CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

BMW R1200 / R1250: ¿Cardán infalible? ¿Cómo lo arreglo?

Rafael López San Martín | 30 Oct 2021
06 Bmw R 1250 Rt 2019 Blanco Perfil
06 Bmw R 1250 Rt 2019 Blanco Perfil

Las motos de BMW se caracterizan por su alta fiabilidad, a veces sorprende mucho ver que algún “estudio” pone a la marca en la lista de las marcas que sufren muchas roturas o fallos, pero no es de extrañar. Cuando hay cientos de miles de modelos rodando por el mundo es inevitable que haya un alto número de motos que pasen por taller.

Hoy vamos a centrarnos en una de las más afamadas partes mecánicas de BMW, el cardán.

Esta pieza proporciona una calidad de rodadura increíble y además tiene un mantenimiento muy bajo, pero no es infalible como mucha gente se piensa. El mayor problema de este sistema es precisamente esa creencia sobre su indestructibilidad. Realmente sí que tiene un mínimo mantenimiento el cual si no llevamos a cabo podemos acabar con una factura enorme en el taller. Primero veremos ese mínimo mantenimiento y después, como reparar un cardán por muy poco dinero.

Mantenimiento

Dejando de lado el tema del común error de creerlo irrompible, el mayor enemigo del cardán es el agua. Si hemos rodado en invierno bajo la lluvia, o vadeado ríos con una moto que monta este sistema (mayormente esto le pasa a las versiones GS) debemos desmontar el fuelle que protege la barra de transmisión, secarlo bien y re-engrasar. Lo recomendable sería echarle un vistazo regularmente al estado del cardán en busca pe indicios de óxido. Atajar este problema desde el principio le facilitará la vida a nuestra cartera ya que le daremos una vida al cardán muchísimo más larga. Pero muy poca gente lo hace y esto causa problemas.

Reparación

Si nuestro cardán ya ha pasado a mejor vida, o está apunto (suele avisar con sonidos, holguras y una marcha poco estable (tirones)) tendremos delante una reparación muy cara. Tan cara que hay quien incluso pone la moto a la venta para evitar tener que pasar por ahí. Si tu moto está en garantía, puede que tengas que pasar si o si por un concesionario oficial y si no has hecho mucho el burro, es probable que pase por garantía, pero, dado que es una avería de desgaste, lo más común es que suceda muchos años después de haber comprado la moto. Por lo que perder garantía no debería ser un problema ya que no la tendrás vigente para entonces.

Si la garantía no es un impedimento, la diferencia en precio entre arreglarla en un concesionario oficial, en un taller no oficial o en casa es espectacular. Por eso, hoy venimos a contaros cómo podéis hacerlo en vuestro propio garaje.

Reparar tú mismo el cardán de tu moto es bastante más sencillo de lo que parece si tienes algo de maña, solo necesitaras unas pocas herramientas, aceite nuevo para el grupo trasero, los dos fuelles del recubrimiento del cardán (que no son baratos precisamente), un par de ratos libres, y muchas ganas de mancharte las manos.

Día 1:

Subiremos la moto al caballete para dejar la rueda trasera elevada, es recomendable enganchar con una cincha, cuerda o similar la rueda delantera al caballete. De esta manera eliminamos cualquier opción de que se pueda cerrar y se vaya al suelo la moto poniendo en peligro a quien esté trabajando en ella. Después procedemos a quitar la rueda trasera y acto seguido desmontamos la pinza de freno (también podemos aprovechar el momento para chequear el estado de las pastillas traseras para cambiarlas si es que es necesario.

Una vez quitada la pinza sacamos el sensor del grupo trasero para que no se rompa el cable, vaciamos el aceite del grupo trasero y quitamos el tornillo del brazo para que el grupo bascule y se quede la punta trasera del cardán a la vista, una vez en este punto lo que hay que hacer es tirar del cardán con fuerza para que salga la parte que engrana en la salida de la caja de cambios. Si se nos ha roto la cruceta de delante (que suele suceder), tendremos que quitar el fuelle delantero para sacar la punta enganchada. Una vez tengamos la pieza fuera de la moto, podemos ir al siguiente paso. Buscar un taller para que nos repare únicamente el cardán.

Día 2:

Después de haber buscado talleres de reparación de transmisiones industriales le llevaremos el cardán al que más nos interese, ya no sólo por el precio sino también por los servicios que nos ofrezcan, es interesante pedirles también que una vez reparado el cardán, lo pinten entero con pintura antioxidante. De esta forma le estaremos otorgando otra capa protectora contra el agua y durará mucho más. Durante el tiempo que nuestro cardán esté en reparación buscamos por internet los pares de apriete de todos los tornillos que desmontamos el día 1 para que cuando montemos todo de nuevo no tengamos ningún problema.

Día 3:

Ya solo queda montar todo de nuevo. Lo primero que tenemos que hacer es colocar el fuelle delantero y asegurándonos de que quede bien puesto por ambos extremos para evitar que nos entre agua, después introducimos nuestro cardán reparado en la posición correcta porque un lado lleva enclavamiento y el otro no (el enclavamiento ha de ir colocado hacia la caja de cambios) y nos aseguramos de que haya entrado bien la punta y no se salga, en caso necesario le podemos dar algún golpe seco con un martillo de nylon para no marcar el cardán (si no tenemos uno disponible, sería mejor proteger la pieza con algún material como la madera antes de darle ese golpe seco con un martillo o mazo de metal).

Colocaremos el fuelle del grupo trasero y los uniremos a su posición asegurándonos que engrana bien con el cardán y le sujetamos con el tornillo del brazo aplicando su par de apriete específico. Después metemos el sensor en su sitio con mucho cuidado y sin forzar (que son bastante delicados), ponemos la pinza de freno en el disco (si hemos cambiado pastillas es recomendable asegurarse de abrir bien los pistones para que encaje mejor y a la primera, así evitamos dañar las pastillas). El penúltimo paso es añadir el aceite nuevo al grupo, suelen ser unos 180-200ml y si queremos evitar malgastarlo podemos aplicarlo con una jeringa o un embudo pequeño.

Por último ponemos la rueda la bajamos del caballete después de comprobar el apriete de todos los tornillos. Si no te ha sobrado ninguna pieza ya puedes arrancar y salir a devorar curvas y caminos disfrutando de tu maquina durante mucho tiempo.