Desmontando mitos: los neumáticos M+S. ¿Hay vida más allá de la tracción a las cuatro ruedas?

 |  @davidvillarreal  | 

Es indiscutible el hecho de que la tracción a las cuatro ruedas en un automóvil sea uno de nuestros mejores aliados, especialmente cuando hemos de lidiar con firmes deslizantes, condiciones meteorológicas tan complicadas como una nevada o lluvia y, sobre todo, la conducción fuera del asfalto. Tanto es así que la abreviación simbólica 4×4, o cuatro por cuatro, como prefieras, se emplea como sinónimo de todoterreno. Pero en los últimos años el panorama del automóvil ha cambiado, y mucho. Todo aquel vehículo que parezca un todoterreno no ha de serlo, necesariamente. La estética se impone, en muchos casos, sobre la necesidad de un vehículo que cumpla fuera del asfalto. Y nuestras carreteras están repletas de vehículos con aspecto de todoterreno y tracción delantera. ¿Pero de verdad es necesario contar con tracción a las cuatro ruedas para superar las dificultades de la conducción fuera del asfalto? ¿Son los neumáticos M+S una alternativa adecuada?

Sí a la tracción a las cuatro ruedas

La tracción a las cuatro ruedas sigue siendo una solución muy socorrida que muchos fabricantes recomiendan, con acierto, por el extra de seguridad que nos puede ofrecer también en carretera, especialmente al pasar por una curva más rápido de lo que deberíamos, en situaciones determinadas, como una lluvia o una nevada, o en situaciones imprevistas, como un asfalto deslizante por la intervención de un tercero, véase aceite derramado, gravilla, etcétera.

En condiciones normales, y para conducir sobre asfalto sin fenómenos meteorológicos extremos, la tracción a las cuatro ruedas nos será de gran ayuda, pero evidentemente no es imprescindible. A su favor también podríamos añadir que los sistemas de tracción a las cuatro ruedas modernos son cada vez más ligeros, y eficientes, en tanto cuentan con diferenciales (es importante informarse de la naturaleza del sistema de tracción que escojamos, porque no todos son iguales) que solo envían parte del par al eje trasero cuando sea necesario, es decir, cuando se produzca, o se vaya a producir, una perdida de tracción delante.

La diferencia de precios entre un tracción delantera y un tracción a las cuatro ruedas generalmente es importante.

Ahora bien, también hemos de tener en cuenta que la tracción a las cuatro ruedas no es precisamente barata. Un Nissan Qashqai N-CONNECTA dCi de 130 CV de potencia, manual y 4×2 tiene un precio (PVP sin descuentos) de 28.275€. Mientras que el mismo modelo, con el mismo equipamiento, el mismo motor, cambio manual y tracción 4×4 ya asciende a 30.775€. Son 2.500€ de diferencia.

Os daré otro dato. Por el precio, con descuento, de un Nissan Qashqai dCi de 130 CV de potencia con acabado N-CONNECTA, cambio manual y tracción 4×4, que son 27.525€ (insisto, con descuento), también puedes comprarte un Nissan X-Trail dCi de 130 CV de potencia, con acabado N-CONNECTA, cambio manual, pero tracción delantera, que también se sitúa en 27.525€ (una vez más con descuento). Dicho lo cual la inversión en un Nissan Qashqai con tracción a las cuatro ruedas no es, ni mucho menos, baladí.

Pongámonos en el caso de que las bondades de la tracción a las cuatro ruedas en asfalto no nos seducen, y tampoco queremos hacer una conducción todoterreno exigente, para lo cual probablemente estuviéramos buscando un auténtico todoterreno, y no un SUV, o un crossover. Pero sí queremos un vehículo que nos ofrezca ciertas garantías fuera del asfalto, como salir de una pista nevada, cuando nos escapamos en invierno a las estaciones de esquí, o circular por pistas de tierra que pueden estar embarradas, sin que una gota de sudor frío caiga de nuestra frente y temamos que haya que buscar un tractor en la zona para sacarnos del embrollo. ¿Existen alternativas más económicas y racionales que un coche con tracción a las cuatro ruedas?

