¿Por qué comprar un BMW i8 en lugar de un Porsche 911? Te lo contamos en 5 claves

 |  @HerraizM  | 

Meses atrás tuvimos la oportunidad de enfrentar cara a cara al BMW i8 y al Porsche 911 en una comparativa en la que el BMW quedo muy bien parado frente al Porsche. ¿Nos habíamos vuelto locos? Desde luego que no. Amamos a Porsche, no lo dudéis ni un segundo, pero el deportivo híbrido de BMW nos sorprendió muy gratamente, tanto que, entonces, se alzó como claro ganador de la comparativa para unos cuantos de los miembros del equipo de Diariomotor. ¿Por qué comprar un BMW i8 en lugar de un Porsche 911? Hora de descubrirlo en 5 rápidas claves:

1.- Es híbrido y su chasis es de fibra de carbono:

¿Un deportivo con un motor de 3 cilindros? Sí, vale, nos hubiera gustado más un BMW i8 equipado con el 6 cilindros del BMW M3 y BMW M4, tecnología híbrida al margen, pero a decir verdad el conjunto resultante trabaja realmente bien y nos ofrece el aliciente de poder desplazarnos en modo totalmente eléctrico, sin consumir gasolina, con la más absoluta suavidad, sin ruido…

Recordemos que el módulo eléctrico desempeña 131 caballos mientras que el motor sobrealimentado de 3 cilindros y 1.5 litros entrega 231 caballos. Es capaz de recorrer en modo totalmente eléctrico 35 km, circular en este modo hasta los 120 km/h y para colmo el propulsor eléctrico lo convierte en un coche de tracción total.

Ahora piensa, más allá del confort o de la posibilidad de circular sin gastar una gota de gasolina, en como el BMW i8 puede hacer frente a ciertas restricciones al tráfico provocadas por la contaminación…

Además no podemos olvidarnos del hecho de que el BMW i8 está constituido sobre un chasis de fibra de carbono, debidamente aderezada con aluminio. Esto, más allá de las ventajas dinámicas que bien abordaremos en un apartado propio, le otorga cierto encanto exótico, como al Alfa Romeo 4C, como si de un McLaren se tratara…

2.- Su futurista diseño es, simplemente, espectacular:

BMW básicamente se ha atrevido a plasmar en las calles el diseño de un concept, el del BMW Vision EfficientDynamics, trasladando hasta la producción una apariencia espectacular, con una planta que lo hace incapaz de pasar desapercibido. Futurista, con un vanguardista porte que al mismo tiempo destila clase y deportividad, cargado de buenos detalles de diseño como sus ópticas posteriores, la forma en la que cae su capó, esas puertas alzándose…

Simplemente espectacular aunque… claro, viendo su exterior echamos en falta algún detalle interior distinto, un habitáculo igual de futurista, menos sobrio, menos parecido al resto de la gama, algo que sí ha sabido hacer bien la marca con el BMW i3, tanto por diseño (teniendo en cuenta su segmento) como por materiales y tecnología.

3.- Es un deportivo y dinámicamente, créeme, no falla:

Una grata aceleración, un buen paso por curva… y sí, sensaciones. Un servidor se sigue quedando con la dinámica del Porsche 911 pero al BMW i8 no le faltan desde luego argumentos para que, en un computo global, nos quedemos con él. Y no, no sólo es eficaz, también es divertido.

Su sonido no resulta todo lo natural que cabria esperar, vale, pero es capaz de devorar las curvas y sobre todo ofrecernos una gran patada a su salida, antes de enlazar el siguiente viraje.

4.- Es el… ¿icono de una nueva era?:

El Porsche 911 es, indudablemente, uno de los coches más representativos de la automoción, posiblemente el deportivo más emblemático. Son más de 50 años de historia y el icono no podía estar más vivo. Competitivo en el mercado, bello como siempre, eficaz dentro y fuera de los circuitos, de cuidados acabados y aunque ahora ya no luce el encanto adicional de las mecánicas atmosféricas, a excepción del Porsche 911 GT3 y honrosos casos como el del Porsche 911 R, sigue siendo, en definitiva, un objeto de culto para muchos.

Del mismo modo que no podemos dudar del papel del Porsche 911 en la historia del automóvil no podemos pasar por alto los nuevos tiempos, tiempos en los que el Ferrari F40 ha sido sustituido por un Ferrari LaFerrari híbrido, del mismo modo que el McLaren F1 o el Porsche Carrera GT han dado paso al McLaren P1 y al Porsche 918 Spyder. Nuevos tiempos en los que el BMW i8 se presenta como un ejemplar embajador de la deportividad que se avecina, tecnológico, eficiente, divertido… Nos ha enseñado que no debemos temer a la deportividad de los años venideros, nos ha enseñado que los niños de hoy pueden seguir soñando con deportivos.

5.- Ha sido pionero y eso te gustará recordarlo dentro de 30 años, cuando enumeres todas las curiosidades de este coche

BMW aprovechó el lanzamiento del BMW i8 para presentarnos lo último en iluminación, los faros láser, encarnando entonces con Audi una pelea para ver quien llevaba a las calles en primer lugar esta tecnología, los de Ingolstadt creando una edición especial del Audi R8, el Audi R8 LMX para ello.

Vale, Audi le adelantó con esta artimaña a BMW, quienes luego se quitaron la espinita con las luces OLED, adelantando a Audi con el BMW M4 GTS, pero esto no le resta importancia al papel que ha jugado el BMW i8 en la puesta en escena para este tipo de ópticas.

Además BMW también aprovechó la puesta de largo del BMW i8 para presentarnos una futurista llave con pantalla táctil en el CES 2015 que más tarde terminamos viendo en el BMW Serie 7.

Por supuesto estos son dos pequeños detalles concretos en los que el BMW i8 ha sido pionero pero también lo ha sido por su propio concepto, su configuración mecánica, su diseño…

Hablemos de su precio:

El BMW i8 tiene un precio superior al Porsche 911 “básico”. Mientras que el BMW i8 arranca en los 139.200 euros el Porsche 911, de 370 caballos (sí, más que el i8) hace lo propio desde 107.653 euros lo que nos deja con un importante margen de diferencia. Cercano al i8, por 136.341 euros, puedes comprarte un Porsche 911 Carrera 4S, con 420 caballos.

Vale, aquí no sale precisamente demasiado beneficiado el BMW i8 pero claro, debemos tener en cuenta, al menos en parte, su condición de híbrido para entender el sobrecoste adicional, el mencionado chasis de fibra de carbono…


Lee a continuación: La combinación perfecta: la casa y el coche soñados por todo amante de Porsche

Solicita tu oferta desde 139.200 €
  • Kanzler

    El i8 es simplemente el futuro y el 911 un día no tendrá mas remedio que lograr ser movido por una mecánica similar.

    Acabo de comprarme un i8 usado con tan solo 5 mil km y no puedo decir otra cosa que me siento en el siglo XXII cuando observo mi entorno en el trafico.

  • Adrian

    El i8 es simplemente hermoso. Acertaron de pleno al mantener la estetica base del Vision Concept

  • Eduardo Piernas

    Muy buen articulo, solo una pequeña corrección y es que el BMW i8 si que fue el primer vehículo de producción del mundo en montar la tecnología Láser en sus faros antes que el AUDI R8 LMX adelantando la entrega de las primeras 8 unidades del i8, las cuales efectivamente equipan los tan controvertidos faros.