5 síntomas de que la suspensión de tu coche está en mal estado

 |  @sergioalvarez88  | 

El sistema de suspensión de un coche es el conjunto de elementos que intermedia entre las ruedas del coche y el chasis, absorbiendo las irregularidades del firme. Asegura que las ruedas están siempre en contacto con el suelo. Un sistema de suspensión en mal estado – ya sea por un desgaste excesivo o por alguna avería puntual – es muy peligroso: una simple esquiva a velocidad de carretera secundaria con los amortiguadores en mal estado puede provocar un accidente grave. Estos 5 síntomas te dirán si la suspensión de tu coche está en mal estado.

1) El coche rebota en exceso

Empuja la carrocería de tu coche hacia abajo con tu cuerpo. La suspensión no debería rebotar cuando sueltes el coche.

Podría decirse que hay coches más “rebotones” que otros. La dureza de la suspensión y sus reglajes varían de coche a coche, pero en ningún caso un rebote excesivo es una buena señal. Si vives en una población con multitud de resaltos, circulas habitualmente por zonas con el asfalto en mal estado – o ha pasado mucho tiempo desde que los has cambiado – tus amortiguadores podrían acusar un desgaste excesivo. Ese desgaste se evidencia en un rebote excesivo. Apóyate cerca de la rueda de tu coche y empuja la carrocería hacia abajo.

El coche debería volver a su posición original. Si rebota una o varias veces, tus amortiguadores están desgastados en exceso y tendrás que cambiarlos. En función de tu coche y su carga habitual, podría haber un desgaste más acusado en el tren delantero o el tren trasero. Es el momento de pasar por el taller y solicitar que te cambien los amortiguadores. Su importe no es excesivo en las marcas generalistas, y es una operación muy rutinaria que cualquier taller puede llevar a cabo sin problemas.

2) Tu coche está desnivelado

Si tu coche está desnivelado – compruébalo en terreno llano – hay problemas graves en el sistema de suspensión.

Con independencia del sistema de suspensión del coche – ya sea convencional, de aire o neumática – un coche desnivelado es un síntoma claro de problemas. Puede que esté inclinado hacia un lado, o más hundido por delante o por detrás. Puede que haya fugas en uno de los amortiguadores o esferas – en el caso de coches con suspensión hidroneumática, como algunos modelos fabricados por Citroën. Lo mismo ocurre si un coche con suspensión de aire o neumática no se “levanta” una vez arrancado.

En casos extremos, podría deberse a que uno de los brazos de la suspensión – brazos metálicos que conectan las ruedas al chasis – se haya doblado o partido. En este caso el coche presentará un ángulo extraño en una de las ruedas o estará completamente hundido. Conducir el coche en ese estado es extremadamente peligroso y puede dar lugar a averías más graves en otros componentes. Es un caso extremo, que sólo se da en caso de accidentes o tras haber pasado por zonas muy rotas a velocidad excesiva – no es habitual.

3) El coche hace extraños en curva o en apoyos fuertes

Respeta los intervalos de cambio de amortiguadores recomendados por el fabricante. Según el uso del coche, incluso tendrás que adelantarlo.

Un síntoma claro de problemas en la suspensión – normalmente un desgaste excesivo de los amortiguadores – es que el coche hace extraños. En frenadas fuertes el coche flanea, y demanda correcciones con la dirección que no deberían existir. En un apoyo fuerte, por ejemplo en una salida de autopista cerrada, el coche se inclinará más de la cuenta o tenderá a ir recto. La sensación general es que el coche va “suelto”, desconectado de la carretera. Sobra decir que nuestra seguridad se ve más que comprometida en este caso.

Una suspensión muy desgastada incluso hará que nuestras ruedas pierdan el contacto con la carretera en zonas bacheadas. Imaginad que tenéis que esquivar una piedra que ha caído en la carretera, tras una curva cerrada. Un fuerte volantazo podría desestabilizar por completo al coche, y ni siquiera el ESP nos salvará de un trompo si la suspensión está en mal estado. Cada fabricante recomienda intervalos de reemplazo de amortiguadores, averigua cuáles son los de tu coche y respétalos al máximo. Tu vida va en ello.

4) Hay un desgaste anormal en los neumáticos

Aprovechamos este punto para recordaros unos consejos para el cuidado de los neumáticos, que tu cartera agradecerá.

Si revisas habitualmente la presión de los neumáticos, aprovecha para fijarte en el desgaste de la banda de rodadura de los neumáticos. Un desgaste excesivo del neumático por los extremos o el centro de la banda de rodadura evidencia problemas de presión, pero si el neumático presenta un desgaste anormal – por ejemplo, sólo uno de sus lados – el problema es de otro tipo. Tu coche puede necesitar un simple paralelo, en el mejor de los casos, pero este desgaste también nos da pistas acerca de otro tipo de problemas.

Unos amortiguadores desgastados en exceso, un brazo de suspensión ligeramente doblado o un cojinete en mal estado, sin ir más lejos. Acude a un taller, o revisa el coche en un elevador. Incluso una simple inspección visual permite descubrir fugas de aceite en un amortiguador o problemas en alguna rótula. Interven antes de que el problema vaya a más, y recuerda igualmente que un neumático con desgaste anormal no pasa una ITV. Y con motivo, su integridad estructural se ha visto afectada de forma considerable.

