CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

¿Meter tu moto Trail de más de 200Kg en las dunas es una locura?

Rafael López San Martín | 16 Dic 2022
Africa Twin Duna
Africa Twin Duna

Se acerca el Dakar 2023 y los ánimos se van caldeando, es la época en la que muchos dueños de motos Trail sienten el espíritu de la aventura más cerca, además, con el auge de este tipo de motos cada vez es más común ver auténticas hordas de ellas en la zona del Erg Chebby.

Hoy quiero hablar de este tema porque recientemente he estado ahí y he podido ver de primera mano a mucha gente intentando acceder sin éxito a ellas. Sufriendo a nivel físico y haciendo sufrir a la moto llevándolas al límite de revoluciones en primera durante mucho rato. Por ello, me gustaría dedicar estas palabras a explicar un poco lo que hace falta para poder disfrutar de este entorno tan maravilloso para tanto motoristas como conductores de 4X4 y SidebySide.

La moto.

Lo primero y más importante es saber que una moto Trail si puede navegar las dunas con relativa facilidad, tenemos que tener eso claro ya que la duda de si la moto está capacitada para hacerlo o no es lo primero que podemos llegar a sentir. Una vez tengamos claro que motos como la BMW F 800/850 GS, la Yamaha Ténéré 700, Honda África Twin y similares (básicamente motos Trail de en torno a 200/240Kg con llanta delantera de 21 pulgadas y una cilindrada de 600/800/1000cc) son motos agradecidas con este terreno, al contrario de lo que muchos puedan imaginarse.

¿Y por qué? Pues porque aunque su peso juegue un poco en su contra si las comparamos con las ligeras motos de enduro, estas Trail tienen unas cifras de par sobradas para poder hacer que flotemos sobre la arena, y ese es el kit de la cuestión. Flotar.

Para conseguir rodar lo más eficientemente posible en la fina arena del desierto es muy importante calzar a nuestra moto unas ruedas apropiadas, he visto mucha gente montar ruedas mixtas e intentarlo vehementemente consiguiendo más bien poco. Esto no quiere decir ni mucho menos que sea imposible con esas ruedas, pero con ellas es necesario tener ya experiencia previa y saber bien lo que se hace. Unas ruedas de tacos como las MotoZ Tractionator Desert o similares de otras marcas serían ideales para que nuestra moto cuente con la tracción necesaria para empujarnos a través del mar de arena. A parte de que el neumático tenga buenos tacos, es muy importante jugar con las presiones.

Normalmente estamos acostumbrados cuando hacemos offroad por Europa a llevar presiones entre 1.5bar y 2.0 bar. Estas presiones pueden ser adecuadas para terrenos duros, pero en barro y arena hay tirar más por lo bajo. En mi caso particular para rodar a gusto por el desierto llevo en torno a 0.5bar de presión en ambas ruedas, esto puede parecer una locura ya que en terreno duro sería asegurarse el destalone del neumático o en caso de llevar cámara, que se gire en neumático respecto a la llanta y arranquemos de cuajo la válvula (causando la pérdida total de aire) Pero en ese tipo de terreno es muy difícil que esto pase ya que es un terreno muy suave y sin rocas. Yo para curarme en salud le he montado a mis llantas unos frenos de cubierta, haciendo que sea más complicado que pase eso llevando presiones tan bajas.

Teniendo estas dos cosas controladas, neumático y presión del mismo la moto está lista para afrontar una jornada de dunas. Pero, y ¿qué pasa con el piloto?

El piloto.

Es evidente que para poder hacer esto el piloto tiene que tener cierta base offroad, ya hemos visto algunos videos de profesionales que con motos Trail y MaxiTrail que se meten sin sudar ni una gota por las dunas grandes. Aquí entra en juego una máxima, cuanto más despacio vas, más te cansas y más difícil es. Esto requiere explicación más en detalle, ya que se puede entender erróneamente que hay que ir muy rápido, y no, no es eso. Lo que quiere decir es que al igual que los aviones necesitan cierta velocidad para adquirir sustentación y con ello, poder volar, nuestra moto en la arena necesita una velocidad de unos 40/50 Km/h para poder empezar a flotar correctamente sobre la arena.

Una vez llegamos a esa velocidad (que suele coincidir con ir en segunda a medio/alto régimen) nos damos cuenta de que todo se vuelve más fácil, la moto va mucho más estable y no necesitamos luchar cada metro. Lo ideal para adquirir este tipo de técnica y poder ir con tranquilidad y disfrutando es realizar un curso específico de offroad. Hay muchas empresas dedicadas a ello como Overland Experience, basada en Madrid.

La técnica.

Como todo en la vida, tener la técnica apropiada es esencial para hacer dunas, requiere muchas horas de práctica hacerlo como un Pro, pero hay algunas cosas que podemos hacer para poder entrar y salir (salir es lo importante…) del espectacular desierto de Merzouga (o de cualquier otra zona de dunas cercana, que hay muchas).

Vamos a ponernos en la situación de estar con nuestra Trail o MaxiTrail ya metidos en la arena, lo primero que tenemos que hacer es iniciar marcha, para ello he visto que cada maestrillo tiene su librillo, hay quienes opinan que se ha de salir en segunda directamente, y quienes como yo, opinan que nuestras motos en primera ya salen como un tiro ya que los desarrollos de las marchas están orientados a la carretera.

Por ello, yo personalmente suelo alternar entre salir en primera o en segunda, según la situación. A un primerizo le diría que salga en primera, ya que un error muy común de ver es el de calar constantemente el motor debido a que no se da el gas suficiente ni se da correctamente. Pero si, salir en segunda en arena suelta si se hace bien es mejor (reincidiendo en lo de “si se hace bien”)

Si ya estamos en marcha, hemos alcanzado la velocidad de flotación, para ayudar a esa flotación lo ideal es echar un poco el peso atrás para liberar la rueda delantera, esto lo conseguimos si vamos de pie y bien sujetos contra la moto con las rodillas. Ir recto es realmente fácil, solo hay que llevar esa cierta velocidad, el intríngulis viene cuando queremos girar, y en el desierto, hay que girar mucho. Lo ideal es ir de pie antes de la frenada, frenar cortando gas o con el freno trasero, evitar siempre que podamos usar el delantero. Durante la curva nos sentamos para remarcar más aun el envío de peso a la rueda trasera y liberar más la delantera, una vez hemos pasado el eje de la curva que nos hemos marcado mentalmente hacer, vamos abriendo gas y poniéndonos de pie.

Hay muchos más detalles, como llevar la suspensión muy dura de compresión por ejemplo, que ayudarán a que acabemos rodando muy bien en este terreno, pero eso lo dejamos para enseñarlo in situ.

En resumen y respondiendo a la pregunta que reza el título, no, no es ninguna locura meter una moto Trail en las dunas, lo que sí es un poco locura es hacerlo sin tener experiencia previa. En España hay ciertas zonas arenosas que pese a ser diferentes en lo grueso del grano de la arena, son ideales para aprender y entrenar. Practicar en ellas nos dará una pequeña base que permitirá una transición muy cómoda a la arena del desierto de dunas.

11
FOTOS