¿Cómo preparar un Panda para correr el Panda Raid? [#PandaRaidDM]

 |  @ClaveroD  | 

Sí, posiblemente ya te hayas enterado, pero si no es así te lo confirmamos, Diariomotor participó en el Panda Raid 2017 con un Fiat Panda 4×4 y un equipo compuesto por David G. Artés y un servidor David Clavero Domínguez. Este proyecto arrancó el pasado verano de 2016 como un pensamiento en voz alta, pero muy pronto cobró forma a base de ilusión y ganas de vivir una verdadera aventura. Pero antes de empezar a correr a través de dunas y trialeras, lo primero que había que hacer era revisar y mejorar profundamente nuestro coche, motivo por el cual hoy os queremos mostrar cómo preparar un Panda para participar en el Panda Raid y llegar a la meta.

Motor: la fiabilidad es la clave del Panda Raid

Bajo los capós de los participantes del Panda Raid hay de todo, pero la fiabilidad es lo que más debe importarte

La fiabilidad es la clave de toda prueba de resistencia y por ello en el Panda Raid será tu mejor amiga o el peor enemigo con al que tengas que enfrentarte. Antes de comprar un coche y tan siquiera plantearte la preparación de uno para participar en un raid, lo primer que debes tener muy claro es que tu máxima ha de ser la de conseguir el mayor grado de fiabilidad. Aún así, esto tienes que conseguirlo con la convicción de que en caso de rotura puedas reparar de forma sencilla y rápida cualquier avería, por lo que lo más recomendable es huir de motores experimentales y artesanales si tú no eres quien los ha diseñado o no los conoces realmente bien.

Buscar solución a problemas mecánicos en mitad del Marruecos más profundo no es tarea fácil, ni siquiera para un Fiat Panda de estricta serie, no porque no haya mano de obra y repuestos de sobra, sino porque ninguno de ellos ofrece garantía alguna de que la reparación sea un éxito o de que esa reparación aguante el resto de la prueba, estamos en Marruecos y eso es algo que debemos tener muy en cuenta. Dicho esto, el motor 1.1 de inyección monopunto y 50 CV de nuestro Fiat Panda 4×4 es un propulsor a prueba de bombas, al igual que lo fueron sus anteriores versiones carburadas y de menor cilindrada. Los puntos a revisar son dos, por un lado que no existan fugas de aceite externas o internas (segmentos de pistón o guías de válvulas), y por otro lado que el sistema de refrigeración trabaje adecuadamente sin indicios de sobrecalentamiento (causado por posible fisura de culata), obstrucción del radiador o pérdida de líquido en algún punto del circuito.

Es recomendable revisar profundamente el motor, levantar culata, cambiar juntas y cerciorarnos de que todo está en orden en el interior de los cilindros y las cámaras de combustión. Correr el Panda Raid es bastante exigente para las mecánicas, son muchas horas funcionando, un ambiente muy polvoriento que ciega filtros y radiadores y grandes esfuerzos a altas temperaturas. Para más inri, contamos con apenas 50 CV en los modelos más potentes, por lo que no llevarlos en su mejor estado de salud será algo que echemos en falta en pasos complicados como trialeras o dunas. Es muy recomendable comprobar la compresión de los cilindros, el estado del sistema de encendido y la puesta a punto en general.

Asegurar un buen filtrado de aire y gasolina es vital, desde el primer día el polvo será tu nuevo copiloto

Nuestra primera apuesta con el motor fue clara desde el principio, instalando un interruptor manual para el electroventilador que nos permitiera activarlo a demanda, una mejora del filtrado del combustible con dos filtros en serie por el posible uso de gasolina en no demasiado buen estado – recuerdo que estamos en Marruecos – y un sistema de filtrado auxiliar para la admisión a través de un filtro ciclónico (este dispositivo consigue separar el grueso de las partículas de polvo del aire). Las 3 cosas las considero imprescindibles para aislar el motor lo máximo posible del duro exterior, más aún teniendo en cuenta que los motores de inyección son bastante más estrictos que los motores con carburador en cuanto a la calidad del aire y la gasolina con los que trabajan.

A posteriori se revisó culata, pistones, válvulas, se puso a punto el sistema de encendido y se cambiaron correas y bomba de agua, obviamente también se cambiaron lubricantes, líqudos y filtros para motor, refrigeración, frenos y caja de cambios. El motor estaba francamente bien cuando adquirimos el coche, pero no podíamos jugárnosla.

Y la guinda del pastel para evitar roturas no puede ser otra que instalar un buen cubrecárter. Este elemento obligatorio para el motor, y para el depósito de combustible si es de plástico, será tu salvavidas permanente al afrontar cada etapa. Puedes fabricarlo de infinidad de materiales, pero asegúrate siempre de que será capaz de soportar una pelea constante con piedras cuya única finalidad es romper algo de tu Panda.

