CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Dodge

4 MIN

El "muscle car" que hacía caballitos: Récord Guinness levantando las ruedas delanteras a casi un metro de altura

David Villarreal | @davidvillarreal | 12 Abr 2017
dodge-challenger-srt-demon-record-caballito
dodge-challenger-srt-demon-record-caballito

El Guinness World Records es un compendio de hazañas, pero también de habilidades innecesarias. Entre los últimos récords registrados, y sin buscar demasiado, podemos encontrarnos con un japonés capaz de comerse 12 hamburguesas en 3 minutos, o un italiano que puede zamparse 510 gramos de mantequilla en 1 minuto y 37 segundos. Un vietnamita que es capaz de subir escalones con otro sobre su cabeza y la mujer barbuda más joven, con una barba de 15 centímetros, son otros de los récords registrados en los últimos meses. Y es ahí donde quería llegar precisamente para hablar del récord Guinness que menciona Dodge en su presentación de uno de los muscle car más bestias jamás creados. ¿Qué mérito tiene que el Dodge Challenger SRT Demon sea el coche de producción capaz de hacer caballitos más altos y espectaculares? Ninguno. Es una habilidad innecesaria, salvo que tu único objetivo sea levantar de la grada a los espectadores. Pero también un detalle que nos dice mucho acerca del Dodge Challenger SRT Demon.

El hecho de que el Dodge Challenger SRT Demon sea capaz de hacer caballitos, ¿es una habilidad innecesaria, o una reacción deseable en un coche desarrollado para pruebas de aceleración?

Históricamente, en las competiciones de aceleración, de drag race, de la NHRA, los caballitos no solo han sido una forma de animar a los espectadores, gracias sobre todo a auténticos expertos que llegaron a dominar la técnica para animar el espectáculo. En muchas categorías es normal que algunos de los bólidos levanten sus ruedas delanteras y que recorran varios metros en esa posición.

El caballito en un coche, no es otra cosa que una reacción natural al empuje que se produce sobre los neumáticos y a la cantidad de par que se desarrolla en el eje trasero, así como el propio centro de gravedad del coche. Al final se trata de un fenómeno que responde a fórmulas basadas en conceptos físicos básicos, que incluso han sido estudiados por los ingenieros que más han trabajado en este tipo de carreras (ver artículo de la revista Car and Driver).

21
FOTOS
Los caballitos en este coche revelan la verdadera bestia que esconde en su interior

De manera que, de nuevo, el mero hecho de que el Dodge Challenger SRT Demon sea capaz de levantar sus ruedas delanteras hasta una altura de 89 centímetros - certificados por el Guinness World Records - no es en sí ninguna virtud. No le aportará ninguna ventaja práctica en estas carreras, salvo la de anotarse un tanto, y presumir de ser el coche de producción capaz de hacer caballitos más espectaculares de cuantos se han creado jamás.

Pero en sí mismo, el hecho de que el Dodge Challenger SRT Demon cuente con esta capacidad, no hace otra cosa que revelar la brutalidad del empuje que reciben sus ruedas traseras. Antes de llegar al eje trasero sabemos que su motor V8 entrega a la salida del cigüeñal un máximo de 1044 Nm. Pero aún así no nos bastará con esta cifra para explicar el fenómeno del caballito, cifra que tal vez reduciendo al absurdo pudiéramos comparar - para entender lo bestia que es este motor - con los 1.600 Nm que llega a entregar el motor W16 del Bugatti Chiron.

Y es que para explicar el empuje al que se ven sometidos sus neumáticos no nos bastará con ese par máximo, aún tendríamos que tener en cuenta - muy en cuenta - las relaciones y el efecto de multiplicación de una caja de cambios que ha sido optimizada precisamente para que este SRT Demon pueda salir disparado como una bala, a la máxima velocidad, y exprimiendo al máximo la capacidad de tracción de unos neumáticos que han sido diseñados específicamente para esta tarea.

De manera que sus caballitos, insistimos, no son una habilidad tan impresionante, como esclarecedora de hasta qué punto ha sido trabajado este vehículo para arrasar en pruebas de aceleración.

Fuente: En Diariomotor: