CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

3 MIN

Así es la batería digital que conseguirá que tu coche eléctrico no pierda autonomía por mucho que lo recargues

Elena Sanz Bartolomé | 18 Nov 2021
Bateria Digital  01
Bateria Digital  01

Conseguir que la autonomía de un coche eléctrico sea constante a lo largo de toda su vida útil ha dejado de ser una utopía para convertirse en una realidad gracias a StoreDot. Esta empresa israelí ha diseñado una gestión específica de la química molecular de este componente y ha patentado un software para conseguir que la capacidad de estos vehículos no merme por mucho que pase el tiempo. El resultado es una batería digital: ¿el futuro pasa por ellas?

La base de estas baterías digitales es la tecnología XFC FlashBattery: ¿qué las hace diferentes? Su manera de definir la química de los iones de litio: lo hace de forma distinta basándose en dos puntos. El primero de ellos pasa por sustituir el material de la estructura del ánodo de las celdas: el grafito deja su lugar a nanopartículas metaloides (como el silicio). El segundo es modificar tanto el diseño de las celdas como los materiales elegidos de algunos de sus componentes.

Con estos retoques se consigue solventar una de las consecuencias que se genera cada vez que la celda se hincha durante el proceso de carga, es decir, la degradación. A esto hay que sumar el software que ha patentado StoreDot con el que es posible gestionar los voltajes de la carga y la química de las celdas: una tecnología que reduce el estrés que sufre la batería en sus primeros compases de vida para estabilizar su rendimiento. Tendrá, además, código abierto para que cualquiera pueda aprovecharla.

Una batería digital

El resultado de combinar la química de los iones de litio con este software es una batería digital que puede mantener su capacidad al mismo nivel durante toda su vida útil. Un punto a su favor para atraer a nuevos compradores porque les garantizan una autonomía fija a salvo de la degradación aparejada a los ciclos de carga y descarga y al paso del tiempo. De esta manera, StoreDot minimiza uno de los hándicaps de los coches eléctricos: la paulatina pérdida de esa independencia eléctrica.

La guinda para este pastel la pone otra tecnología enfocada, esta vez, en los tiempos de recarga. Gracias a ella, la batería es capaz de analizar cuál es el rendimiento del punto de carga al que hemos conectado nuestro coche eléctrico para adaptar sus parámetros a la intensidad de corriente más alta que tenga esa estación. El resultado no es otro que una significativa reducción de los tiempos pasando de horas a unos pocos minutos. La primera celda de batería cilíndrica 4680 (basada en la tecnología XFC FlashBattery de la que os hablábamos antes) es capaz de recuperar toda su capacidad en diez minutos aunque aspiran a reducirlo a cinco.