Las características de la gasolina según su octanaje, definición y tipos

( @omiguel ) el

La gasolina, ese oro semi-transparente de color verdoso que mueve los motores de un incontable número de vehículos y que trae de cabeza a también un incontable número de españoles durante este período de “desaceleración acelerada” que afecta a la economía. Resulta un tema preocupante pero de vez en cuando hay que apartarlo, pues en gran medida no está en nuestras manos repararlo. Hoy es un buen día para comentar qué significan los diferentes números que acompañan a la gasolina en los surtidores de la gasolinera.

Los números que veis junto a la gasolina, usualmente 95 o 98 corresponden al octanaje, un valor que indica una característica del carburante relacionada con los motores de explosión: la resistencia del combustible a ser detonado prematuramente después de que se comprima dentro de un motor. Dicho así puede ser un lío, queda más claro expresando el índice de octanos (también se denomina así al octanaje) como la presión y temperatura a la que puede someterse al carburante determinado mezclado con aire antes de explosionar espontáneamente, sin que exista una chispa que determina esa combustión.

Para hacerse una idea rápida de cómo funciona ésto, en un motor de combustión puede comprimirse más la mezcla de combustible y aire sin que ésta explote por sí sola. Si se utiliza una presión más elevada de la marcada por el octanaje del combustible, la mezcla explotará por si sola en la fase de compresión sin alcanzar la fase de explosión (en este caso, para el motor de cuatro tiempos). Con ello, el motor reducirá bruscamente su rendimiento y es posible que sufra graves daños. Por ello, este dato es de vital importancia.

Surtidores de gasolina

Gasolina de 95 y de 98 octanos

Una vez explicado el octanaje, ¿cuál se utiliza en los automóviles de turismo? Los motores de la mayoría de vehículos aceptan gasolina de 95 octanos pues no utilizan un ratio de compresión que haga necesario mayor octanaje. La de 98 octanos es utilizada por motores de más alta gama, para ofrecer una mayor relación de compresión y un rendimiento superior. Para otro tipo de transportes como lanchas fueraborda de utilizan gasolina cuyo octanaje puede superar la barrera de los 100 octanos.

La gasolina de 98 octanos es más cara de la 95 octanos pero, ¿ofrece alguna ventaja a los motores preparados para la de 95? El rendimiento podría ser ligeramente mayor y el consumo un poco menor, pudiéndose notar sobre todo en motores de alta compresión o realizando una conducción bastante deportiva. En otro caso la diferencia parece que podría ser ínfima, y si se busca ahorrar combustible es más sensato seguir ciertas medidas, como la de aflojar el acelerador o conducir en las revoluciones en las que el par motor es máximo, que acudir a una gasolina de mayor octanaje.

En resúmen, lo ideal es acatar lo que indique el fabricante del motor a la hora de decantarse por una gasolina u otra, pues los beneficios de usar una gasolina de mayor octanaje se perderán probablemente en el mayor coste de ésta.

Las gasolinas especiales con aditivos.

Los fabricantes de carburantes, desde hace unos años, han sacado diferentes variedades de combustible a las que les han añadido aditivos especiales y para las que prodigan una serie de ventajas. Para todos los modelos afirman que mejora el rendimiento del motor, lo protege y ofrece una contaminación mejor. El caso de la gasolina 98 es más patente, puesto que según indican los fabricantes tiene una menor cantidad de azufre o incluso desaparece, con el menor factor contaminante que ello supone, además de que ofrece una mejor optimización del motor en vehículos de gama alta y protege del desgaste al catalizador.

Surtidores de gasolina

las compañías petrolíferas afirman que son efectos a largo plazo, con mayor importancia cuanto más se use un determinado combustible. Comprobarlo es arduo complicado y, aplicado a la práctica, ciertamente estas gasolinas suelen tener pocas diferentes de rendimiento y protección entre ellas. También es cierto que en muy pocos casos se ha apreciado una mejoría notable con una determinada variedad de combustible.

La gasolina Super de 97 octanos.

Como último dato al respecto, en las gasolineras españolas todavía se expende gasolina de 97 Súper octanos. Ésta sustituyó, en el año 2001 según una directiva europea, a la gasolina super con plomo, la que utilizaban los coches que no contaban con catalizador. El plomo es un elemento muy contaminante y por ello se añadieron una serie de aditivos que lo sustituían.

En el próximo año 2009 desaparecerá obligatoriamente de los surtidores y los vehículos que necesiten utilizar deberán comprar aditivos especiales para añadir a la gasolina de 95 octanos.

Vía: consumer
Foto: ElBoomeran
Más información: wikipedia | wikipedia | wikipedia | wikipedia
En Diariomotor: ¿Qué contamina más: diesel o gasolina? | ¿Diésel o gasolina? La guerra a medio plazo | Próxima ley de biocombustibles | El futuro y el cómo del combustible de Hidrógeno