CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Clásicos

10 MIN

Viaje en Renault 9: ¿mejor que los actuales?

Óscar García | 21 Ago 2021
Img 20210807 161528 531
Img 20210807 161528 531

Después de que mi señora intentara disuadirme, decido experimentar lo que es viajar e irse de vacaciones en un coche de los años 80. ¿Cómo irá? Pero sobre todo, ¿qué echaré en falta respecto a un coche actual? El elegido es además un patito feo de la automoción, para muchas personas, aunque fue coche del año en Europa. Hablo de ir de vacaciones en un Renault 9 TSE de 1984.

El coche

Renault después de su periplo junto a Peugeot y después del Renault 14, mis abuelos tenían uno y me parecía feísimo, decidió emprender la marcha con sus propias herramientas. Así el Renault 9 fue el primer coche con tracción delantera y motor colocado en posición transversal diseñado y desarrollado por Renault íntegramente tras sus lazos con Peugeot. Y no lo hicieron mal. Se fabricó en Palencia y fue coche del año en Europa en 1982, su diseñador Rober Opron había diseñado también modelos tan conocidos como el Citroën DS 21, el fantástico SM, el CX, el Alpine 310, el Renault Fuego o el Alfa Romeo SZ. Si tenéis que elegir entre el modelo francés y el español, hacedlo sin duda por el español.

Este modelo es tracción delantera y lleva un motor de cuatro cilindros, es el 1.4 que rinde 72 cv a 5750 rpm, la trasera ya se indica de contarlo: tiene 5 velocidades. Tiene una velocidad máxima de 161 km/h y acelera de 0 a 100 en 12+1 segundos. Si, lo sé, tarda un mundo.

Sorprende el poco peso, 865 kilos y el consumo, que arroja unos 6 litros a los 100 aunque en el viaje a 120 de marcador he llegado a hacer menos. Parece increíble estas cifras para un coche del 84 y un carburador doble cuerpo Webber. Tiene un maletero de 403 litros, un Golf (de los actuales) tiene un maletero de unos 380 litros. Este Renault 9 TSE tiene elevalunas eléctricos, que se empezaban a llevar en la época y cierre centralizado. Además de aire acondicionado, que creo que era opcional, pero es fantástico. No es tan potente como los actuales, sin embargo se está muy bien, sin llegar a congelar a nadie.

Las vacaciones

El plan era el siguiente, ir a recoger a mi familia a la playa, ¿adivináis dónde? Si eso eso, Torrevieja (Alicante), apodado Madrid 2 en verano. Tras recogerles, haría noche allí y a la mañana siguiente saldría a Portugal, por el Parque Internacional del Douro, unos 810 km. Si bien en todas las Aventuras en Clásico voy por carreteras secundarias, en esta aventura fui por autopista.

A Torrevieja en Bla Bla car.

Puse anuncio para salir un viernes en la popular plataforma para compartir el coche en viaje. Es algo así como una forma moderna de hacer autostop. Los chicos se apuntan a tu viaje y te pagan lo suficiente para cubrir gastos de gasolina y un café a mitad de recorrido. Se apuntaron 3 chavales, ¿sabrán en que coche irán?
Llega el día, una de las pasajeras se queda dormida o no sé qué, total que vienen conmigo dos chavales, Kevin de 19 años, alemán de viaje por España y Carlos de 29, un ingeniero que trabaja en Lamborghini. ¿Adivináis de qué estuvimos hablando todo el viaje? Pues acierta, además durante todo el camino.

