¿Cómo le sienta un motor 14.2 V8 de origen Scania a una pick-up Chevrolet?

 |  @sergioalvarez88  | 

Nos encanta Suecia. No sólo es su gastronomía o las albóndigas del Ikea, hablamos de uno de los países más ricos del mundo en lo que a cultura automovilística respecta. En Suecia les encanta hacer swaps de motor con clásicos americanos, así como crear preparaciones de lo más loco. Por ejemplo, el caso que hoy nos atañe. Una pick-up Chevrolet de origen estadounidense, en cuyo interior se ha montado un gigantesco V8 turbodiésel de 14,2 litros procedente de un camión Scania. Como lo oyes.

Lo importante no es su potencia de 400 CV, es un par motor superior a los 1.500 Nm.

Para que el gigantesco motor de posiblemente cerca de una tonelada de peso cupiese en el interior de la pick-up han hecho falta muchas modificaciones. La pick-up sólo conserva algunos paneles originales. Su chasis ha sido completamente modificado y reforzado a todos los niveles, y la carrocería se ha ensanchado decenas de centímetros para que el V8 simplemente encajase. Imaginamos que la caja de cambios de esta bestia también ha sido modificada, o es directamente la misma que el camión montaba de origen.

Lo que sigue a continuación es un espectáculo de goma quemada, pero uno de los más silenciosos que recordamos. No está la banda sonora de un V8 a pleno pulmón rugiendo de fondo, sólo una especie de zumbido sordo mientras el turbodiésel convierte las gigantescas ruedas traseras en humo blanco. Dicho sea esto, tardan un poco en coger el punto, pero cuando el conductor consigue inducir la fuerza adecuada al acelerador se levanta una cortina de humo blanco que ya la quisieran los SWAT.

Fuente: Jalopnik
En Diariomotor:

Lee a continuación: El camión más ostentoso, y caro, del mundo es también el capricho del Sultán de Johor