27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Terminamos hoy con nuestra serie de 10 artículos en los que hemos querido comentar todos los detalles acerca de la prueba de 36 días al volante de un Nissan Leaf 2010. Hemos dejado para el final el aspecto más controvertido, por sorprendente, que es su elevada ineficiencia a la hora de recargar, al menos en un enchufe doméstico y en el modo de recarga más lenta.

Continuar leyendo »

El Nissan Leaf 2010 tiene una autonomía teórica (ciclo NEDC) de 175 km, que se han ampliado hasta los 199 km en la versión 2013. Esto significa que, en condiciones estándar de laboratorio, el coche podría recorrer esa distancia con una única recarga de sus baterías. Está muy bien, parece una cifra razonable e incluso holgada para un uso urbano, pero ¿qué sucede exactamente cuando sacamos al Leaf del laboratorio y lo ponemos a rodar en condiciones adversas? ¿Cuánto dura realmente la batería?

Continuar leyendo »

En las últimas semanas hemos hecho una exhaustiva prueba del *Nissan Leaf* tratando de analizar cómo sería el día a día con un coche eléctrico para una persona normal. Sin embargo, nosotros no somos normales en esta definición, ya que nos dedicamos a probar coches.

Continuar leyendo »

Hemos llegado al final de nuestro trayecto con el Nissan Leaf. Todavía quedan algunos temas por tratar en próximos artículos, pero creo que deberíamos a abordar ya la gran pregunta que, al fin y al cabo, era el objetivo central de la experiencia. Tras un mes y casi 3.000 km con el coche, estamos en condiciones de opinar con fundamento acerca del presente y el futuro del coche eléctrico.

Continuar leyendo »

Casi un mes y más de 2.000 km después de recoger las llaves del Nissan Leaf, puedo decir que empiezo a conocerlo muy bien. Es lo que tiene la convivencia, que te descubre lo bueno y lo malo del otro y deja de haber secretos, también con un coche. En este caso, se trata de un coche muy especial por muchas razones y lo hemos sometido a una prueba que se sale bastante de su hábitat natural.

Continuar leyendo »

Se ha escrito mucho sobre la conveniencia o no de comprarse un eléctrico a estas alturas de la película, o esperar a ver qué pasa un poco más adelante con las baterías y los precios. Se ha escrito mucho también sobre el ahorro que suponen y la posible amortización del sobrecoste a base de recargar electricidad (mucho más barata) en lugar de repostar combustible. Es lógico que así sea porque lo que va a hacer el común de los mortales es sacar la calculadora y comparar.

Continuar leyendo »

Ya van dos semanas con nuestro reto de 2.000km con un Nissan Leaf y cada vez me alegro más de haber concertado esta prueba a largo plazo. La exploración de los límites de la autonomía de un coche siempre es arriesgada, pero si el coche no puede repostar prácticamente en ningún sitio fuera de tu garaje, hay que tentar a la suerte con especial cuidado. Sin embargo, después de dos semanas completas con el Nissan Leaf, cada vez estoy más convencido de que eso no va a suceder a menos que lo haga totalmente a propósito, o que el exceso de confianza me pase factura.

Continuar leyendo »

La diferencia principal entre acudir a una presentación de un par de días y hacer una prueba a fondo de un coche durante una semana es que sólo en el segundo caso "vives con el coche". Sólo viviendo con un coche te das verdadera cuenta de qué tal funciona en la práctica y qué tal resuelve los problemas y las necesidades de transporte que se presentan en tu vida real. Pero incluso una semana puede ser poco tiempo cuando se trata de sumergir a un coche eléctrico en un baño de vida real, porque hablamos de una forma de transporte en muchos aspectos diferente a lo convencional y una semana es lo que tardaremos sólo en empezar a darnos cuenta de sus posibilidades. Un mes está mucho mejor.

Continuar leyendo »

Hace sólo unos días, Tecmovia recibía las llaves de un Nissan Leaf en el recién abierto concesionario Nissan Antamotor en A Coruña. La idea es pasar un mes completo viviendo con el coche, dándole un uso bastante extremo para tratarse de un vehículo eléctrico. Un recorrido diario hasta un polígono industrial, del que nos separan 58 km de distancia y 500 m de altitud para totalizar 116 km entre ida y vuelta, recargando en origen y destino. Con uso adicional los fines de semana, es un ritmo de 30.000 km/año.

Continuar leyendo »