Se termina la picaresca: las ITV comenzarán a vigilar el vaciado de los filtros de partículas

( @sergioalvarez88 ) el

Desde hace casi una década, la práctica totalidad de coches con motor diésel – recordad que 7 de cada 10 coches vendidos tiene motor diésel – montan un filtro antipartículas. Este filtro es a quién debemos agradecer que los diésel no suelten espesas humaredas negras al acelerar. Algunos talleres y algunos conductores eliminan este dispositivo anticontaminación, en busca de mejores prestaciones y menor complejidad mecánica. Las ITV comenzarán desde ya mismo a vigilar de forma intensa este desmontaje.

¿Por qué se desmontan o anulan los filtros de partículas?

Los FAP o DPF son un sistema anticontaminación complejo. Sólo lo llevan los coches diésel, y el problema con el que muchos conductores se encuentran tiene que ver con su funcionamiento y regeneración. El filtro de partículas está compuesto por una serie de tamices metálicos que filtran las partículas del gasóleo, y quedan adheridas al mismo. Cada cierto tiempo, el filtro se debe regenerar, aumentando durante unos minutos su temperatura. El motor hace más ruido, el ralentí se eleva y el consumo de combustible aumenta de forma ligera.

filtro-de-particulas-2

Esta regeneración quema estas partículas de hollín y prepara al FAP para una nueva fase de filtrado de partículas. El problema es que esta regeneración lleva tiempo, y requiere de temperaturas elevadas de forma sostenida, como por ejemplo puede ser una conducción en autopista de media hora. Cuando los recorridos a los que sometemos a nuestro diésel son cortos y la temperatura no alcanza habitualmente el punto necesario para su regeneración, el filtro puede obstruirse. Y ahí es donde empiezan los problemas.

El diésel no es la mejor opción si tu conducción es fundamentalmente urbana, o de recorridos considerablemente cortos.

La reparación de un FAP o su sustitución es cara, aunque en muchos casos, la obstrucción se soluciona con una limpieza en taller. El coche pierde prestaciones cuando su filtro está obstruido, y puede entrar en un modo a prueba de fallos que reduce su aceleración o limita el régimen máximo del motor para evitar daños adicionales al FAP. La solución de muchos es la anulación física del filtro de partículas. El filtro se vacía y la electrónica del motor se reprograma para que ignore su ausencia en el proceso de combustión y escape.

cuidar-motor-diesel-01-1440px

¿Debería desmontar el filtro de partículas de mi coche?

De buenas a primeras, la respuesta es negativa. El coche fue diseñado con el filtro de partículas como elemento clave de su sistema anticontaminación, y evita la emisión a la atmósfera de partículas de hollín cancerígenas. Partículas que pasarán directamente a tu sistema respiratorio, y el motivo inicial por el que se demandó la instalación de estos filtros. Tu coche contaminará más, y en el mundo en el que vivimos, esto no es ético precisamente. No emitirá más CO2, sólo emitirá más partículas.

¿Es esto legal? ¿Qué pasará en la ITV?

La legalidad de estas reformas es dudosa: son modificaciones que alteran la homologación de fábrica del coche y provocan que emita más partículas contaminantes de lo debido. Podrían considerarse una reforma de importancia no homologada, técnicamente. Las ITV no comprueban de forma física que los filtros de partículas de los coches estén vaciados, pero el creciente número de operaciones de vaciado y la entrada en años de muchos coches equipados con FAP/DPF han hecho que la Fiscalía General del Estado se ponga las pilas.

revision-tdi-volkswagen-1

La Fiscalía ha pedido a las ITV que vigile de cerca la existencia de coches con sus filtros de partículas vaciados. Tendrán problemas para pasar la ITV si se detecta este vaciado. Dicho sea esto, un coche con el filtro de partículas vaciado aún puede pasar la ITV. Las estaciones no analizan de forma exhaustiva las emisiones de los coches, pero podrían comenzar a hacerlo muy pronto: habida cuenta de los recientes escándalos que han sacudido la industria del automóvil, se está vigilando la contaminación más de cerca que nunca.

En las ITV se mide la opacidad de los gases de escape, y aunque un coche con el DPF vaciado pase sin problema esta prueba, un nivel superior a la media – aún dentro de los márgenes legales – podría dar pistas a los operarios acerca de coches con sistemas anticontaminación trucados y motivar una inspección más exhaustiva.

Fuente: EFE Motor
En Diariomotor:

Desmontando mitos: ahorraré más, porque es diésel y gasta menos

8 razones para no comprar diésel, especialmente para ciudad