Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

David Villarreal LaFerrari, McLaren P1 y Porsche 918 Spyder El tridente de los superdeportivos

Una generación de niños quedará prendada y apasionada por las cuatro ruedas, y todo gracias a este trío de superdeportivos que os presentaremos hoy en el arranque de Diariomotor Altas Prestaciones. Esta frase que no es mía, sino de nuestro compañero Iván Palleiro que durante tanto tiempo compartió líneas con nosotros en Diariomotor, es perfecta para definir lo que nos ofrecen Ferrari, McLaren y Porsche con tres máquinas que rondarán el millón de euros y rivalizarán por ser el póster que ocupe un lugar destacado en la pared de miles de niños, y no tan niños.

Formarás parte de la historia si te compras uno de ellos, se lo podrás contar a tus nietos si tuvieras la fortuna de poder conducirlos y, sin duda alguna, te alegrará el día el mero hecho de cruzarte por la calle con uno de estos superdeportivos.

Con un presupuesto en torno al millón de euros LaFerrari, el McLaren P1 y el Porsche 918 Spyder se han despojado de cualquier complejo y limitación para poner toda la carne en el asador, en este caso el estado del arte de la tecnología de sus respectivas marcas, para culminar en los que probablemente serán los deportivos más rápidos y eficaces durante la próxima década.

Es por lo tanto un momento apasionante para cualquier entusiasta de los automóviles, pero también para nosotros, humildes comunicadores, que trataremos de transmitir la información y las impresiones de que disponemos.

Hablemos de diseño y de que el viento sople a tu favor

Porsche 918 Spyder

Aquel que contemple al Porsche 918 Spyder y no vea un 911 está muy ciego y no quiere ver. Está claro que Porsche sigue recurriendo a la pose y la curvatura de un icono, una marca en sí misma, como es el Porsche 911. La liberación de poder renunciar al motor descolgado por detrás y situarlo en posición trasera, pero central, ha servido para acentuar la forma de cuña de un superdeportivo de pura cepa, también para retomar la línea del antiguo y añorado Porsche Carrera GT. Si encima nos lo ofrecen ataviado de Martini Racing (en fotografía derecha), ¿cómo no van a conseguir que este flechazo se clave en nuestro corazón?

Y si Porsche se sintió condicionado para respetar los rasgos tradicionales del 911, no menos coartados se sintieron en Maranello. Su reto pasaba por producir un superdeportivo que, en tanto sucesor del Ferrari Enzo, nacía con el listón muy alto. Incluso tras haberlo podido contemplar en vivo y en directo tengo que decirles una cosa. Sigo teniendo la impresión de que algún que otro elemento aerodinámico responde a una macarrada y a un impulso de estilo italiano, más allá de la pura funcionalidad. Como si en el último instante Miguel Ángel hubiera decidido vestir al David con un taparrabos. Pero es indiscutible que el último cavallino rampante ha empleado sin temor ni resquemor todos aquellos dispositivos aerodinámicos activos que jamás hubiera podido siquiera imaginar en la scuderia Ferrari. Flaps aquí, flaps allá, alerón móvil y articulado, canalizaciones en la nariz. En definitiva, todo sea por ser el más rápido en la pista y en la calle.

Ferrari LaFerrari

Porsche 918 Spyder

McLaren P1

Y en el polo opuesto el McLaren P1. Frank Stephenson y su equipo tuvieron prácticamente una hoja en blanco para dibujar los rasgos del nuevo McLaren P1. Todos lo vemos como el sucesor del McLaren F1, pero la realidad es bien distinta, entonces trabajaron con la confianza de Usain Bolt en los 100 metros lisos antes de batir un récord, ahora lo hacen con el rabillo del ojo puesto en Maranello. McLaren ha trabajado duro para llevar el rendimiento dinámico de su flamante superdeportivo al máximo nivel y no falta un chasis que rebaja su altura hasta en 50 milímetros y un alerón que pivota y asciende 30 centímetros.

Estamos ante un auténtico Transformer. Pero el reto de esta floreciente y joven McLaren no es precisamente el de batir un récord, sino imponer una imagen de marca que sea bien reconocible, y creo que de una forma u otra con el McLaren MP4-12C y el McLaren P1 lo han conseguido.