5) Escuchas ruidos extraños en baches o en curvas

Si tu coche hace ruidos extraños al pasar por encima de un bache o en plena curva, hay problemas que demandan tu intervención. La lista de fallos posibles no es pequeña, pero una de las causas más habituales son cojinetes en mal estado. Estos componentes de goma se desgastan y pueden llegar a romperse, en cuyo caso escucharás golpes metálicos cada vez que pases por encima de un bache. No son caros y tu coche agradecerá su reemplazo. En cualquier caso, la ayuda de un buen profesional siempre es recomendable.

Mi coche va bien, ¿debo cambiar los amortiguadores?

Estoy cansado de ver coches con más de 100.000 km en los que nunca se han cambiado los amortiguadores. Algunos casos son verdaderamente pavorosos: vehículos que van dando botes en autopistas en perfecto estado, auténticos peligros rodantes. La vida media de unos amortiguadores ronda los 60.000 km, aunque podría ser inferior en caso de una conducción agresiva o si el coche circula habitualmente por zonas con muchos badenes. Se recomienda la revisión de los amortiguadores cada 20.000 km en cualquiera de los casos.

En Diariomotor:

Lee a continuación: 5 datos importantes que debes conocer de tu diésel (para ahorrarte problemas, y averías)

  • Anónimo

    Qué míticos los Citröen con las suspensiones traseras bajas.

    • Anónimo

      Citroën*

  • Benderbil

    Pues en mi caso conduzco un Jeep Cherokee de 2004 con 150.000kms y no se han cambiado nunca los amortiguadores. A diferencia de otros coches que han pasado por casa (turismos eso sí) a los que se sustituian en torno a los 70 u 80 mil kms por claras evidencias de desgaste. Recuerdo mi primer coche, un Golf mk2 que heredé, que llegaba a tocar tope de suspensión al bajar ciertos badenes cuando se acercaba a los 90mil. Sorprendentemente el comportamiento del Jeep que comento apenas se ha visto mermado en este aspecto. Actualmente paso una revisión cada 15.000kms y una ITV anual, donde insisto mucho en este tema porque los kilometros asustan, pero siempre me dicen que está todo perfecto, que el coche no rebota nada y que es innecesario cambiarlos. No saco pecho ante la situación ni invito a nadie a que estire la vida de sus amortiguadores, solo lo comento por curiosidad. Quiero pensar que los amortiguadores de un todoterrento tienen una duración o aguante diferente al de un turismo por el uso extremo que puede llegar a darse, que en este caso ha mas bien poco y quizá por eso su vida se está alargando mas de lo normal.

    • En efecto, el dato de los 60.000 kms es un dato promedio. Por ejemplo, un coche con una suspensión reforzada -, un todoterreno como el tuyo o una furgoneta de pasajeros – que hace muchos kilómetros por autopista acusa un desgaste mucho menor.

      Luego hay coches que con 30.000 km tienen la suspensión para tirar debido a que pasan por encima de muchos resaltos en sus ciudades.

    • issam

      Creo que la manera de conducir influye muchísimo, ya que una conducción suave, una velocidad adecuada al pasar por badenes o baches, hasta el hecho de escoger caminos alternativos para no castigar al coche son la mejor manera de alargar la vida de todo el conjunto.

  • Issam

    El artículo en el momento justo, casualmente hoy tenía pensado cambiar los amortiguadores, bieletas y neumáticos. Y estaba viendo por Internet opiniones sobre diferentes marcas, es verdad que el coche rebotaba mucho, al principio creía que era de suspensión blanda, pero me da que no da más de si, Gracias

  • didis

    Soy el primero en ser partidario de sustituir los amortiguadores cuando sea necesario, pero los famosos 60.000km de vida creo que hoy en día, por lo menos en coches de un mínimo de calidad, ha quedado totalmente obsoleto.
    En casa tenemos un Serie 3 Coupe con kit M (amortiguadores deportivos) que recién ha cumplido los 4 años. El coche lleva unos 80-90mil Km. En este caso es totalmente absurdo realizar un cambio de suspensión. Ésta sigue sintiéndose rígida, firme, estable, deportiva… como el primer día, por no hablar de las sensaciones de conducción, que siguen siendo soberbias. Creo que si me presentara al concesionario a pedir un cambio de suspensiones en un coche que aun huele a nuevo, les entraría la risa.
    Estoy seguro de que hoy en día hay infinidad de casos como este y la vida útil de unos amortiguadores es bastante más amplia.

  • monosconteclado

    60mil km cambio? yo creo que ni de cerca. Tengo un focus s coupe de 136cv (si que venia una suspensión “algo” mejor que la de serie) y con 190mil km anda igual de dura que el primer día,pero bueno, habrá que pasar por el taller un día de estos a ver que opinan. En la itv de momento, siempre perfecto.

  • Adrián

    Mi 407 con 117.000 km aun tiene la suspensión perfectamente bien, no hay por que cambiar la suspensión a los 60.000 que en el caso de la mayoría de los vehículos son unos 3-4 años de edad. Un conductor que se preocupa por el estado de su coche notará perfectamente cuando la suspensión ha perdido efectividad y es algo que no se debe dudar en reparar. Sin ir más lejos, a mi moto le he sustituido la suspensión trasera en dos ocasiones ya.
    Por otro lado, que el coche pase la ITV no significa que sus amortiguadores estén en buenas condiciones. Solo te pondrán pegas di estos tienen pérdidas.

    • Rubén Rubio

      Exacto. Sólo dicen algo en la ITV de los amortiguadores si estos estan empapados de aceite. Lo cual es un craso error.
      Lo habitual es sustituir cada 80-90000 Km, pero siempre durarán mucho más si haces mas carretera y mucho menos si haces más ciudad , bacheo o todocamino (y no llevas un todoterreno)