Sí a los neumáticos M+S

Los neumáticos mixtos son más que suficientes para lidiar con terrenos muy deslizantes, como nieve, barro, y tierra.

Aún con las ventajas que pueda aportar la tracción a las cuatro ruedas, y lo decisiva que es en ciertas situaciones, especialmente en pruebas todoterreno – como un cruce de ejes (o puentes) – no hemos de olvidarnos de un aspecto sumamente importante, el único elemento en permanente contacto con el firme siguen siendo los neumáticos. Y no hemos de subestimarlos. Fijaos que no es complicado encontrarnos en el mercado con vehículos todocamino que, incluso en sus versiones de tracción a las cuatro ruedas, equipan neumáticos enfocados puramente en la carretera, y en muchos casos neumáticos de gama media-alta y enfoque deportivo que, definitivamente, no son la opción ideal para un vehículo que esperemos ofrezca ciertas garantías en terrenos complicados.

Y es ahí donde nos encontraremos precisamente con que la opción de un neumático pensado para terrenos complicados, más allá del asfalto, cumple con creces, incluso en vehículos con tracción a dos ruedas y sin un marcado enfoque todoterreno, como los neumáticos M+S. Estos neumáticos, que no necesariamente han de ser de invierno (para serlo han de incorporar un pictograma con una montañita de tres picos y un copo de nieve), cuentan con un dibujo con surcos generosos, y hendiduras pensadas para ganar tracción en firmes complicados. Además están construidos empleando compuestos más blandos y adecuados para esas condiciones, incluso para trabajar a temperaturas más bajas.

Sin ir más lejos, la opción del neumático M+S ha sido la escogida por algunos fabricantes que comercializan crossovers, sin tracción a las cuatro ruedas, para sus alternativas más camperas. Son la configuración de serie de productos que hemos probado recientemente, como por ejemplo el Peugeot 2008 y el Peugeot 3008 (con línea Allure y GT Line), el Citroën C4 Cactus (con línea Rip Curl), o incluso un monovolumen “campero” como el Fiat 500L Trekking. Y en todos esos casos, con tracción delantera, y el mencionado neumático M+S, hemos experimentado las garantías que ofrecen en terrenos muy complicados, como barrizales, o pistas de arena suelta y profunda.

Evidentemente equipar un neumático M+S también tiene sus efectos secundarios. El más obvio es el del precio, aunque la diferencia entre un neumático de verano y un M+S es cada vez menor. En una herramienta de venta de neumáticos en internet nos encontramos, por ejemplo, con que un neumático Goodyear Vector 4Seasons – habitual de serie en los modelos mencionados anteriormente – costaría entre 30€ y 40€ más que un Goodyear EfficientGrip.

Entre los inconvenientes que hemos podido observar en neumáticos M+S frente a neumáticos de verano también está la sonoridad, o las vibraciones. A menudo la diferencia es muy sutil, pero perceptible, especialmente si el aislamiento del coche, o la mitigación de las vibraciones en el volante, no es excelente. También pueden apreciarse diferencias de agarre en curva, sobre asfalto seco, o incluso que estos son más propensos a chirriar en un giro rápido. Pero lo cierto es que estas diferencias, estos inconvenientes, se han mitigado mucho en los últimos años (y siguen haciéndolo con cada nuevo neumático que llega al mercado).

En cualquier caso está bien recordar que la opción de los neumáticos M+S siempre está presente, y que su combinación con tracción a las cuatro ruedas probablemente sea la opción ganadora para apostar por la seguridad fuera del asfalto. Pero también que, más allá de la tracción a las cuatro ruedas, hemos de fijarnos en el neumático. Y que incluso sin tracción a las cuatro ruedas, pero con un neumático adecuado, como un M+S, siempre podremos obtener resultados que a muchos les sorprenderían fuera del asfalto, y en terrenos muy complejos.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Bentley Mu-so y Mu-so QB: dos formas de disfrutar de Bentley también en el salón de tu casa

