¿Merece la pena crear el deportivo más rápido acelerando en línea recta, en el cuarto de milla?

 |  @davidvillarreal  | 

El Dodge Challenger SRT Demon ha sido la gran sensación de las últimas semanas. En primer lugar, porque definitivamente estamos ante un acontecimiento único, ante la presentación de un deportivo que de verdad pasará a la historia. En segundo lugar, porque Dodge ha ido anunciando las claves de su nuevo SRT Demon con cuentagotas, calculando muy bien los tiempos, y generando una expectación de la que nosotros – mea culpa – hemos sido cómplices y partícipes. Y en tercer lugar, por el hecho de que hayan conseguido crear el deportivo de producción más rápido en pruebas de aceleración. Ahora bien, ¿merece la pena crear el deportivo más rápido acelerando en línea recta? ¿a qué has de renunciar para gozar de un coche de estas características?

En Europa es muy difícil comprender la existencia de un deportivo que, aún siendo intratable acelerando desde parado hasta recorrer 400 metros, no cumple siendo difícil de gobernar en carretera, o siendo torpe en curvas

Desde la mentalidad europea, que también viene impuesta por nuestra propia cultura automovilística, o la naturaleza de las carreteras que empleamos habitualmente, sería muy difícil comprender la existencia de un deportivo que haya sido concebido para acelerar en línea recta. En Europa, un deportivo se entiende como algo más que mucha potencia, y el menor peso posible, se espera que su chasis goce de una puesta a punto adecuada y un equilibrio para disfrutar tomando curvas.

Pero resulta que el Dodge Challenger SRT Demon se ha centrado única y exclusivamente en un aspecto, en el de ser el más rápido acelerando en línea recta. Y eso, como veremos a continuación, estará reñido con la idea que tenemos en Europa de un deportivo.

Dodge ha maximizado la distribución de la carga en el tren trasero del SRT Demon al iniciar una aceleración hasta el punto en que este deportivo puede levantar sus ruedas delanteras 89 centímetros de altura

En el Dodge Challenger SRT Demon, por ejemplo, nos encontramos con unas suspensiones que han sido diseñadas para distribuir toda la carga del coche en el eje trasero en una aceleración desde el momento en que estamos parados. El único objetivo de Dodge, de nuevo, es conseguir la máxima tracción en los primeros metros. Y creedme, para acelerar de 0 a 60 mph en 2,3 segundos no solo necesitaréis mucha potencia, sino también que los neumáticos puedan transmitirla toda al asfalto. De hecho, la puesta a punto del SRT Demon es tan radical que es capaz de hacer caballitos y se ha anotado el tanto de conseguir el Récord Guinness del coche de producción capaz de levantar sus ruedas delanteras más arriba, 89 centímetros (ver récord del Dodge Challenger SRT Demon haciendo caballitos).

Decíamos que si quieres ser el más rápido acelerando, desde parado, necesitarás una capacidad de tracción altísima. De ahí que Dodge haya escogido un neumático específico para este tipo de pruebas, muy ancho, para maximizar la superficie de contacto con el asfalto. Un neumático específico que, además, es legal en carretera.

Dado su enfoque deportivo, y el único objetivo de que este SRT Demon pueda utilizarse en la calle, pero a la vez ser la máquina perfecta – de serie – para pruebas de aceleración, Dodge optó incluso por montar unos neumáticos exactamente iguales en el eje delantero que el trasero. Eso quiere decir que este coupé tendrá un neumático más ancho en el eje delantero ¡que los neumáticos traseros de un Lamborghini Huracán! Con esto ya podemos ir haciéndonos una idea de que su maniobrabilidad o su agilidad tomando curvas no serán su fuerte.

De serie, el SRT Demon prescinde de asientos para pasajeros y acompañante – técnicamente es un monoplaza – aislamiento acústico e incluso revestimientos en el hueco del maletero

Para crear un deportivo tan rápido en aceleración has de contar con mucha potencia, pero aún más reducir las masas. El trabajo de aligeramiento del Dodge Challenger SRT Demon ha llegado hasta un punto realmente obsesivo. Se ha prescindido de multitud de sistemas de a bordo, prácticamente de todo aquello que no ayudara a conseguir que este coche fuera más rápido. Se han eliminado multitud de aislamientos acústicos y, de serie, el SRT Demon prescinde de asientos para el acompañante y los pasajeros de las plazas traseras. En definitiva, es un monoplaza, si bien es cierto pueden instalarse estos asientos por el precio simbólico de un dólar.

También es cierto que existen varios deportivos que son capaces de bajar en un 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos y no han tenido que recurrir a una configuración tan radical como la del Dodge. En cualquier caso hay que insistir en que para este Dodge no solo era importante acelerar muy rápido en esos primeros metros, hasta las 60 mph o hasta los 100 km/h, sino llegar cuanto antes, y a la mayor velocidad posible, al cuarto de milla, que es la métrica que más le importaba – y la única que le importaba – al equipo encargado de su desarrollo.

Hace poco mi compañero Sergio ya os hablaba, incluso, de por qué es tan irrelevante el 0 a 100 km/h en un deportivo y por qué no deberíamos obsesionarnos con esta métrica. Un 0 a 100 km/h muy rápido no significa necesariamente que un deportivo sea rápido, ni en la calle, ni en los circuitos, donde no nos dedicamos a acelerar continuamente desde parados, sino más bien a acelerar en recuperaciones, de 80 a 120 km/h para incorporarnos a una autopista, o de 60 a 150 km/h para salir de una curva en circuito y encarar una recta hasta la siguiente curva. Ver artículo: la guerra de los 0 a 100 km/h, o por qué son tan irreales como irrelevantes en la vida real.

