Actualizado 15:31

Tres vídeos que podrían cambiar tu recuerdo de Paul Walker – actor en Fast and Furious – fallecido este fin de semana

( @davidvillarreal ) el

Ayer fue un día triste para Hollywood, también para el mundo del motor. Aún no han trascendido demasiados detalles sobre un terrible accidente en el que fallecía Paul Walker, protagonista original de la saga The Fast and The Furious, quien acompañaba a Roger Rodas, piloto, consejero y amigo suyo. Es imposible hablar de este actor sin recordar su interpretación como Brian O’Conner en la saga de películas que enloqueció a medio mundo por el tuning y logró que esta peculiar afición y el estilo de vida que lo rodeaba pasasen al conocimiento general del público.

Lo que sabemos es que Paul Walker estaba trabajando en Reach Out Worlwide, un evento benéfico que pretendía recaudar fondos para ayudar a las víctimas del tifón Haiyan. También que el accidente se produjo en un Porsche Carrera GT que quedó completamente destrozado tras chocar con un árbol e incendiarse, un terrible choque mortal de necesidad. Además de sumarnos a los condolencias y sin que podamos proporcionar más detalles de lo sucedido, sí me gustaría dedicar una breve reseña para proporcionaros tres buenos vídeos y tres buenas razones por las que recordar a este actor, más allá de su aparición en The Fast and The Furious.


Paul Walker Can Drive

Desde hace años Paul Walker había pasado de ser únicamente la cara visible de The Fast and The Furious junto a Vin Diesel para ser reconocido como un auténtico petrolhead, un amante de los deportivos con buenas manos y buen conocimiento del mundo del motor. En 2009 salía a la luz un vídeo en el que varios periodistas y quemadillos – con todo el buen sentido de la palabra – (Matt Farah, Tanner Foust, el propio Paul Walker) se habían juntado en Willow Springs para disfrutar de unas tandas en circuito con sus máquinas, en algunos casos preparadas y terminar la jornada con un sinfín de derrapes y una sesión de drifting. Efectivamente y como aseguraba este lacónico vídeo, Paul Walker podía pilotar un deportivo.

El actor que soñaba con ser piloto

El entusiasmo de Paul Walker por el mundo del motor fue mucho más allá de los papeles que encarnó en el cine. El actor ya había mostrado en numerosas ocasiones sus ganas de competir. En 2010 había participado con un BMW M3 E92 en el Redline Time Attack, una suerte de rallysprint y el escenario ideal para hacer sus pinitos en las carreras amateur. Con suficiente preparación y tiempo bien podría haber seguido los pasos de Patrick Dempsey, que de la pequeña pantalla en Anatomía de Grey saltó a la competición profesional e incluso dejó de lado su carrera de interpretación para centrar sus esfuerzos en las carreras y competir en las 24 Horas de Le Mans.

Still Fast. Still Furious. El Lexus LFA de los 50.000 kilómetros

Una de las últimas apariciones de Paul Walker, al volante de un deportivo, se producía este mismo año. Lexus había juntado dos unidades del Lexus LFA al borde de las 30.000 millas en el odómetro, cerca de 50.000 kilómetros, un kilometraje importante para un superdeportivo tan exclusivo como este. El vídeo resulta interesante y no solo por ver como Paul Walker sabía lo que se hacía a la hora de conducir un buen deportivo, sino también por aprender un poco más sobre el mantenimiento y la conservación de un deportivo como un LFA.

En fin, Descanse en Paz el bueno de Paul Walker.

Paul Walker

Por último recordaremos que en julio de 2014 estaba previsto el estreno de la última película de la saga, Fast And Furious 7, de nuevo con Paul Walker y Vin Diesel como protagonistas. Buena parte de las escenas de la película ya habían sido rodadas. El fallecimiento de Paul Walker supondrá un cambio de planes para los productores, que ayer mismo anunciaron que habrá un cambio de guión para adaptarse a la pérdida del actor y ser respetuosos con su persona, también es previsible un retraso, pero de momento la película no será cancelada.

Fotografías: Fast And Furious | Universal Studios