CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normas de circulación

3 MIN

Desmontando mitos, ¿existen los radares de velocidad de la DGT que no multan?

Elena Sanz Bartolomé | 22 Dic 2021
Radar Pedagogico  04
Radar Pedagogico  04

Aunque en el contexto actual perece difícil creerlo, una de las misiones de los radares que miden la velocidad pasa por concienciar a los conductores para que circulen respetando los máximos establecidos… sin tener que poner multas. Es más, según ha reconocido la DGT, una tercera parte de los dispositivos ubicados en nuestras carreteras son cajas vacías: su mera presencia ayuda a establecer velocidades legales. Al hilo de esto surge una idea que para muchos es un mito y para otros una realidad: ¿existen los radares que no multan?

Sí: son los conocidos como radares informativos o pedagógicos y a no ser que una señal indique lo contrario, registrarán tu velocidad pero no te sancionarán aunque circules por encima del límite establecido para esa vía. Estos dispositivos recuperar el objetivo original: concienciar. ¿Cómo lo hacen? Lanzando un mensaje de advertencia a todos aquellos que no están respetando la velocidad máxima. Es un simple aviso, no un castigo.

¿Cómo funcionan los radares que no multan?

La DGT, las comunidades autónomas y los ayuntamientos emplean esta herramienta contra la siniestralidad vial de una forma muy llamativa. Se establece un código de colores (verde, ámbar y rojo) que emplean dependiendo de la información que van a mostrar en su pantalla luminosa, unas superficies que de 16x64 centímetros con LED matricial: verde para aquellos que circulan correctamente, ámbar para los que lo hacen en el filo y rojo para los que han superado el límite. Además, permiten personalizar estos mensajes.

Los radares informativos tienen a su favor las características técnicas con las que han sido dotados: registran velocidades en ambas direcciones del tráfico y tienen gran alcance pudiendo medir la velocidad a una distancia de entre 50 y 300 metros.

¿Son eficientes?

A pesar de no multar, ¿tienen efecto? Según las autoridades, los radares pedagógicos son muy eficientes y efectivos. Su sola presencia reduce la velocidad media del lugar en el que están instalados en más de un 25%: sobre todo en zonas escolares, rurales, calles, tramos en obras o travesías. Las razones que atribuyen es que los datos que lanzan son muy claros y dinámicos.

A esto hay que añadir que se han convertido en una fuente de información muy valiosa porque permite a la DGT y a otras autoridades conocer la velocidad media, la cantidad de tráfico, distribución y frecuencia. Y de esta manera pueden tomar medidas más drásticas.