Construye tu propio motor bóxer Porsche a escala 1:4 con este fantástico kit

 |  @sergioalvarez88  | 

Si te gustan los coches, te gustan las miniaturas. Si no te gustan, estás mintiendo, y el niño que vive en ti lo sabe perfectamente. Antes de Navidad os propusimos una lista de regalos para fanáticos los coches, en la que se incluían dos motores a escala, que cualquiera podía construir con piezas de plástico. El fabricante de juguetes Franzis ha lanzado recientemente un nuevo modelo de motor a escala. Hablamos de un kit muy detallado y con pedigrí: es una réplica a escala 1:4 del bóxer de 2,0 litros de un Porsche 911 del año 1966.

En su versión real, este motor de dos litros y seis cilindros desarrolla 130 CV, montado en un Porsche 911.

Este kit de Franzis ha sido creado en cooperación con el Porsche Museum de Stuttgart, que ha incluido en este kit un detallado libreto de instrucciones, acompañado de fotos históricas y actuales del motor. Construido a escala 1:4, este motor está compuesto por más de 280 piezas de plástico, y todo lo que necesitas para ensamblarlo es un poco de paciencia y un destornillador. Franzis no lo recomienda para niños de menos de 10 años, pero teniendo en cuenta que el 98% de su público serán adultos como tú y yo – no lo niegues – no debería haber problemas de atragantamiento por ingestión de pequeñas piezas de plástico.

Lo mejor es que el motor tiene detalles que sólo encontrarías en un motor real. Por ejemplo, tiene dos juntas de culata para cada bancada de cilindro, correas de distribución y árboles de levas completamente funcionales. También se incluye un distribuidor de corriente, sus “bujías” y un kit de LEDs que simulan el encendido de la mezcla, a través de las piezas transparentes del motor. El motor funciona con tres pilas convencionales AA, y es una pieza ideal para exponer en una vitrina, o junto a memorabilia del mundo del motor. Se vende en Amazon UK (no lo he encontrado en España) por unas 90 libras.

PD. Mi cumpleaños es en tres meses.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Toyota rectifica: tras una nueva puesta a punto, el Hilux supera sin problemas la prueba del alce