  • Pedro Cabrera

    Un neumático que sea M+S de verdad, BfGoodrich Mud terrain MK2, por ejemplo, y otros muchos que son autenticos neumaticos M+S, quiero decir camperos, son solo para ir a barrizales y ese tipo de usos. Para un SUV, sea el que sea, no lo recomiendo. Yo tengo un 4×4 casi autentico, que es una herramienta de trabajo, es un vehiculo exclusivamente de uso agricola, solo monto los M+S para el invierno, de noviembre, diciembre a febrero, marzo. En barro, ganas muchisisma tracción al tener unos tacos tan grandes y sobretodo separados entre si, pero en una superficie dura y mojada, asfalto o hormigon, la adherencia es pesima. Si la adherencia en mojado es pesima, en un SUV que me apuesto lo que querais a que pisa barro o nieve menos de 10% del tiempo, ¿merece la pena perder mucha adherencia sobre cualquier cosa mojada, para mejorar en una excursión exporadica por barro o nieve?

    Aun que imagino que de los M+S que se habla aqui son como los de las fotos, que cualquier goma de todoterreno 50/50 tiene mas taco. Pero como digo, si son lo que yo conozco como M+S, ni se os ocurra, salvo que no piseis mas que lodazal y mas lodazal.

    • Txesz

      Es que están confundiendo M+S (mud + snow) con M/T (mud terrain)

      Lo que aquí en España llamamos coloquialmente neumáticos de nieve o de invierno con neumáticos de tacos.

      • Pedro Cabrera

        Supongo, porque de ser lo que yo he entendido, no merece la pena ni plantearse lo. Unos neumaticos All Terrain, los llamados mixtos, 50% carretera, 50% offroad, a lo mejor le interesan a alguien. Pero unos M+S, o unos de nieve…

        • Txesz

          Esto… hay un error en mi mensaje anterior: pone “están confundiendo”, como si me refiriese a los redactores, y en realidad era “estás confundiendo”, refiriéndome a tí… Vaya por delante que no hay mala intención ni nada parecido, simplemte, señalo lo que creo que es un error de interpertación, que puede cometerlo cualquiera.

          El atículo se refiere a los neumátcos con el marcado M+S, disponibles en las medidas más habituales de turismos, como los Michelin Pilot Alpin PA4 225/40-18 que se ofrecen para el actual Focus RS. O los Kleber Krisalp HP2 155/80-13 que monté hace unas semanas a mi C-15.

          Tu en cambio hablas de ruedas de tacos, de las que se usan para todo terrenos y que lo más habitual es que sean para llantas de 15″-17″ (y saliendo de ahí, más fácil para más de 17″ que para menos de 15″) y perfiles de 70-85. Es decir, para unos vehículos bastante concretos.

          • Pedro Cabrera

            Pues acabo de buscar los dos modelos que Vd me indica y los Goodyear que citan ellos, y en mi opinion, eso de barro y nieve… poco. Así que ahora lo que no entiendo es el artículo. Si un Tiguan 4×2 con gomas asfálticas patina en tierra, barro o nieve, con gomas como las que Vd me señala, me parece que tampoco sale. Con lo que si se habla de ruedas con ese tipo de dibujo, por muy marcadas como M+S que esten, como alternativa al 4×4 y se señala que con ese dibujo pueden aparecer ruido y vibraciones, pocas a mi parecer, no le encuentro sentido al artículo. En serio, hay algo que no pillo. Puede que sea que yo no sé lo que son unas M+S.

          • Txesz

            Con unas M+S que, como dice el artículo, lleven la indicación de la montaña de 3 picos con un copo dentro, puede salir en nieve. En barro o tierra suelta tal vez no, pero en nieve si, porque es un tipo “suelo” diferente y el neumático está diseñado para trabajar sobre ella, tanto por su dibujo como por el compuesto de la goma.

            http://www.tflcar.com/wp-content/uploads/2015/10/m_plus_s_tire_winter_rated-620×356.jpg

            Es decir, un neumático de invierno llevará el marcado M+S, pero no todos los M+S son de invierno. En ese grupo entran los de todo terreno, comunmente separados en 3 grupos: H/T, A/T y M/T, de más asfálticos a más camperos.

