3 averías que, por intentar ahorrar, puedes provocar en tu diésel (y te pueden salir muy caras)

Mercedes Benz Cars Technology And Emission Strategy Mercedes Benz Cars Technology And Emission Strategy

No son tiempos para el derroche. Y menos en un momento en que los costes, y los inconvenientes para los conductores, son cada vez mayores. Hemos comenzado el año con una subida - que ya se ha hecho efectiva - del precio de los combustibles, del diésel y la gasolina, en muchas comunidades autónomas. Este mismo año también podría producirse una subida en los precios del gasóleo, al aumentar los impuestos al diésel en un proceso de equiparación con los impuestos de la gasolina. Es razonable que muchos conductores quieran ahorrar combustible, y gastos varios, en su coche diésel. Pero también hemos de tener en cuenta estas 3 averías que, por ahorrar, puedes provocar en tu diésel. Averías que además te pueden salir muy caras.

1. Sistemas anticontaminación: conducir a bajas vueltas

La conducción eficiente es una solución socorrida, y recomendable, para conseguir que nuestro coche consuma menos combustible y, por supuesto, es aplicable a un diésel. En cualquier caso, desde hace tiempo venimos advirtiendo de los peligros que puede acarrear si en nuestra búsqueda de un consumo más contenido, circulamos a un régimen de revoluciones excesivamente bajo, y si nuestra conducción se basa únicamente en seguir esas prácticas. Un motor necesita circular también a un régimen de revoluciones alto y esta práctica es especialmente necesaria en los diésel modernos.

En los diésel, conducir a bajas vueltas expone a averías especialmente a los sistemas anticontaminación, que pueden saturarse, como los filtros de partículas y los sistemas de recirculación de gases. Y esa no es la única avería que podemos provocar. Conducir a un régimen de revoluciones excesivamente bajo también puede generar esfuerzos internos, vibraciones, y un estrés en los componentes de nuestro coche que pueden provocar un envejecimiento prematuro de la mecánica.

Evita conducir tu diésel siempre a bajas vueltas, no salir de la ciudad y de los trayectos cortos puede ser especialmente dañino para los diésel modernos

Gasolina Diesel Surtidor Repostaje 0119 01

2. Sistema de alimentación de gasóleo y conducir siempre en reserva

Repostar gasóleo de 10 en 10 euros no te va a ayudar a ahorrar en combustible. Tampoco te ayudará a ahorrar conducir siempre en reserva. Hay formas mucho más eficaces de ahorrar en combustible, como buscar la estación de servicio más cercana y barata, aprovechar los planes de fidelización de las petroleras y otros descuentos, o incluso los reembolsos de algunas tarjetas de crédito.

Apurar la reserva del depósito puede generar averías de importancia en el sistema de alimentación de combustible, que empiezan por averías en la bomba por obstrucciones derivadas de los sedimentos que se generan en el fondo del depósito, hasta averías en filtros, e incluso inyectores.

No apures el depósito y procura no repostar de 10 en 10 euros, lo que necesariamente te llevará a alcanzar la reserva pronto, porque no te ayudará a ahorrar combustible y puede deteriorar componentes del sistema de alimentación de tu coche

Mazda 3 Plan Diesel 03

3. Envejecimiento prematuro del motor por saltarse las revisiones periódicas

Si hay un gasto recurrente en cualquier automóvil en el que no deberíamos buscar el máximo ahorro ese es el de las revisiones periódicas, que forman parte del mantenimiento básico de un coche, y aún más en el caso de un diésel. Dado que un automóvil no es, ni mucho menos barato, preservar su mecánica y alargar su vida útil es algo deseable para cualquier conductor. Un motor diésel debería ser, por su propia concepción, un motor longevo. Pero esa longevidad solo es posible si nos preocupamos de su cuidado y mantenimiento y cumplimos con las revisiones periódicas. Por otro lado, que un coche sea antiguo no es una excusa para saltarnos o retrasar las revisiones. Es más, hace tiempo os dábamos algunos consejos para cuidar de un coche viejo y apuntábamos como muy aconsejable adelantar los ciclos de mantenimiento, los cambios de aceite y de filtros.

El aceite se deteriora con el tiempo y el uso. Y un aceite deteriorado no lubrica correctamente el motor, provocando un desgaste prematuro e incluso averías muy costosas. En el caso concreto de los diésel es aún más importante cumplir con las revisiones periódicas, por el hecho de que estos cuenten con sistemas anticontaminación específicos, que requieren de un mantenimiento.

Ahorrar en revisiones periódicas, sin lugar a dudas, puede ser una de las prácticas más dañinas para un automóvil y tanto en el corto, como en el largo plazo, derivar en algunas de las averías más caras que podemos sufrir en nuestro diésel.

Lee a continuación: 5 consejos para evitar que el embrague de tu coche acabe roto

Ver todos los comentarios 0