni Bou y un largo etcétera.

6
FOTOS
VER TODASVER TODAS