            Mientras que un neumático normal tiene un diseño “limpio”, uno de invierno está lleno de hendiduras en los tacos, con el fin de estos sean los que se agarren en la nieve y no patinen. Un neumático normal trabaja limpiado el terreno a través de las acanaladuras para llegar al terreno firme, asfalto casi siempre. Los neumáticos de lluvia son el mejor el ejemplo. Y los M/T tambien, que escarban hasta llegar a donde puedan traccionar.

            http://tyre.marangoni.com/sf-images/default-source/grafici/pneu_pneu_invernale_EN.jpg?sfvrsn=0

            El de nieve en cambio agarra lo que tiene debajo y tracciona sobre ello. ¿Funciona en barro? no creo, pero en nieve si. De hecho, cuando es obligatorio el uso de cadenas, si llevas neumáticos M+S con el dibujo de la montaña, puedes pasar igualemte. Es algo que, a base de insistir, se ha conseguido inculcar en la sociedad y en los propios agentes de la Guardia Civil, ya que todas las partes implicadas se olvidaban de ese párrafo de las leyes de tráfico.

            Y por lo que tengo entendido, el uso de cadenas a medida que uno va hacia el norte de Europa se reduce, casi todo el mundo va con ruedas de invierno. Ojo, de invierno, no de clavos, que no son lo mismo.

            Como comentario final, decir que para casi todo el mundo un neumático M+S es automáticamente un neumático de invierno, ya que es una indicación de que el neumático puede agarrar en condiciones más desfavorables que un neumático normal y corriente. Es algo que se da por sentado. Sin embargo ahí está esa particularidad de los de todo terreno que también entran en ese grupo.

          • Pedro Cabrera

            Excelente explicación. Con ella llego a la conclusión de que estaba equuivocado y los neumaticos de los que yo hablo, y los cuales no recomiendo, son los M/T. A pesar de que en el articulo mezclan el offroad y los cruces de puentes con los neumaticos M+S, entiendo que los M+S no son mas neumaticos con unas rayas entre los tacos de su dibujo, para conseguir mejor adherencia en superficies resbaladizas, pero que tiene poco que ver con hacer offroad. Ademas como bien dicen, unos M+S pueden o no ser de invierno, pues aparte del dibujo, creo que la caracteristica que le da el estatus “de invierno” es que su compuesto de goma tiene un rango de temperatura de funcionamiento inferior a uno normal, que por debajo de 7º ó de -7º C, ya no tienen adherencia. Gracias por su explicación.

  • TheRussianGuns

    Efectivamente es fácil hacerse un lío. Lo que llamamos M+S son neumáticos de invierno, de taco partido, y son muy efectivos en nieve sobre asfalto. En asfalto seco y lluvia se defienden bastante bien (si no los fuerzas mucho, claro). En off road no tienen mucho sentido. Los tacos de M-T son mucho mejores, y si no quieres ruidos e ir un poco intranquilo en asfalto mojado, cualquier A-T 50-50 mixtas es mucho más equilibrada.

    Pero en nieve sobre asfalto son lo mejor. De hecho, por experiencia propia, prefiero un 4×2 con ruedas de invierno que un Suv 4×4 con ruedas de verano. Y el mérito obviamente es de las ruedas. De hecho también he probado taco partido de invierno en todoterreno clásico (eje rígido y 4×4 bloqueado) y en nieve sobre asfalto van mejor que los tacos de M-T. En asfalto van como unos A-T (un poco mejor en lluvia) y en offroad, van peor que las A-T, algo mejor que cualquier rueda normal.

    Yo a un Suv le pondría M+S, para el invierno, si realmente va a pisar nieve, por cruzar puertos, o si se suele ir a esquiar. De verdad que sorprende lo bien que van en la nieve. Pero siempre hablando de carretera. Si es para pistas facilitas si que van a ir mejor que unas de asfalto, pero no son unas 50-50 mixtas. Tampoco un Suv es un todoterreno puro, claro.