CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Motos

6 MIN

Pilotos rebeldes de Gran Premio

Óscar García | 14 Ago 2021
Rossi Marquez
Rossi Marquez

Ha dejado al gran circo atónito, Yamaha ha suspendido a Maverick Viñales, que de momento no pilotará este fin de semana su Yamaha y quizá no lo haga en lo que resta de temporada. Han bajado literalmente al piloto español de la Yamaha tras una grave acusación, según la marca de los diapasones, Viñales estaría pilotando de forma deliberada para romper la mecánica y poner en peligro la integridad de la moto, la suya propia y la de otros pilotos.

Todo viene tras el GP de los Paises Bajos en el que Viñales, anunció que no continuaría con Yamaha en 2022, año en el que aun tiene contrato y que, no se si me equivocaré, pero no es muy frecuente romper contratos en motos antes de que acaben. Esto sí pasa habitualmente en otros deportes como el fútbol. Sea como fuere, el piloto no correrá en Austria con la Yamaha, moto que en principio no pilotará otro piloto. Dicen en Yamaha que lo tienen claro, que han revisado la telemetría y que hay pruebas de un funcionamiento irregular del piloto con la moto en el GP de Estria.

Bien. he leído otros artículos en los que hablan que si fondos buitres, que no tiremos piedras al piloto... Bueno, Viñales es un grandísimo piloto que no ha cosechado mejores resultados por su forma de actuar. Tenemos la fea costumbre de dañar aquello que no nos gusta, simplemente con irnos y no volver es suficiente. Yamaha tendrá que probar con certeza esas acusaciones pero, que yo recuerde, la marca japonesa nunca ha llevado a cabo una acción tan grave.

Viñales, es la segunda vez que se ve involucrado en una situación, llamemos elegantemente rara. Estoy seguro que está situación traerá más tinta a la prensa. Sin duda una pena y ya veremos cómo termina.

En el 2012 Viñales en Moto 3, unilateralmente, rescindió su contrato con el equipo. En pleno campeonato no se presentó, siendo un escándalo similar al de Yamaha. Quizá Yamaha, viendo el pasado, ha decidido bajarle de la moto antes de que venga un día y no se presente. Esto sin duda afecta a la trayectoria de un piloto. En mi opinión es de no ser muy inteligente y no de tener dos cojones como ha dicho otro piloto español. Tenerlos bien puestos es montar tu equipo y correr en el si crees que los planetas se alinean para perjudicarte, de lo contrario has de cumplir lo pactado y trabajar en equipo, aunque te creas el Aquiles de las motos. Esto en las motos y en general. Es algo que ya ha pasado dos veces, sin duda no es bueno para él. Pero Viñales no ha sido el unido Bad Boy del Mundial.

Otro de los chicos malos del gran circo de las motos fue Max Biaggi. En esta ocasión Max logró ser campeón del mundo en la categoría de 250 cc. Siempre fue algo conflictivo con la prensa, sus mecánicos, pero destapó su quinta esencia cuando recaló en Honda. Se dice que llegó a llamar al máximo dirigente de Honda para que le compraran un piano y se lo llevaran a casa. Otra de las declaraciones míticas del piloto romano fueron en una de las renovaciones " el único Biaggi que pueden tener con ese contrato es a Piero, mi padre". Además de magullar la paciencia del equipo, es también sonada la rivalidad conValentino Rossi, en la que aun hoy, se lanzan dardos en la distancia. En el mundial de SBK, Biaggi le soltó una bofetada a Melandri (del que también hablaré)

Andrea Ianone, no ha tenido problemas grandes con equipos, pero tuvo un altercado grande en Ibiza, donde golpeó a unos paparazzi. Eso indirectamente perjudica a la marca con la que corre, en aquel entonces Suzuki.  El periodista relató que Ianone le cogió del cuello, al día siguiente le dolían varias partes del cuerpo y además de al hospital, acudió a comisaría a denunciar los hechos.

Hector Barberá, es un auténtico bad boy. En el 2014 fue multado con 3400 euros por un delito contra la seguridad vial. Le pararon de madrugada y no tenía carnet de conducir ya que le fue retirado meses atrás por conducir bajo los efectos del alcohol y a alta velocidad. En aquella ocasión dio 0,67 miligramos de alcohol. El equipo Pons, en el que estaba por aquel entonces el piloto español, decidió bajarle de la moto antes de terminar el mundial. Eso propició su retirada prematura del mundial de motos. No es un secreto, los equipos de motos y en general las marcas de renombre, no quieren gente conflictiva que manche indirectamente sus marcas. Lógicamente después de ese hecho, no volvió a correr en el mundial de motociclismo. Pero no solo tuvo estos hechos de chico malo, de Barberá también se recuerda, que tras dejar de correr el mundial empezó a correr el mundial de supersport (una categoría bastante menor respecto a Moto GP). Incluso ahí también acontecieron hechos extraños. Problemas económicos en el equipo, un motor que llegaba al límite de sus kilómetros y no había para comprar otro, bien en Motorland su moto desapareció. Barberá denunció los hechos, aunque tuvo lio con el equipo porque el Team Toth le denunció aludiendo que fue el piloto o sus mecánicos quienes realmente se llevaran la moto. Sin duda, Barberá merece un programa entero de Iker Jiménez.

Otro piloto que fue fulgurantemente despedido fue Romano Fenati, el Italiano que en sus inicios se le veía como un sucesor de Valentino Rossi, truncó su carrera deportiva (o al menos casi lo hace) en una carrera en la que tuvo un comportamiento deleznable. En Misano es donde sucedió el hecho, Fenati en plena recta accionó el freno delantero de su rival Stefano Manzi. Iban calientes y Fenati respondió con este hecho imprudente que a poco le cuesta una grave caida al rival. Es un hecho gravísimo que propició ser despedido de forma inmediata.

Dirección de carrera le descalificó y le prohibió participar en las dos carreras siguientes, aunque su equipo el Marinelli Sports decidió despedirse. Anteriormente en Moto 3, ya fué despedido también de forma fulgurante por el equipo de Valentino por su conducta. En esta ocasión Fenati golpeó a un miembro del equipo, más concretamente a Uccio Salucci. Fenati todo hay que decirlo, era un piloto con una calidad prometedora, pero estos hechos han propiciado que su potencial sea mayor que sus resultados en el mundial.

Hay muchos más casos de pilótos rebeldes. También ha habido situaciones feas en pista, todos recordamos la carrera de Sepang, entre Rossi y Márquez, con esa patada del italiano al piloto español. También fue épica ese mundial de Loris Capirossi, que tiró deliberadamente a Harada para así ganar el mundial. Al final ninguno de los dos puntuó, con lo que Capirossi, ganó el mundial por la diferencia que tenía. De lances de pista, hay bastantes que contar.