Transmisión: la avería que te puede dejar fuera de carrera

Una frase muy común en las charlas entre propietarios de Pandas averiados es el que los palieres del Panda parecen de juguete, y algo de razón sí que tienen. Una avería muy común es romper las transmisiones delanteras de los Pandas con un golpe no previsto o al afrontar un bache o socavón más rápido de lo normal. El juego que poseen las suspensiones delanteras y la fragilidad de los palieres hacen que éstos sean los primeros en caer, por lo que plantéate muy seriamente llevar repuestos o buscar soluciones para limitar el movimiento de las ruedas y así no forzar las juntas homocinéticas.

El Panda 4×4 puede con todo pero mucho ojo con su delicada caja de cambios

Sin abandonar el apartado de transmisiones llegamos a la caja de cambios, un elemento que especialmente suele dar bastantes quebraderos de cabeza en los Panda 4×4. El sistema de tracción integral del Panda es tan básico que se puede engranar en cualquier circunstancia, pero al no poseer elementos de protección como un diferencial central, los esfuerzos internos que sufre todo el grupo son enormes cuando pedimos el máximo de la tracción una y otra vez. Es por ello por lo que contar con una caja de cambios en buen estado para tu Panda 4×4 es obligado. De hecho, pese a una profunda revisión previa al Panda Raid, en la última etapa comenzamos a tener problemas con la nuestra, nada grave, pero comenzó a avisar de que debíamos andar con cuidado y de que era el momento de revisar con urgencia el líquido del grupo.

Suspensiones: si has de gastar dinero es aquí

Si algo hemos aprendido de nuestra participación en el Panda Raid es que son las suspensiones el elemento más determinante. En nuestro caso optamos por revisar profundamente todo el conjunto sustituyendo amortiguadores por unos más adecuados para offroad, elevando la altura en 3,5 cm y cambiando rótulas y silentblocks, aún así nuestra máxima fue siempre no alejarnos demasiado de lo que es un Panda original aunque ello supusiera el renunciar a competir con al menos los 50 Pandas mejor clasificados. También se reforzó la estabilizadora inferior delantera para conseguir un mayor aplomo y una menor diferencia del altura entre topes en las ruedas delanteras. La idea era buscar un coche que fuese estable, con gran capacidad de absorción de irregularidades, pero que no se moviese tanto como lo hacía el Panda de serie que además comprometía mucho el trabajo de las transmisiones.

Las suspensiones son las que marcan la diferencia en el Panda Raid, si has de gastar dinero es aquí

Nuestra puesta a punto fue todo un éxito, los amortiguadores consiguieron acabar el Panda Raid bastante desgastados, pero sin desfallecimientos. Rótulas y acoples aguantaron el tipo sin problemas. Esto es un rara avis en el Panda Raid, pues a partir de la primera etapa ya era fácil ver coches con amortiguadores rotos. Algún que otro participante ha usado varios juegos. Los escenarios del Panda Raid son una verdadera tortura para las suspensiones del Panda y por ello es vital invertir dinero y tiempo y que este elemento sea lo que más destaque en tu coche. Me atrevo a decir que puestos a escoger para un futuro Panda Raid, prefiero un coche muy bueno de suspensiones que uno con un motor más potente y rápido.

Pero si de verdad estás convencido de que quieres imponer un ritmo frenético sin importar el estado del terreno, el siguiente paso que tendrás que dar es el de diseñar tú mismo tus amortiguadores, muelles y ballestas. Casi que cada participante llevaba su propia idea de cuál era la mejor suspensión para afrontar el Panda Raid, desde ballestas, muelles y amortiguadores a medida, hasta soluciones transplantadas de otros coches. Todo vale y puede llegar a haber una diferencia abismal entre un Panda con una buena suspensión y otro con el sistema de serie o que esté tocado por culpa de los kilómetros acumulados fuera de pista.

Electricidad: no te la juegues con un Panda

Las averías eléctricas son comunes y son las que más dolores de cabeza generan, asegúrate de que está todo en orden

Llegamos al punto más tedioso y complejo, pero a todas luces otro de los elementos que más quebraderos de cabeza da a los participantes. Los fallos en electricidad son bastante comunes, hemos de tener en cuenta que nuestro viejo Panda posee una instalación sencilla, pero que acumula muchos inviernos y ahora pretendemos enfrentarla a un sinfín de exigencias que no ha conocido en toda su vida. Además, un fallo muy común es realizar grandes despliegues en cuanto a paneles de instrumentos adicionales o tomas de corriente, sin caer en la cuenta de que la instalación eléctrica, el alternador y la baterías son los mismos. Mucho ojo también con los cables con envoltura en mal estado y los puntos de masa afectados por las vibraciones, la corrosión o el óxido.

Si la fiabilidad de motor y caja de cambios es crucial, el sistema eléctrico lo ubicamos al mismo nivel. En nuestro caso y tras inspeccionar todo el sistema que además tenía el hándicap de partir de un sistema de inyección monopunto con centralita, decidimos fabricar una instalación completamente nueva para los consumidores principales y el nuevo cuadro auxiliar que contaría con 4 tomas USB, 2 tomas de 12 voltios, un voltímetro y 5 interruptores. El motor de arranque y el alternador fueron revisados y puestos a punto, mientras que la batería se mantuvo por gozar de una salud envidiable. El sistema, con todos los consumidores en activo y el motor a ralentí mantenía una tensión constante de 13,8 voltios con un trabajo de rectificación del alternador impecable que conseguía una corriente muy estable. Tras finalizar el Panda Raid el único problema que tuvimos fue el de una bombilla fundida.

Equipamiento: todo lo que tienes que llevar al Panda Raid, ni más, ni menos

Si ya has hecho una enorme lista de objetos que llevar de esos de “por si acaso”, haznos caso y rómpela. Tanto la organización del Panda Raid como todo aquel que haya participado te dirán una y mil veces que una vez en plena competición la mitad de las cosas que pretendes llevar en tu coche no las usarás y sólo hacen función de lastre durante todo el Panda Raid. El reglamento para participar en Panda Raid es muy claro con lo que debes llevar de forma obligatoria y lo que es recomendable pero opcional, todo lo que lleves de más sólo hará función de peso extra y kilómetro a kilómetro comenzarás a darte cuenta de lo mucho que condiciona a un Panda correr esta prueba con peso extra.

Preparación del coche obligatoria exigida por la organización:

* Diámetro de llanta 13” pulgadas.
* Instalación de un cubre cárter que proteja la parte baja del motor.
* Instalación de un cubre depósito si tu Panda emplea depósito de plástico.
* Instalación de una anilla de remolcado fijada en la parte delantera.
* Toma de 12 voltios en el interior.

Kit del Vehículo obligatorio:

* Extintor de 2kg. o 2 de 1kg.
* 2 ruedas de repuesto.
* Triángulos de Emergencia.
* 1 bidón homologado de 20 litros para gasolina.
* Eslinga para remolcado de 5 metros.
* Caja de herramientas, cuanto más completa mejor, pero teniendo en cuenta el peso.

Kit de seguridad obligatorio:

* Brújula.
* Mapa de Marruecos (se recomienda Michelin 742).
* Bidón de 10L. de agua potable o dos de 5L.
* Botiquín.
* Saco de dormir por persona.
* Tienda de campaña.

Preparación del coche recomendada por Diariomotor:

* 4+2 ruedas específicas para offroad, su efectividad es incuestionable.
* Instalación de filtro de aire ciclónico, especialmente modelos de inyección.
* Instalación de filtro + prefiltro para gasolina.
* Revisa o sustituye motor de arranque, alternador y bomba de combustible.
* Iluminación interior adicional para la zona trasera del coche.
* Luces adicionales exteriores. Son fáciles de instalar y nunca están de más si te sorprende la noche.
* 4 Tomas USB + 2 de 12 voltios para carga de dispositivos. Será la única forma de tener electricidad en el Panda Raid.
* Interruptor directo para el electroventilador.
* Compresor eléctrico con manómetro para inflado de ruedas.
* Gato hidráulico para elevar el coche donde sea necesario.
* Rampas de aluminio, fibra o textiles para sacar el coche cuando quede atrapado (imprescindibles en 4×2).
* Al menos 1 pala para cavar y desenterrar el coche.
* Nevera eléctrica. Se agradece beber algo por debajo de 30ºC.
* Cinta americana y presillas de plástico. Aliados inmejorables para reparaciones en carrera.
* Repuestos mínimos: juego completo de 4 amortiguadores con accesorios, filtro de aire, lubricante motor, lubricante caja de cambios y líquido refrigerante.

En Diariomotor:












Lee a continuación: Prueba comparativa: Fiat Panda 4×4 1994 vs Fiat Panda 4×4 2017 [#PandaRaidDM]

Solicita tu oferta desde 6.900 €
  • TX tx

    Muy interesante pero si podéis, corregid ese “andáramos” que he leído por ahí arriba

  • 3M

    ¡CINTA AMERICANA! ¡IMPRESCINDIBLE!

  • PandaForever

    Me parece muy buena esta guía, después cada uno tendrá sus imprescindibles pero aquí hay puntos interesantes como el de suspensiones