La verdad es que no dijeron nada del coche, si bien es cierto que el Renault 9 esta flamante, parece antiguo por la matrícula está casi como salido de fábrica. Metimos las maletas en el maletero y empezamos el viaje a Torrevieja. Esperaba alguna cara rara pero nada. Kevin se durmió, el hombre no había dormido por la noche porque venía de Cádiz, mientras Carlos y yo hablamos sobre todo de coches, le comenté que tenía un negocio de rutas turísticas en coche clásico 600 Tour Madrid y que escribía en Diariomotor, nos estará leyendo ahora. Estuvimos comentando la retirada de Rossi. Aproveché para hacerle algunas preguntas que seguro que os interesarían y algunas de sus conclusiones como trabajador en la fábrica de sant'agata fueron:

Que Ferrari fabrica peores coches que Lamborghini, pero que tienen la maestría de tener una varita mágica para meterlos en la cabeza de cualquier sueño. Sobre todo me hablaba en temas de acabados, aunque dice que han mejorado mucho. Me comentaba que en algunas partes de los coches de la firma del cavallito rampante, se habían quedado atrás tecnológicamente hablando pero que se están poniendo al día.

Que Lamborghini es muy alemana trabajando y que la gente de Ferrari, echa muchísimas horas porque tienen muchos proyectos y sacan muchos coches últimamente. El organigrama de jefes es distinto, en Lamborghini es mucho más accesible hablar con los jefes que en Ferrari.

Que a él los Lamborghini le parecían una especie de Muscle Car a la italiana, siguen usando motores atmosféricos y que el tipo de cliente, es distinto al de Ferrari.

También me comentó algún secreto que le prometí que guardaría.

Le pregunté a Carlos qué echaba en falta del Renault 9 respecto a un coche moderno. Me dijo que estaba sorprendido y que estuvieron muy cómodos, aunque sobre todo, echaba en falta elementos de seguridad, suspensiones, pero por regla general, el Renault del 84 no se diferencia mucho de los coches actuales.
Llegamos a Torrevieja y nos despedimos. La verdad que Bla Bla car está chulo si viajas solo, aunque ciertamente tiene sus contras: lo primero que tienes que viajar con mascarilla, lo segundo que tienes que preocuparte un poco por tus acompañantes y que, tuve la fortuna de llevar a dos chicos majísimos, pero supongo que todo el mundo quizá no sea tan agradable ni tenga tantas cosas que compartir como yo y Carlos.

Los comentarios del viaje han sido: " un conductor y compañero de 10. Tuvimos un viaje estupendo" "Oscar es muy amable, atento y buen conductor. 100 por 100 recomendable". Como podeis ver, ni rastro del Renault 9, quizá esperaba más críticas, pero el coche dió igual. La verdad es que fuimos perfectamente a 120.

Al llegar a Torrevieja, con una humedad tropical, metí las maletas de mi mujer y los niños y preparé el coche para salir por la mañana pronto hacia Portugal, mis hijos están acostumbrados a viajar en coche, sobre todo en coche antiguo/clásico. Tras los casi 1900 kilómetros que hice con el Renault 9 tras llegar a Madrid, saqué muchas conclusiones y muchas incógnitas de mis vacaciones en Renault 9, mi mujer también se atrevió a dar su opinión de viajar en un coche de 1984.

Conclusiones, ¿qué he echado en falta?

Bueno, la verdad es que he viajado muy cómodo, es sorprendente porque no he echado en falta nada importante, este coche consume menos que mi coche moderno, también corre menos. Mis hijos de 5 y 2 años ni se enteraron, aunque este coche tiene cinturones atrás, el sistema ISOFIX es más seguro para ellos. Mi mujer dice que ha ido igual de cómoda que el coche moderno, de hecho, dice que incluso puede que más cómoda por tipo de asiento del Renault.

Para mi le falta un poco de potencia, aunque sus 72 cv son suficientes para ir a velocidades legales, entre 120 y 130 el coche va fantástico. Por su puesto le faltan elementos de seguridad como el Airbag, elementos activos y pasivos de seguridad, otro gadget como el poner luces automáticamente y esas cosas, que la verdad a mí no me importa mucho. Personalmente no me gustan los cuadros digitales, ni esos coches con una inmensa pantalla en el salpicadero. En los repechos si eché en falta algo más de motor. El aire acondicionado, la verdad es que funciona super bien para tener el tiempo que tiene, pero no es como el de los coches modernos. Eché de menos el ordenador de a bordo, uno simple no uno de esos que te indica hasta si el coche está triste. Me gusta tener consumos medios, inatantaneos, autonomía, velocidad media y esas cosas.