Desde la mentalidad europea es muy probable que nos cueste entender por qué merece la pena renunciar a tanto, y hacer tantas concesiones, para conseguir el único objetivo de ser el más rápido en el cuarto de milla. Y más siendo conscientes de que existen otros muchos deportivos capaces de acerar muy rápido, siendo más equilibrados en otros aspectos que en Europa consideramos imprescindibles. Pero estaréis conmigo en que en Estados Unidos la acogida de un coche como el SRT Demon será bien diferente y que nuestra opinión no será compartida por muchos amantes de la velocidad. Especialmente por aquellos que están introduciéndose en las drag races sancionadas por la NHRA y que encontrarán en el SRT Demon el deportivo ideal para aparcar frente a su vivienda unifamiliar y poder escaparse cualquier fin de semana a una prueba de aceleración y ganar a máquinas con preparaciones muy radicales.

En Diariomotor:

  • Cuartodemilla

    Merece la pena ser redactor de Diariomotor?

    • maikelcandanga

      Mas que merecer la pena, es un honor redactar para ellos. Pues demuestran que son más conocedores, a mi entender, que ningún otro portal de autos en español…

  • Leonmafioso

    Son mercados y expectativas distintas, es como los vehiculos cuadrados de Japón que no llegan a occidente.

  • Jonathan Gonzalez Martinez

    No merece la pena. Es la última maniobra de FCA para mantener en el candelero a este anciano y superado trasto con ruedas. Pesado, poco maniobrable, y tragón como el que más. En curvas no podían hacer gran cosa con esa base, asi que se han centrado en lo único que podían, todavía más motor, ya de por sí las versiones hellcat y srt 392 tambien del charger ya son las que llevan el motor más grande en USA, descontando el Viper, curiosamente del mismo grupo. Se quedaron anclados en el pasado. Coche enorme y motor aún más enorme. Están bien superados por los Camaro y Mustang hace un tiempo ya. Coche de postureo total sin ningún uso práctico posible fuera de las pistas de drag.

    • FDS

      “Pesado, poco maniobrable, y tragon como el que más”

      Por lo que acabas de decir, lo quiero, por ser único, y así como yo, habemos muchos.
      En Canadá, tal vez Mexico, y por supuesto, en USA sera un rotundo éxito.
      Al mundo le hacen falta mas autos como éste, y no siempre tantos vehiculos “practicos” y aburridos.

      • Jonathan Gonzalez Martinez

        Sólo has cogido la mitad del mensaje compañero. Se puede tener un gran deportivo “a la americana”, sin necesidad de tener un concepto tan anticuado y superado. Como dije en mi comentario, véase Mustang y Camaro. Muy superiores en todos los aspectos a los Dodge. Y fieles aún a sus orígenes. No hay que tener tanto miedo a modernizar un coche, se puede hacer sin traicionar la idea general, mejorando los aspectos importantes del coche. Algo más ligero, con tecnología más reciente, y mejor rendimiento en todos los aspectos. Conservando la estética retro, el sonido, y sus peculiaridades. Lo que ha hecho Dodge tiene poco mérito. Más motor. Eso lo llevan haciendo mil años preparadores externos y dueños particulares con habilidades para la mecánica. Algunos incluso con mejores resultados y menor precio.

    • Jose Luis

      Te recomiendo que veas The Grand Tour cuando comparan el Hellcat con el último Aston Martin, luego me dices si es poco maniobrable.

      Es un muscle cars y sirve para lo mismo que el Bugatti Veyron, y lo hace más rápido, con este coche quieren ser fieles a la epoca dorada de los muscle. Dodge ha sido muy listo haciendo los Hellcat y el Demon ya que ninguna marca le interesa las carreras 1/4milla.

      Lo que mas gracias que me hace es la gente que se saca el permiso de conducir y luego hablan como pilotos de rally o de F-1, cuando una persona con el permiso de conducir nunca le puede sacar todo el rendimiento a un coche como el Demon, Hellcat o el Lancer EVO

      • Jonathan Gonzalez Martinez

        The grand tour no es un programa de pruebas científicas sobre coches. Es un programa de humor, con coches. Y ademas ahora es de base americana, aunque los presentadores sean británicos. No me extraña que pongan a un hellcat por encima de un aston martin. Los americanos son los que pagan el programa. Si siguiese siendo el top gear inglés original, el resultado sería el opuesto. El hellcat es un dinosaurio motorizado, demasiado motorizado. Y el demon solo vale para una cosa. Eso no lo hace mejor que ningún otro coche, solo más potente. No tiene más usos. Eso no es ser listo, es gastar la última bala que les queda, queriendo hacerse notar. No le llega a un Aston Martin ni a la suela. A los Dodge charger y challenger les quedan dos telediarios en el mercado, y están superados en todos los aspectos por la competencia. Están hechos sobre una plataforma muy antigua de Mercedes de hace al menos dos generaciones, si no son tres. Aparte de la estética retro y esas dos versiones sobremotorizadas, no les queda nada más. Son muy pesados, poco maniobrables y demasiado gastones, incluso para USA. En una comparación objetiva, no tienen nada que hacer salvo eso, línea recta.

  • Luciano Alvez

    Demonios, si!

  • FDS

    SIII, Si vale la pena.
    Y también vale la pena un Ram SRT Demon, o Hellcat.