Lo veremos por la calle y diremos: ahí va un McLaren.

Ficha técnica
  • Motor 6.2 V12 atmosférico
  • Motor eléctrico de 120 kW (163 CV)
  • Potencia / Par máximo 963 CV / 900 Nm
  • Velocidad punta más de 350 km/h
  • 0 a 300 km/h 15 segundos
  • Precio más de 1,3 millones de euros

Ficha técnica
  • Motor 4.6 V8 atmosférico
  • Motores eléctricos de 170 kW (228 CV)
  • Potencia 770 CV
  • Velocidad punta más de 325 km/h
  • 0 a 300 km/h – desconocido –
  • Precio desde 768.026 euros

Ficha técnica
  • Motor 3.8 V8 twin-turbo
  • Motor eléctrico de 132 kW (179 CV)
  • Potencia / Par máximo 903 CV / 900 Nm
  • Velocidad punta más de 350 km/h
  • 0 a 300 km/h menos de 17 segundos
  • Precio más de 1 millón de euros

Un paso adelante para los híbridos que no tiene vuelta atrás

Quién dijo que los híbridos eran meros y aburridos turismos pensados para ahorrar hasta la última gota de combustible. El triángulo perfecto de superdeportivos toma forma gracias a tres mecánicas que de una forma u otra se aprovechan de la chispa de un motor eléctrico. El nexo común y la diferencia respecto a cualquier híbrido “para todos los públicos”, véase un Toyota Prius, es que en este caso el motor eléctrico únicamente toma sentido para llevar las prestaciones a un nuevo nivel. Que no nos engañe nadie hablando de eficiencia y respeto medioambiental, que seguimos hablando de tres superdeportivos tan extremadamente potentes como caros.

[ap_neumaticos_michelin neumatico=pilot-sport-cup-plus]

[ap_michelin centrado=si]

Haciendo las veces de un KERS, que recupera energía y la libera portentosa e instantáneamente, la hibridación garantizará aceleraciones que en el 0 a 100 km/h quedarán muy por debajo de los 3 segundos. En el caso concreto del McLaren P1 hay que combinar el impulso eléctrico con la sobrealimentación de no uno sino dos turbos.

Estoy convencido de que si tuvieras el placer de conducir uno de estos deportivos, desearías compartir la melodía de sus ocho o doce cilindros, en el caso de LaFerrari, con cualquiera que se cruce a tu paso. Pero irónicamente tanto el McLaren como el Porsche se han permitido la desfachatez de poder recorrer un puñado de kilómetros, del trabajo a casa y de casa a comprar el pan, sin gastar una gota de combustible ni emitir un mísero rugido gutural de sus correspondientes V8. Obviamente, será una alternativa que podrás escoger o no. Apostamos que estos deportivos seguirán siendo tan ruidosos como tu pie derecho te pida que sean.


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Y hablando de prestaciones entramos en la tensa calma que precede a la tempestad. Sabemos que ninguno de los tres superará los 3 segundos en el 0 a 100 km/h. Incluso ya tenemos tiempo en Nürburgring para el Porsche, que juega en casa. Pero como en una buena partida de póker, las cartas se han repartido y los contendientes miran a su rival para apreciar ese gesto o ese tic que les informe de cuantas figuras llevan en su mano.

Vaya por delante que la producción de 499 unidades de LaFerrari, 375 del McLaren P1 y 918 del Porsche 918 Spyder, si bien no habrán sido adjudicadas aún, ya están vendidas. Aún así, la rivalidad va por dentro, y aunque ninguna marca tenga que preocuparse por “deshacerse” de sus cachorros, estamos convencidos de que cada aspecto con el que logren superar a sus rivales será una batalla ganada y un motivo más para sacar pecho y hacer marca.

Llegados a este punto mucho me temo, por mi corazoncito Porschista, que el 918 Spyder con 770 CV será el que menos papeletas tenga para batir a un McLaren P1 con más de 900 CV y un Ferrari LaFerrari con 963 CV. Al final todo es cuestión de equilibrio, del balance perfecto entre potencia, peso, aerodinámica y tecnología. Pero, ¿alguien duda que estos tres deportivos con licencia de calle serían capaces de dejar en ridículo a muchos deportivos de carreras?