Con Google maps se viaja de maravilla, antes podía ser menos útil cuando viajabas porque si te quedabas sin cobertura, adiós mapa. Ahora incluso sin cobertura sigue indicando. Con todas sus mejoras, que son muchas (incluso con radares), si te gusta viajar en coche (hablamos de los modernos) un navegador es indispensable. Más seguro y efectivo, sobre todo si pasas zonas inhóspitas.

Recuerdo que, en la Aventura a Lourdes, nos perdimos un poco por los Pirineos y al ir a poner el navegador, no había cobertura. El GPS te localizaba, y tenías que ir siguiendo a dedo como casi en un mapa convencional la salida.
Una de las cosas que más me gustan de este tipo de coches, es la seguridad. No la seguridad vital, sino la mecánica. Que se rompan es difícil, aunque no imposible porque ya tienen sus años, pero si se rompe tengo la seguridad de que será más sencillo de reparar que un coche moderno. Esa sensación de ser imparable es reconfortante, tiene que ser una avería muy gorda para que no sepa repararla en el camino y seguir. Esa sensación de que eres parte importante en esa relación máquina/viaje reconforta, mola mucho. No eres un objeto dentro de un vehículo, eres quien dirige y cuida ese vehículo. Otra de las cosas que más me gustan de estos coches, es que tiene rueda de repuesto, debajo del maletero (aun así, pesa menos de 900 kilos el coche). En los coches modernos hay varias cosas que no me gustan y que se han puesto de moda; que no lleven rueda de repuesto y si un kit antipinchazos (repáralo tu si el neumático está rajado), que muchos coches no lleven ya reloj de temperatura, indispensable para mí y que las radios ya no tengan de serie cargador de CD. Dependes siempre de la cobertura del móvil incluso para escuchar música y eso es una lata.

Haciendo un esfuerzo más, de lo que eché en falta respecto a un coche moderno: la cámara de marcha atrás, no para aparcar, sino para ver si viene alguien al salir del aparcamiento. Frenos más potentes, el ABS en caso de urgencia y poco más. El precio de este Renault 9 en el mercado es de entre 1400 y 1800 euros. Para sacar las reflexiones lo he comparado con un coche moderno de entre 15.000 y 20.000 euros como mucho.

Reflexiones finales

Esto es personal y después de preguntar a mis pasajeros puedo decir que: el coche moderno sobre todo ha evolucionado en seguridad y ecología no en confort en marcha. También ha evolucionado en materiales.

Ten en cuenta que, aunque el Renault 9 es del 84, el motor era un viejo conocido de la casa pertinentemente adaptado, si nos vamos a coches más modernos o incluso a modelos como los Ford Escort de la época, la diferencia con los coches modernos en marcha, será seguramente menos.
Que los coches modernos han tenido una carrera sobre todo tecnológica en los últimos 15 años. Se han preocupado más del infoentretenimiento.

Creo firmemente, que, si tuviera que recorrer el mundo entero, elegiría un coche de los años 80. Son algo menos cómodos, son menos seguros, aunque en esta época uno ya empieza a sentir la seguridad, cinturones, paragolpes y estructuras que encajarían mejor los golpes, los coches más clásicos ganan en peso, eso hace que el consumo no se dispare. Los coches modernos ganan en seguridad, capacidad de frenada, es más fácil y/o seguro ir más rápido con ellos, comodidad de uso. Sin embargo, se arreglan peor, no tengo claro de que sean más fiables, no tienen rueda de repuesto.

Puede que te parezca una locura, pero mi Renault 9 no tiene mucho que envidiar a un coche moderno de menos de 20.000 euros. Un dato, el Renault 9 TSE costaba nuevo: bueno, no me acuerdo pero mejor así porque entonces quizá habría otra reflexión; ¿Por qué son tan caros los coches modernos?

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS