Así demostraba el Ford RS200 su valía en 1985, antes de su bautismo en competición

 |  @sergioalvarez88  | 

El Ford RS200 ha sido uno de esos unicornios que llegaron tarde a la fiesta. Fue un coche creado con el único propósito de ser el más rápido de los Grupo B. El coche de calle fue un “daño colateral”, un requisito para su homologación en competición. El coche apenas pudo competir durante una temporada, que quedó truncada tras la muerte de Henri Toivonen en el Tour de Corse. Un año antes, con Bjorn Waldegard a los mandos, demostraba en un aeródromo vacío de qué era capaz con un buen piloto a sus mandos. En competición el coche desarrollaba más de 400 CV, y sus versiones Evolution – que no llegaron a competir – podían llegar a los 815 CV.

Lee a continuación: Alucina con más de 30 años de evolución de los juegos de coches en un vídeo de poco más de 5 minutos