CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

3 MIN

¿Por qué, ahora, en Europa quieren limitar el uso de los coches eléctricos?

Elena Sanz Bartolomé | 20 Dic 2022
Coches Electricos Plan Moves Iii No Activado  01
Coches Electricos Plan Moves Iii No Activado  01

En 2035, la venta de coches de combustión estará prohibida: sólo se podrán comercializar vehículos que no emitan dióxido de carbono (CO2) mientras circulan. O lo que es lo mismo: los motores térmicos (también los híbridos) no tendrán cabida y su hueco será para aquellos libres de emisiones. Una definición en la que, de momento, sólo entran los eléctricos y los de hidrógeno: los primeros están más asentados… aunque, ahora, en Europa quieren limitarlos. ¿Por qué?

La respuesta la encontramos en Suiza, que está planificando el ‘modus operandi’ para hacer frente al posible impacto que la Guerra de Ucrania puede tener en su suministro de energía: si la electricidad comienza a escasear, los coches eléctricos estarán limitados. Es una propuesta que, todavía, no se ha convertido en regulación. En ella plantean un plan de recortes escalados y en el tercer nivel (el último) se prohibiría el uso de la energía eléctrica en determinadas situaciones: la conducción es una de ellas.

Restricciones parciales

Eso sí, no se trataría de una restricción general. El Gobierno de Suiza ha contemplado una limitación parcial de los coches eléctricos si el país se enfrenta a una grave escasez de electricidad: únicamente estarían autorizados para ir a trabajar, a realizar compras esenciales, ir al médico, a un evento religioso o a citas relacionadas con la Justicia.

¿Cómo han llegado a esta decisión? Haciendo cuentas. Un vehículo en Suiza recorre, de media, 13.500 kilómetros al año y un coche eléctrico consume, de media, casi 200 Wh/km. Esto significa que un hogar con un par de eléctricos tendría un consumo anual de 5400 kWh… solamente para ellos. Una cantidad a tener en cuenta, puesto que el consumo eléctrico de una casa familiar media es de 4500 kWh.

No obstante, las restricciones (en caso de que sean necesarias) tendrían un impacto limitado en la movilidad: en Suiza, sólo uno de cada cincuenta vehículos es totalmente eléctrico. Hablamos de un poco menos del 10%.

Más dudas

El plan, que, como decíamos, tiene varios niveles, incluye otras posibles limitaciones previas al uso de los coches eléctricos, como limitar la temperatura de los interiores a 18 grados, prohibir el uso de Netflix o el cierre temporal de parques, casinos, clubes nocturnos, saunas y escaleras mecánicas. En el escenario más extremo, la electricidad podría desconectarse durante varias horas en regiones particulares.

Algunos conductores no terminan de ver con buenos ojos el plan del gobierno para restringir los coches eléctricos porque sienten que podrían ser sancionados por actuar a favor del medio ambiente. En lugar de restricciones, solicitan hacer excepciones para quienes generan su propia electricidad y quienes sólo cargan los vehículos por la noche cuando la demanda es baja. Suiza les ha respondido asegurando que el tiempo de carga no juega ningún papel en la conservación de la electricidad cuando el suministro es limitado y recordando que la electricidad que devuelven a la red es irrelevante.

Esta propuesta ha generado cierto debate sobre cómo de preparada está Europa para enfrentarse a la transición de los combustibles fósiles a la electricidad. Tanto es así que hay quien señala las posibles limitaciones como una razón para evitar comprar un coche eléctrico.